Mundo > IGLESIA CATÓLICA

El cardenal Pell, el "número tres" del Vaticano, imputado en pederastia

El máximo representante de la iglesia católica australiana es sospechoso de haber abusado sexualmente de menores; él se declara inocente

Tiempo de lectura: -'

29 de junio de 2017 a las 08:31

El cardenal australiano George Pell, considerado el "número 3" del Vaticano y responsable de finanzas de la iglesia católica, es el primer alto cargo de la curia romana imputado en supuestos delitos de pederastia.

El religioso de 76 años, máximo representante de la iglesia católica australiana, es sospechoso de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80), en el estado de Victoria, y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001), la capital estatal.

De esos cargos tendrá que defenderse el próximo 18 de julio en un tribunal de Melbourne, en el sureste de Australia

Pell nació en la ciudad de Ballarat el 8 de junio de 1941 en el seno del matrimonio formado por George Arthur, un excampeón de boxeo de fe anglicana, y Margaret Lillian, una devota católica, y tiene dos hermanos, Margaret y David.

El cardenal estudió en los centros católicos Loreto Convent y St Patrick en Ballarat, donde destacó como deportista y hasta jugó durante una época con el club Richmond Football en la Liga de Fútbol Australiano.

Sin embargo, Pell se decantó por su vocación religiosa e ingresó en el seminario Corpus Christi, en el estado de Victoria, en 1960 y tres años más tarde se marchó a Roma a continuar sus estudios.

En 1966 se ordenó como sacerdote en la basílica de San Pedro en Roma, donde al año siguiente se licenció en Teología antes obtener el doctorado en historia de la Iglesia católica en la Universidad de Oxford en 1971, al tiempo que también tiene un máster en educación por la Universidad de Monash (Australia).

En la década de 1970 y 1980 ejerció como sacerdote y educador en distintas parroquias y centros católicos australianos, incluido en su natal Ballarat.

El australiano fue designado obispo auxiliar de Melbourne en 1986, arzobispo en esta misma ciudad en 1996 y arzobispo de Sídney en 2001.

Dos años más tarde, fue nombrado cardenal por el papa Juan Pablo II, lo que le permitió votar en los cónclaves para elegir al sumo pontífice y, por tanto, también fue uno de los papables en la votación en la que fue proclamado el actual papa Francisco en 2013.

Pell fue elegido al año siguiente prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa, un nuevo puesto creado por el pontífice para atajar los escándalos en torno a las finanzas del Vaticano.

No obstante, al "número 3" del Vaticano, tras el papa y el secretario de Estado, le ha perseguido la sospecha por los casos de pederastia en el seno de la Iglesia católica en Australia, algunos cometidos en su Ballarat natal.

Estos crímenes están siendo investigados por una comisión especial en Australia en la que ha comparecido el cardenal.

En marzo del año pasado, Pell reconoció que en la década de 1980 existía "un mundo de crímenes y encubrimientos" en la Iglesia católica para proteger a la institución, pero negó tajantemente haber abusado sexualmente de ningún menor.

Cuatro meses más tarde, un programa de la cadena ABC reveló que la Policía australiana estaba investigando a Pell, acusado de abusar de menores.

No es la primera vez que el jerarca es acusado de abusos sexuales, ya que en 2002, cuando era arzobispo de Sídney, un hombre aseguró haber sido abusado sexualmente por él en 1961, cuando tenía 12 años y Pell estaba formándose para ser sacerdote.

Las investigaciones exoneraron a Pell, un conservador que en el pasado mostró su oposición a la ordenación de mujeres, se declaró contrario al divorcio y al aborto, y que al menos en una ocasión rechazó dar la comunión a homosexuales durante una misa.

El cardenal fue el primer dirigente católico en abordar los abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia australiana, con la puesta en marcha en 1996 de un programa de compensaciones económicas, aunque recibió críticas por no dar suficiente apoyo a las víctimas.

"Los procedimiento judiciales me ofrecen ahora una oportunidad para limpiar mi nombre y luego volver aquí, a Roma para trabajar", declaró el cardenal, en una comparecencia hoy ante los medios en la sala de prensa del Vaticano.


Se declara inocente

El papa Francisco concedió un "período de excedencia" a Pell, quien compareció en la sala de prensa del Vaticano pocas horas después de conocerse su imputación en Australia por presuntos delitos de pederastia para asegurar que es "inocente", que está "deseando comparecer" ante la Justicia de su país y que viajará allí a declarar.


"Los procedimiento judiciales me ofrecen ahora una oportunidad para limpiar mi nombre y luego volver aquí, a Roma para trabajar", declaró el cardenal, de 76 años, en una comparecencia ante los medios en la que no se admitieron preguntas.

El Vaticano precisó que el papa, informado de la intención de Pell de declarar en Australia, "le ha concedido un período de excedencia para poderse defender".

La Policía del estado australiano de Victoria le había imputado previamente por presuntos delitos de pederastia, y le citó a comparecer ante un tribunal el próximo 18 de julio.

Rechazó "por completo las acusaciones" que le llegan de las autoridades australianas y dijo que durante el periodo de pesquisas ha sido "completamente claro" al defender su inocencia.

En este proceso explicó que ha informado "regularmente" al papa, que está al corriente de la situación de su prefecto para la Secretaría para la Economía.

Pell aprovechó para denunciar lo que calificó de "implacable ataque" a su reputación y se refirió a "filtraciones a los medios" en relación con la investigación sobre su pasado.

En un comunicado, el Vaticano reconoció haber recibido "con desagrado" la imputación del purpurado y expresa su respeto por la justicia australiana pero recuerda que Pell "ha condenado repetidamente durante años" los casos de abusos.

Además, señala el Vaticano, Pell ha apoyado la creación de la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores y, como obispo diocesano de Australia, "ha introducido sistemas y procedimientos para la protección de los menores y para garantizar la asistencia de las víctimas de abusos".

La Policía confirmó en mayo que investigaba al cardenal, quien ya entonces a través de un portavoz defendió su inocencia y atribuyó las acusaciones a una campaña de difamación.

Entre las acusaciones se cuentan la de dos hombres que aseguran que Pell les tocó los genitales de forma inapropiada en la década de 1970, mientras un tercero asegura haber visto al prelado exponerse desnudo ante muchachos jóvenes.

Las investigaciones exoneraron a Pell, quien en febrero dio su testimonio por videoconferencia ante una comisión gubernamental australiana que investiga los abusos sexuales a menores en el seno de organizaciones e instituciones públicas, religiosas y sociales.

El papa Francisco se ha mostrado muy sensible en repetidas ocasiones a los casos de pederastia conocidos dentro de la Iglesia y ha pedido perdón por la "omisión" de la jerarquía en relación con ellos en varios países.

Y a principios de este año el presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, el cardenal Patrick Sean O'Malley, defendió que Francisco se ha comprometido a fondo para erradicar los abusos sexuales en la Iglesia.

Sin embargo los trabajos de esa comisión habían quedado en entredicho poco antes, cuando en marzo pasado uno de sus miembros, la irlandesa Marie Collins, víctima de abusos por parte de un cura cuando era adolescente, decidió abandonarla.

Collins denunciaba cómo a pesar de la aprobación del papa en 2015, la Congregación para la Doctrina de la fe, el ex Santo Oficio, que dirige el cardenal Gerhard Ludwig Müller, bloqueó la creación de un tribunal vaticano que se tenía que ocupar de recoger las denuncias de las víctimas de abusos y de los obispos negligentes en estos casos.

La renuncia de Collins se conoció un año después de que el británico Peter Saunders, también víctima de abusos y fundador de la Asociación Nacional de Personas que sufrieron abusos en la Infancia (NAPAC, en sus siglas en inglés), decidiera también abandonar la comisión.

Precisamente Saunders había expresado su contraposición ante algunas decisiones del cardenal Pell, especialmente en relación con las denuncias de pederastia en el seno de la Iglesia católica de Australia, o que hubiera rechazado declarar inicialmente alegando problemas de salud.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...