Zikitipiú > ZIKITIPIÚ / GABRIEL PEREYRA

El crimen del Kinko: lo que solo le murmurás al que tenés al lado

Saltamos de pantalla y ahora se trata de la vida; a la gente, la verdad

Tiempo de lectura: -'

07 de mayo de 2018 a las 05:00

Cuando hay un accidente de aviación, el organismo internacional que se encarga de la seguridad aérea hace una minuciosa investigación de por qué pasó. Ya saben que en 8 de cada 10 casos van a descubrir que el error fue del o de los pilotos. Pero el objetivo de la investigación no es el de mancillar la memoria de dos personas que seguramente dieron lo mejor de sí, sino aprender del error y que no se repita. Miles y miles de vidas se han salvado así.

No señora enojada, no señor con miedo, no diputado cuenta cadáveres, no bandas de trolls, no ñoqui travestido en analista, no creo que la rapiña haya sido culpa del trabajador. Si alguien argumenta con eso es porque sus fronteras mentales para el análisis de una situación, en fin... El responsable es únicamente el rapiñero y asesino.

Lo traigo a colación del asesinato de un empleado de un Kinko en el transcurso de una rapiña. Quienes indaguen la causa de la muerte se van a encontrar con un dato que ya conocen: la víctima se resistió. Se ve en el video de la cámara de seguridad del local.

No señora enojada, no señor con miedo, no diputado cuenta cadáveres, no bandas de trolls, no ñoqui travestido en analista, no creo que la rapiña haya sido culpa del trabajador. Si alguien argumenta con eso es porque sus fronteras mentales para el análisis de una situación, en fin... El responsable es únicamente el rapiñero y asesino.

Despejado por, tómelo o déjelo, pero lo que se debe hacer ante un delincuente armado es no reaccionar. La reacción le puede costar la vida a otra persona que estaba en el lugar y había decidido mantenerse impávida.

Otra vez, cada situación es única, pero eso no le quita ningún peso a esta premisa de no reaccionar.

Incluso el hecho de que sí, a veces disparan aunque no haya reacción, pero con tres gotas de honestidad intelectual podemos consensuar en que hay más chances y parece hasta lógico (es él o usted) que el delincuente tire si usted reacciona.

Un tiempo atrás, cuando las autoridades del Ministerio del Interior salieron a dar este consejo tras muertes similares de comerciantes que se resistieron, fueron arrasados por reacciones contrarias del ámbito político institucional y de las redes sociales.

Según cifras oficiales de 2017, de 23 asesinados en cuyos casos se pudo determinar con precisión los hechos, 16 se resistieron al asalto (el 70 por ciento). En lo que va hasta abril de este año, de 14 asesinados en el transcurso de una rapiña, siete se resistieron, cuatro no y en dos no se pudieron aclarar los hechos. Puestos así son números, pero no, son vidas.

¿Hace este detalle de la actitud del empleado al clima de inseguridad que se siente en Uruguay?

Un tiempo atrás, cuando las autoridades del Ministerio del Interior salieron a dar este consejo tras muertes similares de comerciantes que se resistieron, fueron arrasados por reacciones contrarias del ámbito político institucional y de las redes sociales.

Esta vez no oí a las autoridades salir a mencionar el hecho de que si el joven no se hubiese resistido hoy seguramente estaría vivo. Entre tanta información que no sirve para nada, que los policías en su papel de técnicos en seguridad aporten algo que sí sirva para tomar decisiones en momentos difíciles, es algo a tener en cuenta. Luego, en el lugar del hecho las cosas pueden descontrolarse, pero es importante que la víctima sepa previamente cuáles son sus chances si intenta resistirse a un hombre armado.

Aquí es donde entra el detalle no menor de la reacción del empleado del supermercado: el cuestionamiento casi no se oyó porque hay un miedo brutal al linchamiento de quienes traten de pensar fuera de la escena del crimen.

La situación de inseguridad está en un momento caliente ­-tres semanas sin un muerto volvería el termómetro de las reacciones a otro valor- y supongo que fue por este ambiente que el gobierno no salió o a decir lo que todo el mundo comenta con el de al lado cuando ve el video del Kinko.

Aquí es donde entra el detalle no menor de la reacción del empleado del supermercado: el cuestionamiento casi no se oyó porque hay un miedo brutal al linchamiento de quienes traten de pensar fuera de la escena del crimen. El gobierno tiene que decirle a la gente cosas que la gente no quiere escuchar. Otra cosa es demagogia.

El "héroe"

Para completar el cuadro obsceno, algunos que notoriamente medran con el dolor calificaron de "héroe" al asesinado. El hombre pudo ser un héroe porque hasta los días más fríos se levantaba a laburar, porque era lo que él y su familia necesitaba y en el desmadre de valores que hay hoy, uno, en un acto un poco pomposo por rescatar lo que va quedando, puede decirle héroe a un trabajador honesto. ¿Pero decírselo porque cometió el peor error de cálculo de su vida?

Algunos inútiles con sueldo estatal, y otros con sueldo privado que le ponen a un acto horrible un tono épico (¿héroe?), seguramente en sus casas aconsejan a sus hijos e hijas, sobrinos, familiares: "Si te roban dales todo, que lo material va y viene pero vos no". Y punto.

Somos miles los que no queremos tener un hijo héroe, sino vivo.

Es probable que no complementen ese consejo con un "yo se que esta actitud es como aceptar que la delincuencia gana, viste..."; "y enfrentarse a un delincuente y que te maten te convierte en héroe".

Somos miles los que no queremos tener un hijo héroe, sino vivo. ¿O es que aún no se han dado cuenta de que hace rato saltamos de pantalla en materia de violencia?

En fin. Bobeen todo lo que quieran, pero con la gente no jueguen. Diganle la verdad, aunque se pierdan su voto. Porque acá se trata de la vida.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...