Cargando...
La tapa de Mundocolor

Fútbol > DEL URUGUAYO A LA LIGA DE CAMPEONES

De la agachadita de Roque "Tito" Cerullo al quede de Camavinga: el fútbol es para los vivos

El gol de Bernardo Silva del martes en semis de Champions entre Manchester City-Real Madrid recordó al de Fernando Morena a Nacional en el clásico de la segunda rueda del Uruguayo 1981: mirá y compará

Tiempo de lectura: -'

28 de abril de 2022 a las 05:01

Oleksandr Zinchenko, el lateral izquierdo de Manchester City, encara a Toni Kroos que al borde del área le comete una clarísima falta. El árbitro rumano Istvan Kovacs cambia de posición y se lleva el silbato a la boca. Eduardo Camavinga se paraliza. Pero en una fracción de segundos la jugada sigue. El árbitro nunca pita. Bernardo Silva toma la pelota, Camavinga sigue durmiendo la siesta. Cuando Kroos reacciona ya es tarde. El portugués la clava en el ángulo. Gol y a cobrar. 

Pasó en una semifinal de Liga de Campeones y ningún jugador de Real Madrid protestó ni rodearon al árbitro ni pidieron asistencia al VAR. 

Eduardo Camavinga

¿Se imagina que pase en el fútbol uruguayo? Bueno, eso pasó el miércoles 25 de noviembre de 1981 y nada menos que en un clásico. 

A falta de tres fechas para el final del Campeonato Uruguayo, Peñarol llegaba dos puntos arriba del Nacional de José Mugica y Esteban Gesto, campeón de América y el Mundo en 1980. Era el primer clásico para Fernando Morena tras su retorno de España donde defendió a Rayo Vallecano y Valencia. 

A los 11 minutos del partido, Morena marcó un gol que quedó inmortalizado como el gol de "la agachadita de Cerullo", en referencia al árbitro que impartió justicia en ese encuentro, Roque "Tito" Cerullo quien venía de arbitrar la final de la Libertadores entre Flamengo y Cobreloa, que había iniciado su carrera en 1967 y que tenía experiencia en cuatro finales de Libertadores y una Intercontinental, como árbitro central o asistente. 

Ruben Paz encaró de frente al área y fue bajado por José "Chico" Moreira. Cerullo se agachó como para cobrar la infracción pero inmediatamente dejó seguir y la pelota le quedó a Morena que acompañaba la jugada y que reaccionó más rápido que Daniel Enríquez y Juan Carlos Blanco para batir de un zurdazo a Rodolfo Rodríguez. 

Los jugadores de Nacional salieron como una tromba para protestarle al árbitro y el partido estuvo varios minutos detenido. 

Pero el gol fue convalidado. Para jugadores, dirigentes e hinchas de Nacional, Cerullo pitó la falta. Para Morena y todo Peñarol, no. 

El tema fue la comidilla de todos los diarios al día siguiente y Referí accedió al archivo del periodista e historiador Javier De León. 

"El juez Cerullo marcó la falta" puso en su portada Mundocolor. 

La tapa de Mundocolor

En la contratapa del mismo medio se mostró una foto del árbitro con el silbato en la boca. 

La foto de Cerullo en acción

En zona de vestuarios, cuando los jugadores hablaban con los periodistas, Rodolfo Rodríguez declaró: "Primero el foul fue clarísimo, peligroso y al borde del área. En ese momento lo marcó con los brazos e hizo sonar el pito. Solo Morena siguió con la jugada. La defensa de Nacional y los delanteros de Peñarol se quedaron parados todos. Yo fui a hacer la barrera y Morena pateó por patear". 

"El arbitraje fue sin categoría y decisivo en el resultado del partido", agregó. 

Opiniones de peso: Rodolfo Rodríguez y Fernando Morena

Morena, en el vestuario de Peñarol, declaraba: "El juez nunca tocó pito, es una de esas jugadas como los offside, primero hay que patear y recién después averiguar qué fue lo que pasó o si hubo algo". 

En su crónica para El País, Sergio Decaux escribió: "Desde la tribuna tengo la sensación cabal, absoluta, de que está marcando infracción". Eran épocas donde las crónicas deportivas no se apoyaban en la transmisión televisiva ni en las repeticiones desde diversos ángulos. 

La crónica de Sergio Decaux para El País

Otra pluma de renombre de la época, Hugo Matteo, vaticinó: "Como el de la "valija" este gol queda en la historia" y también expresó: "Para nosotros el juez se agachó apuntando el lugar de la falta, pero en el mismo movimiento decidió conceder ley de ventaja". 

La ficha del partido

En el libro El Nando de Pablo Muró, Morena recordó que Juan Vicente Morales le había dicho que se escuchó un pitido desde la tribuna Olímpica, pero reafirmó que Cerullo no pitó: "Se escuchaban ruidos de la tribuna todo el rato y Cerullo era muy de arbitrar así, gesticulando" y sobre las palabras de Rodolfo Rodríguez comentó: "La pelota iba al ángulo pero resulta que 'la dejó pasar'". 

El autor contó en ese libro que esa noche Morena superó a José Piendibene convirtiéndose en el jugador de Peñarol que más goles le anotó a Nacional llegando a 21 tantos clásicos, rebasando los 20 del Maestro. También superó a Atilio García, máximo goleador clásico de la historia, como goleador histórico del Campeonato Uruguayo con 309 anotaciones y por último, como si eso fuera poco, logró que Peñarol le ganara por primera vez al Nacional de Mugica-Gesto que desde el 4 de febrero de 1980 había impuesto una racha de tres triunfos y dos empates contra el aurinegro. 

El gol de Morena fue a los 11 minutos de juego. Luego anotó otro a los 36' y Ernesto "Pinocho" Vargas marcó un golazo a los 76' cuando Peñarol ya jugaba con 10 por una expulsión de Mario Saralegui que la prensa y hasta el propio Rodolfo Rodríguez entendió injusta. 

Los tantos de Nacional fueron de Julio César Morales a los 61', de tiro libre, desde un ángulo imposible, y Luis Alberto Bica a los 87'. 

El 22 de junio de 2007, el propio Cerullo recordó el clásico en entrevista con El Observador y dijo: “Siempre hice eso en toda mi carrera (NdeR: el gesto de la agachadita), pero hubo versiones de prensa que decían que había pitado cuando no lo hice porque di ley de ventaja. Lo que la gente no se acuerda es que apenas iban 11’ de juego y que el partido terminó 3-2 (ganó Peñarol) pero en ese momento no se podía hablar de otra cosa porque Uruguay fue eliminado del Mundial y en vez de hablarse mal de Nacional se habló mal de mí. Fue así que el Coronel Matías Vázquez, quien ejercía el control del Colegio de Árbitros, decidió suspenderme en una decisión totalmente injusta”. 

Nacional se movió rápidamente y en reunión de directiva emitió un comunicado en el que expresó a secas que el club no se iba a presentar a jugar si le designaban a Cerullo para cualquier partido en el futuro. 

La decisión de Nacional comunicada por Rodolfo Sienra

El presidente Rodolfo Sienra justificó la actitud adoptada por Nacional declarando a Mundocolor: "Es la forma de defender los intereses del club y manifestar la opinión de una afición que se siente defraudada por un arbitraje que evidentemente influyó sobre el resultado. La resolución no es perjudicial para el fútbol, lo que realmente perjudica es que Cerullo actúe". 

Para Sienra, Cerullo pitó la infracción: "Lo pudimos apreciar en el tape que pasó la TV y en el que claramente sobre el rumor de la multitud se oye un silbido coincidente con la actitud del juez que se agacha para señalar la infracción y se lleva el silbato a la boca". 

Esa noche se vendieron 66.743 entradas y se recaudaron 2.082.875 nuevos pesos. Tras ganar ese clásico, Peñarol se fue expreso a la conquista del Uruguayo. 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...