Temas > Salud

Hábitos saludables en la madre disminuyen problemas de obesidad en sus hijos

Si las progenitoras no fuman y hacen ejercicios, los niños tienen un 75% menos de probabilidad de padecerla

Tiempo de lectura: -'

13 de julio de 2018 a las 05:00

Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard concluyó que los hijos de madres que no fuman y hacen ejercicios tienen un 75% menos de probabilidad de padecer obesidad, informó El País de Madrid.

Según la Organización Mundial de la Salud, en 2016 "más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos. Cerca de la mitad de los niños menores de cinco años con sobrepeso u obesidad vivían en Asia y una cuarta parte en África". Esta enfermedad, de alto riesgo para los menores se convirtió en la principal preocupación de muchos expertos.

El informe de Harvard, publicado el 4 de julio en la revista BMJ, evaluó casi 25.000 niños y adolescentes de entre nueve y 18 años, hijos de unas 17.000 madres. La observación duró cinco años.

"Los menores cuyas progenitoras llevaban a cabo cinco hábitos saludables como son: hacer ejercicio de forma regular, comer sano, tener el peso adecuado, beber con moderación y no fumar, tenían un 75% menos de probabilidades de padecer obesidad que los de aquellas madres que no siguieron dichos hábitos", sostuvieron los autores en un comunicado.

Lea también: Marca británica de ropa lanza una campaña inclusiva

Para la realización del estudio accedieron al informe anual estadounidense Nurses' Health Study II, con el que comprobaron que de la muestra analizada, 1.282 niños – 5,3%– desarrollaron obesidad en los años que fueron evaluados.

El factor más influyente, según la investigación, es que las madres también sean obesas, fumen o no hagan ejercicio.

En contraposición, los niños de progenitoras con índice de masa corporal adecuada –con entre 18,5 -24,9 IMC– tienen un 56% más de probabilidad de tener un peso adecuado. A su vez, si las madres no fuman el riesgo disminuye en un 31%.

Una conclusión que sacaron los investigadores es que los hábitos nutricionales de la madre no están relacionados con los de los niños. "Creemos que esto pasa porque la dieta de los menores se ve también afectada por otros factores como son, entre otros, comer en el colegio o contar con distintas opciones de restauración en sus vecindarios", indicaron en el informe.

Comentarios