Tecnología > Inseguridad

Más de 15.000 videoconferencias de Zoom quedaron expuestas en internet

Las grabaciones filtradas son aquellas que no se guardaron en los servidores del programa, sino en los dispositivos de los anfitriones y en otros servidores externos.

Tiempo de lectura: -'

06 de abril de 2020 a las 13:00

Miles de videollamadas de Zoom quedaron expuestas en internet; fueron halladas en Vimeo, YouTube y en el espacio de almacenamiento de Amazon. Los contenidos incluían información financiera de las empresas y particulares, registros médicos, sesiones de psicoterapia y hasta clases para niños. 

Patrick Jackson, el jefe de tecnología de Disconnect y exinvestigador de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), encontró más de 15 mil videos escribiendo "Zoom" en buscadores gratuitos como Google. En cuanto lo hizo, primero alertó a Zoom y luego se contactó con The Washington Post.

“Eso definitivamente no debería estar sucediendo”, expresó Jack Crann, el dueño de la compañía de entrenamiento canino Peace of Mind Canine, después de que le alertaran de que un video con información privada circulaba en la red. “Esa fue una reunión para nosotros, y no debería ser publicada”.

Gran parte de las grabaciones se hicieron usando este programa y guardándolas sin contraseña en otros servidores externos. Si bien la plataforma no graba de manera predeterminada, los anfitriones de las conferencias pueden elegir hacerlo y guardarlas en los servidores de Zoom o en sus propios dispositivos. 

A raíz de lo ocurrido, Zoom expresó que “proporciona una manera segura para que los hosts (anfitriones) almacenen grabaciones”. También agregó que "en caso de que los anfitriones luego elijan guardar sus grabaciones en cualquier otro lugar, les instamos a que sean extremadamente cautelosos y transparentes con los participantes de la reunión, y que tengan en cuenta si la reunión contiene información confidencial”.

Sin embargo, uno de los problemas de seguridad de este programa es que no les exige a los usuarios que usen un nombre de archivo único para cada videoconferencia grabada. En otras palabras, la plataforma usa el mismo nombre y, de esta manera, es posible rastrear en internet una larga secuencia de grabaciones.

Otro problema de seguridad es que el anfitrión puede iniciar la grabación sin el consentimiento de los demás participantes. De esta manera, si un usuario miembro de una videoconferencia no se percata de la notificación que comunica que el anfitrión empezó a grabar, puede dar información privada que no quiere que quede registrada. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...