Ciencia > CIENCIA

Encuentran restos de una adolescente hija de una neandertal y un denisovano

La joven tenía aproximadamente 13 años al momento de morir

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2018 a las 12:27

Hace más de 50.000 años nació una niña fruto de una relación sexual entre una mujer neandertal y un hombre denisovano, según indcó El País de Madrid. Esto no se conoció hasta ahora, que se encontraron huesos de una adolescente de aproximadamente 13 años en una cueva siberiana junto a las montañas de Altái.

Si bien décadas atrás se supo que los neandertales, denisovanos y humanos modernos tuvieron descendencias en algunas circunstancias, es la primera vez que aparece un hijo de una pareja mixta.

Un equipo de investigación del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania), liderado por Viviane Slon y Svane Pääbo, analizó el ADN extraído de un fragmento de hueso de la joven y concluyó que se trataba de una pareja mixta.

El estudio, publicado esta semana en la revista Nature, indicó que gracias al padre se convirtió en una descendiente de un grupo misterioso, conocido solo por análisis genéticos de pequeños fragmentos encontrados en la cueva rusa de Denisova.

Los genomas de las dos especies se separaron hace más de 390.000 años, según los investigadores. Sin embargo, siguieron procreando en casos puntuales en territorios donde ambas especies compartían frontera. "Aunque todavía no conocemos la anatomía de los denisovanos, yo creo que, aunque no serían iguales, anatómicamente no serían muy diferentes", indicó a El País de Madrid Juan Luis Arsuaga, codirector de la fundación española Atapuerca, que se encuentra cerca de los yacimientos de la sierra con el mismo nombre y que busca dar soporte a la investigación científica sobre la evolución humana. "Los denisovanos serían algo así como la versión asiática de los neandertales", agregó.

Tener genes neandertales no es una novedad, ya que todos los habitantes del planeta, menos los subsaharinos, los tienen. Las relaciones no solo se dieron entre estas especies cercanas, sino que los humanos modernos copularon con neandertales hace menos de 100.000 años.

Lo mismo sucedió con los denisovanos, que si bien se extinguieron hace tiempo, dejaron sus genes entre asiáticos y oceánicos. Asimismo, se descubrieron rasgos de fornicación con una especie arcaica de humanos, que se separó de la evolución humana hace un millón de años.

Si bien se conocía que ambas especies habían tenido descendencia, encontrar estos restos resultó una sorpresa. "Nunca pensé que tendríamos tanta suerte como para encontrar a un descendiente directo de los dos grupos", dijo Slon.



Comentarios