Estilo de vida > PROPUESTA DE VERANO

En La Floresta, los licuados se hacen en una bicicleta

El emprendimiento Pura Vida recorre la playa ofreciendo a los consumidores producir sus propios licuados pedealeando

Tiempo de lectura: -'

12 de enero de 2018 a las 13:22

La venta de licuados en las playas no es una novedad. Pero este año en La Floresta se puede acceder a una variante que implica una participación directa del cliente. Se trata de Pura Vida Bicilicuados, un emprendimiento que ofrece estas bebidas frutales, con la peculiaridad de que la licuadora en la que se producen se acciona con el pedaleo de una bicicleta.

La responsable del proyecto, Sofía Dabarca, contó a El Observador que la inspiración la obtuvo en viajes realizados a Brasil y México, pero que sabía que también se habían realizado iniciativas similares en Argentina e incluso en Uruguay. "Busqué como se aplicaba el mecanismo en Youtube y salí como forma de fomentar el consumo de frutas y la actividad saludable", explicó Dabarca.

El funcionamiento es sencillo: se desarma la licuadora y se quitan los componentes eléctricos. El motor se conecta a la rueda, para que el movimiento al pedalear lo accione.

La decisión de realizar su recorrido por La Floresta se debe a que es allí donde está la casa de veraneo familiar. La familia es un ingrediente clave en Pura Vida, ya que en parte surge como un proyecto de trabajo de verano y un incentivo a la labor para los primos de Dabarca, a la vez que las familias son de las que más disfrutan el ejercicio. "A veces vienen cinco integrantes de una familia para hacer un solo licuado. Se van turnando y hasta los niños que no llegan a los pedales se animan, aunque sea parados", contó.

Los productos elegidos son orgánicos, y adquiridos a un emprendimiento también familiar de producción y compra-venta de frutas y verduras llevado adelante por un clan local. Las opciones frutales disponibles son durazno, frutilla, ananá, piña, sandía y banana.

Cada licuado se hace con dos de esas frutas (a elección, aunque Dabarca prefiere que una de ellas sea siempre la banana), agua y si el cliente lo desea, el agregado de suplementos como maca o espirulina. El hielo se agrega aparte, ya que al no tener el apoyo de la energía eléctrica puede ser algo demasiado duro para la licuadora. El azúcar va a gusto, aunque la intención es usar poca, comentó la responsable.

El costo de cada licuado es de $120. La bicicleta licuadora puede encontrarse desde las 16.30 horas hasta la puesta del sol. Estará recorriendo la playa de La Floresta hasta Carnaval, aunque Dabarca explica que luego de esa fecha no descarta regresar los fines de semana. Lo que no garantiza es su regreso para 2019. "Creo que funciona como novedad, no se si se podría sostener para el próximo año. Quizás si lo hacemos con más bicicletas. Por ahora no lo he definido", concluyó.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...