18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
6 de agosto 2015 - 9:11hs

Entre 2004 y 2014 se atendieron más de 55.000 personas con enfermedades en el corazón, lo que equivale a un promedio de 15 por día. De ese total, 31,9% eran mujeres, unas 3.000 menores de 55 años. Los datos pertenecen a un estudio realizado por el Fondo Nacional de Recursos y la Sociedad Uruguaya de Cardiología, presentado ayer en el evento anual del Comité de Cardiopatía en la Mujer de esa sociedad científica.

Si bien 62% de las mujeres de Uruguay cree que la primera causa de muerte es el cáncer, el podio lo tiene la enfermedad cardiovascular. Durante 2012, por ejemplo, murieron 5.005 -14 por día- por ese motivo, según la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular. El cáncer es la tercera causa de muerte en mujeres para el Ministerio de Salud Pública (MSP). Durante 2012 murieron 271 mujeres por cáncer de pulmón.

A partir de un registro nacional de 7.337 pacientes que habían sufrido un infarto agudo de miocardio y fueron tratados con una angioplastia en las primeras 24 horas bajo la cobertura del Fondo Nacional de Recursos, los investigadores concluyeron que uno de cada tres infartos ocurre en mujeres y 18% son menores de 55 años. De ellas, 72% fumaban. Los datos fueron recabados entre 2004 y 2012.

Más noticias

Las mujeres que sufren infartos presentan cuadros más graves y tienen mayor mortalidad que los hombres. En el caso de los varones, 6,5% falleció al mes de haber tenido el infarto.

Elba Esteves, responsable del Programa de Tratamiento del Tabaquismo del Fondo Nacional de Recursos explicó durante la presentación que las mujeres que fuman tiene más del doble de posibilidad de sufrir un infarto agudo de miocardio que las que no son fumadoras. Entre los 40 y 54 años, la prevalencia de mujeres que fuman y tienen riesgo de sufrir un infarto es 82,4%, mientras que en los hombres es 77,5%.

Esteves explicó que en las mujeres el consumo de tabaco es diferente al de los hombres. En primer lugar, tienen motivaciones distintas para empezar a consumir y seguir haciéndolo. Además, hay una menor prevalencia en adultos, fuman menos cigarros por día y tienen una menor dependencia física. Sin embargo, eso no implica que les sea más fácil dejar de fumar. Por el contrario, las mujeres tienen mayor dificultad para mantener la abstinencia a largo plazo.

Además, el consumo de tabaco en las mujeres se asocia más a la depresión y la ansiedad, lo que provoca que sea aún más difícil dejar de fumar.

En el caso de las mujeres, aunque tienen los mismos factores de riesgo que los hombres de tener un infarto al corazón, la diabetes y la hipertensión arterial puede provocar que tengan más riesgos todavía.

La co-encargada de la Dirección Técnica Médica del Fondo Nacional de Recursos, Rosana Gambogi, dijo en la presentación que aunque las cifras no son alentadoras, las mujeres que tuvieron una enfermedad cardíaca que logran el control de los factores de riesgo y deciden cuidarse, tienen una menor mortalidad que las que no lo hacen.

Temas:

Salud Fondo Nacional de Recursos Ministerio de Salud Pública

Seguí leyendo

Te Puede Interesar