The Sótano > The Sótano

El béisbol llegó a Brasil, ¿y a Uruguay?

Un brasileño nacido en São Paulo se coronó campeón en la liga de béisbol estadounidense, dándole un gran espaldarazo a ese deporte en su país

Tiempo de lectura: -'

04 de noviembre de 2019 a las 05:00

A los 32 años de edad, Jan Gomes, quien juega en la posición de cátcher (o receptor), se ha convertido en el segundo brasileño en ganar la World Series, o final de la liga estadounidense de béisbol, la más importante del mundo, y que se disputa desde 1903. El primero había sido Paulo Orlando, defendiendo a los Reales de Kansas City en 2015. El equipo de Gomes, los Nacionales de Washington (de la capital, no el estado) derrotó la semana pasada en serie de siete partidos a los Astros de Houston. Fue una final inolvidable, en la cual se batieron varios récords.

Nacido en São Paulo como su compatriota Orlando, Gomes  juega hace diez años en la Major League Baseball (MLB), habiendo defendido a los Azulejos de Toronto y a los Indios de Cleveland, antes de jugar en los Nacionales. Con un desempeño excelente en varios de los partidos claves de las instancias finales del torneo, Gomes, convertido en el Neymar del bate, quiere llevar la fiebre del béisbol a su país, seguramente con la idea de abrir escuelas (para quienes nunca han jugado dicho deporte) o academias (para quienes ya lo juegan pero quieren alcanzar un nivel competitivo a la altura de las grandes ligas estadounidenses).

Alguien que juega bien al béisbol puede hacerse millonario. Es el deporte que mejor paga junto con el boxeo. Además, para jugarlo no se necesita ser alto, como en el básquetbol, o fuerte como en el rugby o fútbol americano. Con cierta destreza física y una inteligencia aguda para realizar las jugadas a tiempo, cualquiera puede practicarlo. Junto con el fútbol, es el deporte más democrático. El jugador estrella de los Astros, el venezolano José Altuve, mide 1.65. En el béisbol, incluso jugadores de poca estatura y con algún kilo de más pueden transformarse en ídolos.

Por lo visto, pronto habrá mayor número de estrellas de origen brasileño, pues de lo que se trata es de mejorar la técnica de los jóvenes que ya lo practican, cuyo número viene en aumento. Antes de lo imaginado, Brasil podría estar compitiendo con México, República Dominicana, Puerto Rico, Colombia y Venezuela por el liderazgo entre los países latinoamericanos que más beisbolistas aportan a la MLB. Tiempo atrás Gomes comentó: “Sé que somos un país [Brasil] donde el fútbol es el deporte más popular. Pero con los jóvenes y el talento que tenemos en este momento, ¿por qué no salir a jugar a un gran nivel en el béisbol?”

Sigo creyendo que en Uruguay hay un espacio social muy propicio para comenzar la práctica seria y metódica del béisbol. Lo vengo creyendo desde hace tiempo. A principios de la década, un conocido locutor uruguayo me entrevistó en su programa, que por entonces se emitía por la radio montevideana Eldorado FM 100.3 y acaparaba gran parte de la audiencia de la tarde. Durante el diálogo, palabra va, palabra viene, le dije que la falta de imaginación en la política uruguaya era espeluznante y que había tantas cosas que se podían hacer y que nunca siquiera se había intentado hacerlas (tantos años después sigo pensando lo mismo, así estamos, estancados en la nostalgia y en un perimido ‘sesentismo’ ideológico que nada tiene que ver con el mundo actual y con el radicalmente nuevo que se viene y para el cual pocos parecen estar preparados).

Un poco en serio y otro poco también en serio, le dije que una idea posible de llevar a la práctica era la difusión y el entrenamiento de deportes que en el país casi no se practicaban y que de practicarlos bien podrían cambiarle la vida a más de un muchacho, por lo menos despertarle nuevas ilusiones en sintonía con la realidad. La prioridad, era el béisbol.  Era, y es. Si ya dos brasileños originarios del país que es paradigma del fútbol, han ganado buen dinero como beisbolistas profesionales, ¿por qué no algún uruguayo? Si ellos tienen infinidad de futbolistas jugando en las principales ligas europeas y nosotros unos cuantos, ¿por qué no sería posible que ambos países tuvieran beisbolistas en la MLB, no solo ellos?

Sería bueno poder exportar algún día también beisbolistas, porque verdaderamente astronómicas, incluso con la ayuda del prefijo “mega” para destacar su carácter extraordinario, son las carradas de dinero que pueden ganar quienes practican ese deporte. Si un jugador logra destacarse, puede ganar US$ 30 millones por año o más, tal como los ganan unos cuantos. La MLB es una de las ligas deportivas con mayor inflación de salarios, pues si varios equipos salen a buscar los servicios de un jugador en la plenitud de su carrera, el salario de este se dispara hasta alcanzar cifras impensables en otros deportes. En torno a un bate y a una pelota lanzada a velocidad sideral se manejan fortunas.

Con menor cantidad de riesgos que el boxeo y el automovilismo, y sin exigir tanta movilidad física como el fútbol, el básquetbol, el rugby y el tenis, el béisbol es, para los desconocedores del mismo, un deporte extraño: por sus complicadas reglas y por la abundancia de poderosas chequeras. Sobre todo por este último factor.  Por consiguiente, nada mal estaría comenzar a promocionarlo a nivel privado y oficial en nuestro país, tan estacado como está en cuanto a generar novedades de todo tipo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...