Nacional > CONSECUENCIAS

Coronavirus frena la actividad económica y aumenta preocupación por empleo

El comercio, la industria y el turismo ya se ven afectados e incrementan solicitudes de seguro de paro

Tiempo de lectura: -'

18 de marzo de 2020 a las 05:04

Es una ficha de dominó que cae detrás de la otra. La gente se encierra en sus casas ante el riesgo de contagio. El consumo cae y la actividad económica se comprime. Las empresas reciben menos ingresos, tienen menos trabajo y prescinden de algunos empleados. Circula menos dinero en las calles. Los jornaleros y changuistas se quedan sin sus aportes. 

Con la misma velocidad con la que pasa de persona en persona, el coronavirus también tomó de rehén a la economía. En pocos días, la llegada del Covid-19 a Uruguay dejó a un país con la economía al borde de la parálisis.

Aunque la primerísima prioridad es la salud de la gente, en el gobierno y todo el sistema político son conscientes de que a la crisis sanitaria le seguirá también un dolor de cabeza para la economía y por eso autoridades, empresarios y sindicatos aúnan esfuerzos para mitigar el impacto. Entre las prioridades está el evitar la fractura de la cadena de pagos, así como minimizar el aumento del desempleo y el cierre de empresas.

El secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, dijo que el efecto sobre la economía es "inevitable" y que "se están empezando a hacer los primeros análisis de proyección del impacto que puede tener" sobre "el consumo, la recaudación y el tema laboral". 

Por su parte, para el ministro de Transporte y Obras Públicas, Luis Alberto Heber, el impacto se traducirá en que más empresas deberán recurrir al seguro de paro como forma de mitigar el impacto de las cuarentenas por casos positivos y sospechosos. "El seguro de paro va a ser un lugar que va a estar lleno. Me preocupa cuando se lesiona a empresas que pueden tener comprometida su viabilidad futura", sostuvo el ministro. 

Comercios cierran la cortina

El comercio, a través del rubro turístico, gastronómico y hotelero, fue de los primeros en recibir el golpe. “Nos obligaron a cerrar. Se va a cortar la cadena de pagos, va a haber problemas de caja”, lamentó Juan Martínez, presidente de la Cámara de Turismo. Según el empresario, las agencias de viajes, los hoteles, las rentadoras de autos y los lugares de comida fueron las primeras empresas en enviar trabajadores al seguro de paro por esta “paralización” de la actividad.

El gobierno además instó a los shoppings a suspender sus actividades, con excepción de los locales que venden alimentos y artículos sanitarios y de farmacia. Ese sector comercial comprende a unos 14 mil trabajadores. Por su parte, la Cámara de Free Shops, que comprende a las principales cadenas del sector, resolvió de forma "unánime" el cierre de las tiendas a partir del jueves en todos los puntos de frontera.

Un escenario similar se vive en la industria del espectáculo y el entretenimiento. Una de las primeras medidas adoptadas por el gobierno fue la suspensión de espectáculos públicos, lo que llevó al cierre parcial de cines, teatros y otras instituciones.

Julio César Lestido, presidente de la Cámara de Comercio, dijo que la situación general es “compleja” y que se están barajando “todo tipo de soluciones”. Aunque pidió “calma” y “cautela” para evitar el pánico, el empresario admitió que “cada diez minutos” recibe una nueva noticia y que, al igual que sus colegas, está en permanente contacto con el gobierno y los sindicatos para “tirar todos para el mismo lado”. 

Dueño de una automotora, Lestido ejemplificó la problemática con la situación de ese sector. “Para el sector automotor es muy difícil estar operando. Un tema es el servicio; otro es la venta de automóviles. La intendencia cerró el registro, no podés empadronar. Es todo un efecto dominó”, afirmó. 

Según Lestido, ya ha recibido llamados de colegas que le han manifestado que “de seguir esta situación de falta de consumo se van a ver obligados a mandar gente al seguro de paro”. 

De acuerdo a sondeos realizados por El Observador, ya hay empresas del sector que han solicitado el subsidio para algunos trabajadores a causa de la caída en la actividad de los últimos días. “Lo primordial, además de la salud de la gente, es mantener el trabajo y la supervivencia de las empresas”, sostuvo el presidente de la Cámara. 

La merma en el consumo ataca desde las grandes empresas hasta los trabajadores más precarios, que dependen de una actividad económica pujante para subsistir. 

El MPP está trabajando en una propuesta para mitigar el impacto en estos sectores, dijeron fuentes del sector. El diputado frenteamplista Felipe Carballo (lista 711) también reclamó al Mides que disponga medidas especiales para asistir a esos trabajadores. "Nos preocupa la situación de changadores, pequeños vendedores independientes y trabajadores que no se encuentran amparados bajo el seguro de desempleo", alertó.  Carballo propuso que se establezca un "subsidio especial" a través de la tarjeta Uruguay Social del Mides, e imponer también una "flexibilización del pago de los servicios públicos". 

Fuentes del Mides dijeron a El Observador que la primera prioridad es la población que vive en la calle y los refugios. Además de centrar la atención en los adultos mayores de 65 años –población de mayor riesgo sanitario–, la cartera también analiza entregar viandas y tickets alimentación.

Por su parte, los impactos económicos de la parálisis en la actividad fue asunto de discusión este martes en el Secretariado Ejecutivo del Frente Amplio. A través de una reunión virtual, varios sectores de la oposición manifestaron su preocupación por el tema y acordaron proponer medidas al gobierno para dar soluciones a los sectores más carenciados. 

Agencias y turismo

La situación de las agencias de viaje es paradójica. Por un lado están con mucho trabajo debido a las reprogramaciones que deben realizar, pero a su vez dejaron de generar ingresos porque ya no se venden pasajes. “Nunca viví algo igual”, es el mantra que se repite  entre los distintos operadores del sector. Ni el 11 de setiembre, ni el ébola ni ninguna otra enfermedad generó el impacto que ya implica el Covid-19 para el sector. 

Siete agencias consultadas por El Observador estaban haciendo números para enviar trabajadores al seguro de desempleo. "Nos cortaron los brazos, que son las salidas aéreas internacionales. No hay ingresos, no hay negocio, no hay empresa", dijo el director de la agencia Mac Travel, Sergio Bañales. De todos modos, su agencia, aseguró, tiene espalda para bancar todavía. El director de BN Tours, Juan Barrio, explicó que analizaban enviar a la mitad del personal (20 personas) al seguro de paro mientras que Fernando Rivas de Hiperviaje se manifestó en una postura similar. "Es inevitable. El personal ya fue notificado", señaló. 

La crisis se extendió también al sector hotelero, en el que varios emprendimientos anunciaron que cerrarán sus puertas. El Hotel Enjoy de Punta del Este cerró su casino y spa desde este lunes a las 20 horas y hará lo mismo con el servicio de hotel a partir del jueves 19. 

Menos transporte, menos energía

La caída en la actividad también se reflejó en otros indicadores como el uso de transporte y el consumo de energía. En Montevideo, tanto la Intendencia como los trabajadores del transporte coincidieron en que hubo una caída de alrededor de 40% en el número de pasajeros que utilizaron los medios públicos.
Por su parte, la demanda de energía eléctrica registró este lunes un descenso de 16% en comparación con igual día de la semana pasada, según datos del Despacho Nacional de Cargas publicado por UTE.

Frigoríficos

El impacto de los últimos días por el avance local del coronavirus se suma a los efectos que ya estaban experimentando algunos sectores a causa de la parálisis global de los mercados. Uno de los mayores exponentes de esa crisis es el sector frigorífico, que sufrió una importante caída en las exportaciones de carne a China y ahora lo está pagando en un aumento de las solicitudes de subsidios por desempleo. 

En los primeros 13 días de marzo, las solicitudes para seguro de desempleo aumentaron un 15% en comparación con los primeros 15 días de marzo de 2019. Mientras que este año fueron 7.726 el año anterior habían sido 6.712 solicitudes, según datos del Banco de Previsión Social (BPS) que el director por los trabajadores en el directorio, Ramón Ruiz, entregó a El Observador

Cuando se observa por causal queda claro que el 80% del aumento se concentra en el causal “reducción”, que es la que se activa cuando se reducen la cantidad de jornales de los trabajadores. De las 1.014 solicitudes más que hay en 2020, 809 corresponden a ese causal y según explicó Ruiz la mayoría se concentran en un solo rubro: los frigoríficos. Al ser hasta el 13 de marzo, los números todavía no contemplan los días posteriores a la llegada del virus a Uruguay y la disposición de las medidas sanitarias. 

Por su parte, Ruiz comunicó que el directorio evaluará este miércoles la posibilidad de mejorar la sistematización de las estadísticas, que se consolidan una vez por mes. La idea es tener actualizaciones en períodos más cortos para permitir un seguimiento más aceitado de la situación.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...