Ciencia > MINERALES

El diamante que esconde un secreto

A pesar de ser el cuarto mineral más abundante de la Tierra, nunca se había encontrado perovskitas de silicato previamente en la naturaleza

Tiempo de lectura: -'

12 de marzo de 2018 a las 05:00

Científicos canadienses encontraron, por primera vez, perovskitas de silicato en la superficie terrestre. A pesar de ser el cuarto mineral más abundante de la Tierra, nunca se había encontrado previamente en la naturaleza.

¿A qué se debe su extrañeza?

Los científicos han deducido que las perovskitas de silicato constituyen más del 90% del manto inferior de la Tierra. Sin embargo, CaSiO3 se mantenía bajo un hipotético hasta ese punto debido a su peculiar composición. "La única forma posible de preservar este mineral en la superficie terrestre es cuando está atrapado en un contenedor firme como un diamante", explicó Graham Pearson, profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra y Atmosféricas de la Universidad de Alberta (UBC), en Edmonton, Canadá.

Pues así fue. Las perovskitas de silicato (CaSiO3) se hallaron en un diamante a menos de un kilómetro de profundidad en la corteza terrestre, en la mina de diamantes Cullinan, Sudáfrica. A pesar de que la mayoría de los diamantes nacen entre 150 y 200 kilómetros de profundidad, cerca de la superficie terrestre, este diamante de solo 0,031 milímetros de ancho se habría formado a una profundidad de alrededor de 700 kilómetros.

South_Africa-Cullinan_Premier_Mine02.jpg


Deducciones

Los diamantes son formas realmente únicas de ver lo que hay en la Tierra -planteó Pearson-. Y la composición específica de la inclusión de perovskita en este diamante en particular indica el reciclaje de la corteza oceánica en el manto inferior de la Tierra. Proporciona una prueba fundamental de lo que ocurre con el destino de las placas oceánicas a medida que descienden a las profundidades de la Tierra.


fafa.jpg

Luego de pulir y realizar un análisis espectroscópico, se confirmó que el diamante contiene el CaSiO3. El 6% de este mineral está integrado por titanato de calcio (CaTiO3)

A partir de este hallazgo, que ofrece por primera vez muestras palpables del mineral, los investigadores trabajarán para obtener más información sobre su edad y origen.

Comentarios