Cargando...

Estilo de vida > COMPORTAMIENTO

Cuatro claves para criar hijos solidarios según Harvard

A raíz de una investigación, la prestigiosa universidad elaboraró una lista de técnicas para ayudar a los niños a preocuparse más por los otros

Tiempo de lectura: -'

09 de junio de 2015 a las 11:40

La Universidad de Harvard entrevistó 10 mil niños y adolescentes y les preguntó cuáles eran los valores más importantes que sus padres les habían inculcado. Casi 80% hablaron de alcanzar la felicidad y conseguir grandes logros como prioritarios, mientras que apenas 20% eligieron ser solidarios y justos.

Según los investigadores de Harvard, "cuando la juventud deja de lado la solidaridad y el sentido de la justicia y prioriza el éxito personal (...), existe un mayor riesgo de cometer distintas formas de comportamiento dañino, como ser crueles, irrespetuosos y deshonestos", detallan en su estudio.

En este marco es que la universidad publicó cuatro técnicas para inculcar la solidaridad en los más pequeños:

1) Darles la oportunidad de ser gentiles

Los niños no nacen con la habilidad de ser gentiles, sino que deben aprenderlo de la misma forma que el lenguaje o las matemáticas. Por eso son importantes las oportunidades diarias como ayudar a otro compañero con los deberes o en la casa con las tareas del hogar. Poner la mesa, por ejemplo, no debe ser premiado con dinero, sino una actividad cotidiana entendida como un gesto de solidaridad genuino.

2) Enseñarles a acercarse y alejarse

Para ampliar el llamado "círculo de preocupación", los investigadores de Harvard señalan que son necesarias dos habilidades. Por un lado, los niños deben aprender a acercarse a los individuos para escuchar y entender sus preocupaciones. Y, por otra parte, tienen que aprender a alejarse para ver el problema de una forma más genérica, en todo su contexto.

3) Actuar como ejemplos de vida

Ser un ejemplo de vida no quiere decir ser un padre perfecto. Pero mostrar empatía y preocupación genuina por los problemas de los niños ayuda a enseñarles a hacer luego lo mismo con otros. Esto también se debe aplicar a vínculos más distantes pero cotidianos, como tratar con respeto a un mozo o taxista.

4) Enseñarles a manejar sentimientos destructivos

El enojo, los celos y la vergüenza son sentimientos difíciles de manejar para los niños (y adultos). Es importante enseñarles que estos sentimientos son normales pero hay que aprender a canalizarlos de forma constructiva. Para ello, se les puede enseñar a respirar profundo y contar hasta cinco antes de explicar por qué una determinada situación les enojó.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...