Seisgrados > Libro digital

El interminable hábito de la lectura

En tiempos de Whatsapp y series adictivas por streaming, ¿qué pasa con el libro? La lectura sobrevive a los cambios de la era digital y se adapta a nuevos formatos y públicos. El libro electrónico es, al día de hoy, una realidad que lo confirma

Tiempo de lectura: -'

09 de octubre de 2015 a las 05:00

Por Gonzalo Palermo

Fueron muchos los que se sentaron en primera fila para asistir a la desaparición del libro. Primero con el imperio de las imágenes que estableció la televisión. Pero rápidamente descubrieron que las imágenes nunca podrán sustituir a las palabras, de la misma forma que una silla no puede tomar el lugar de una mesa. Luego llegaron las computadoras, más tarde internet. Pero la espera siguió. Y sigue, tal vez. El libro no desapareció. Seguramente esto tenga que ver con aquella célebre reflexión de Umberto Eco que decía que el libro "es como la cuchara, el martillo, la rueda, las tijeras. Una vez que se ha inventado, no se puede hacer nada mejor. No se puede hacer una cuchara que sea mejor que la cuchara".

No se puede hacer un libro que sea mejor que el libro. Y a esta altura estamos en condiciones de (prácticamente) asegurar que tampoco se puede hacer ningún dispositivo capaz de extinguir al libro. Entonces, como dice el refrán, si no puedes con tu enemigo únete a él. Ahí sí aparecen opciones. La computadora, desde ya, no cumple con todos los requisitos: aun la portátil más portátil sigue presentando obstáculos para el tacto y la vista. Compruébelo usted mismo intentando leer durante una hora en su computadora antes de dormirse, en invierno (ver recuadro). Todo nos lleva al libro electrónico o e-book. No es un cyborg que llega desde el futuro para exterminar al viejo y conocido libro de papel; muy por el contrario, llega para unirse a este como una alternativa más para la lectura. El libro electrónico multiplica las posibilidades en tiempos de inmediatez.

Se ha debatido mucho en los últimos años sobre la disminución del hábito de la lectura, especialmente entre los jóvenes. Y no es de extrañar. En una era llena de gadgets distractivos (Whatsapp, Facebook, Twitter y un largo etcétera) es lógico que un nativo digital encuentre más atractivo ponerse a hacer scroll down en el muro de Facebook o chatear que sentarse a leer un libro. Más allá de opiniones, es innegable que hoy cuesta cada vez más la desconexión total de las redes. El informe Global E-book Report 2015, compilado por Ruediger Wischenbart, arroja cifras al respecto. La penetración del libro electrónico en el mercado editorial es muy buena en Estados Unidos y Reino Unido, con un volumen de ventas del 30%. En otros grandes mercados europeos (Alemania, Francia, España, Italia, Suecia) el ritmo de su avance es mucho más lento y se ubica hoy en el 10%. En la región, una buena referencia es Brasil, donde a fines del año pasado la cifra de libros que se venden en formato digital ascendió a 3,5%, y superó el 0,5% de hace tres años. En Uruguay, en tanto, el libro electrónico es una realidad que recién está en el horizonte, aunque la mayoría de las editoriales ya comenzaron a trabajar en formatos impreso y ePUB (electronic publication).

La opción electrónica

Son varias las ventajas que uno puede encontrar en un libro electrónico. Supongamos que usted es profesor en alguna universidad o simplemente es un joven que se va de vacaciones. En el primer caso necesitará transportar de casa a la clase una gran cantidad de bibliografía, volúmenes de diferentes tamaños y épocas. En el segundo caso, en tanto, usted tan solo busca llevarse dos o tres libros entretenidos para leer en la playa o los días de lluvia. Pero ir de acá para allá cargando con libros de estudio en la mochila no es lo más práctico, eso por no mencionar que casi nunca queda espacio en la valija para llevar libros sin que estos terminen destruidos al final de las vacaciones. El libro electrónico permite llevar toda una biblioteca en la palma de la mano.

El primer paso es conseguir el dispositivo adecuado. A esta altura hay en el mercado una amplia variedad de dispositivos de lectura para libros electrónicos (e-readers) que varían en precio, funciones, capacidad de almacenamiento y ergonomía. Sony tiene disponible en las tiendas su Digital Ebook Reader Táctil, que en Uruguay se puede adquirir por alrededor de 95 dólares, y es una de las opciones más económicas y funcionales a disposición. Otra oferta popular es el Ebook Papyre con conexión wifi y 4gb de almacenamiento, que cuesta alrededor de 160 dólares. En otro nivel se encuentra el Kindle de Amazon, la marca más popular en el ramo. El más reciente de la línea, el Kindle Voyage, lanzado este año, cuenta con una actualización semanal de títulos disponibles en la red, entre otras funciones y tiene un costo aproximado de 300 dólares.

Bueno, ya tengo mi dispositivo. ¿Ahora qué? Ahora hay que hacer lo mismo que cuando uno se compra un iPod y se vale del iTunes para conseguir música. Muchos e-books traen opciones de descarga por defecto, aunque uno puede hacer sus propias pesquisas. La gran ventaja de los libros electrónicos radica en la posibilidad de acumular una cantidad casi inabarcable de lecturas en un espacio ínfimo y de acceder a autores clásicos (que en papel a veces no tienen reediciones decentes) así como a los últimos bestsellers.

Dónde buscar

libro digital 2

Scribd (es.scribd.com) es una de las opciones más completas. El servicio total requiere de un registro con dos semanas gratis y luego una tarifa de 8,99 dólares mensuales que le abren al usuario un universo de lecturas que va de manuales, biografías y ficción a comics y audiolibros. Con Scribd, además, uno puede recorrer categorías como si estuviera deambulando por una librería enorme y dejarse sorprender, pero también, si no está para perder el tiempo, cuenta con un asistente de búsquedas personalizadas que (comprobado) casi nos lee la mente.

Otro clásico a esta altura es Amazon, que empezó siendo una tienda online de libros, se expandió hacia casi cualquier objeto vendible y ahora continúa con un importante catálogo (gratuito y pago) de e-books.

Si están tras la pista de algún libro, seguro lo encuentran entre los 42 mil que integran el catálogo de Project Gutenberg. No se dejen engañar por el diseño (que no es el mejor, claro) porque este sitio, completamente gratuito, es uno de los más completos, antiguos y ordenados de la red.

Los estudios no quedan afuera. Si lo que están buscando son libros técnicos (economía, idiomas, finanzas, etc.), el sitio indicado es BookBoon. Se acabaron los tiempos de recorrer las librerías técnicas y de segunda mano preguntando una y otra vez por algún libro que nunca aparece. Y se terminaron también las fotocopias borrosas y manchadas, por suerte. Para quienes estén formándose en inglés o ya sean lectores hábiles en esa lengua existe Oyster Unlimited (oysterbooks.com), un buen sitio con 1 millón de títulos en inglés, que permite tanto registro con acceso total como compra de algún libro puntual.

Cabe mencionar, también, las opciones de iBooks (para usuarios de iPad, iPhone o iPod Touch) y Google Play Books (para usuarios Android).

¿Qué va a pasar con el libro en el futuro? Imposible saberlo. Pero, siguiendo la tendencia actual, lo más probable es que el libro de papel nunca desaparezca del todo y, eso sí, se convierta en un objeto de colección más que de utilidad. Ese lugar, el de la consulta diaria o la funcionalidad, probablemente recaiga cada vez más sobre el libro electrónico, mucho más funcional en los tiempos que corren, más resistente al zapping diario al que está sometido un lector promedio. La lectura de un libro convencional sigue siendo actualmente uno de los pocos espacios (en vías de extinción) en los que una persona se abstrae del mundo exterior por un rato y se concentra en una sola actividad solitaria. Mientras esta abstracción se vuelve cada vez más difícil, el e-book permite un punto intermedio entre la dispersión de Internet (donde se lee de todo un poco pero nada en profundidad) y la concentración del libro clásico.

¿E-reader o tableta?

Tengo un smartphone, una tableta y/o una portátil realmente chica. ¿Puedo descargar libros electrónicos? Poder se puede. El problema es que las pantallas tradicionales provocan que la vista se canse tras unos minutos como respuesta a la iluminación que necesitan las pantallas de cristal líquido para funcionar. Eso por no mencionar el alto consumo de energía que demandan estos dispositivos, lo que obliga a conectarlos a un cargador luego de un período no demasiado extenso.

Por eso la opción indicada son los e-books auténticos que mencionamos más arriba, cuya pantalla es de papel electrónico, compuesto por una lámina plástica protectora, un polímero y una malla de microtransistores eléctricos. Estas pantallas están formadas por millones de partículas esféricas que, al aplicárseles corriente, varían su tonalidad y forman imágenes. El sistema, implementado por empresas como E-Ink y Xerox, dispone un gel con partículas esféricas de dos caras: una negra y otra blanca. El transmisor que se encuentra por debajo las activa: cuando la carga es positiva la mitad negra sube mientras que cuando la carga es negativa ocurre lo contrario y se eleva la mitad blanca. Además, la batería de los e-readers puede durar más de una semana en algunos casos.

Cinco ventajas del e-book

El precio. Si bien el e-reader puede llegar a costar algunos cientos de dólares, los e-books suelen ser más económicos que los libros editados en papel. Eso cuando no son directamente gratis, como ocurre con la mayoría de las obras clásicas, que no representan un obstáculo en derechos de autor.

La comodidad. No es necesario moverse del sillón e ir hasta una librería; con el propio e-reader se puede acceder a un catálogo extenso y ordenado de títulos. Además, el peso de un dispositivo de lectura digital es de entre 170 y 200 gramos aproximadamente; perfecto para leer antes de acostarse.

El espacio. Un e-reader de 6 o 7 pulgadas puede sostenerse sin problemas con una mano. Además, no ocupa más que una edición de bolsillo, con 20 centímetros por 13 como mucho. Y lo mejor de todo: no tenés que apilar libros en tu mochila. Eso por no hablar de lo fácil que es mudarse sin tener que cargar una biblioteca libro por libro.

La inmediatez. Se coloca el título deseado en el buscador y en cuestión de minutos ya se lo puede estar leyendo. Nunca hay ediciones agotadas, por lo que no hay que confiar en un librero que nos diga "el mes que viene llega". Además, podemos ir y volver por sus páginas y localizar puntos exactos del libro colocando palabras claves.

La conectividad. Prácticamente todos los e-readers actuales tienen conexión a internet, lo que además de facilitarnos navegar y buscar nuevos títulos y actualizaciones nos permite estar conectados con otros usuarios, compartir citas y lecturas al instante y buscar información adicional a través de sus hipervínculos.

Los jóvenes Booktubers

Un reciente fenómeno asociado directamente a la lectura digital son los booktubers. Como lo adelanta su nombre: lectores que usan los videos de Youtube como plataforma para vincularse con la comunidad. Especialmente popular entre los adolescentes de entre 13 y 17 años, este fenómeno surgió en México y España y pronto se difundió por todo el mundo. La premisa es simple: un libro (generalmente de alguna saga juvenil), una cámara y un joven hablando a ella y explicando de qué va la historia y por qué hay (o no) que leerla. Es una novedosa modalidad de reseña literaria que se adapta a los tiempos modernos y lleva a un lenguaje inmediato y adaptado a las nuevas generaciones.

En Uruguay los booktubers son una comunidad activa. Los hermanos Muguerza (Manuel y Felipe de 14 años y Serafín de 12) reseñan semanalmente diferentes títulos nacionales e internacionales. Sus trabajos se pueden ver en su canal de Youtube, Brothers Readers. Además, la firma consultora Grupo Pértiga se encarga de organizar y difundir las actividades de estos jóvenes lectores a traves de su fan page de Facebook: Booktubers Uruguay.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...