Ciencia > Descubrimiento

Hallan restos fósiles de un gliptodonte de 17.000 años en Carmelo

Si bien es muy común encontrar piezas como estas por todo el país, esta este es uno de los pedazos más grandes

Tiempo de lectura: -'

29 de agosto de 2018 a las 17:00

Hallaron restos fósiles de un gliptodonte en un establecimiento cercano a Carmelo, en el departamento de Colonia. Corresponde a una especie de mamífero, similar a una mulita gigante, que vivió hasta hace 10.000 años en Uruguay.

Andrés Rinderknecht, paleontólogo del Museo Nacional de Historia Natural (MNHNI), explicó a Cromo que fue notificado por el Sistema Nacional de Museos. El dueño del establecimiento se comunicó para informar sobre la posible presencia de un fósil al pie de la barranquita en un arroyo.

En una primera instancia, Rinderknecht fue para corroborar el hallazgo. “Resultó que estaba impecablemente preservado, no estaba completo, pero había una parte muy grande de la caparazón dada vuelta, lo cual también es una buena noticia, el sedimento era bárbaro y el lugar perfecto para sacarlo”, expresó en un comunicado de prensa.

Según dijo el experto, se estima que los restos corresponden a un gliptodonte de aproximadamente 17.000 años. Para ello, se basan en referencias obtenidas anteriormente de otros restos encontrados en la misma zona.

 

Cuando moría un mamífero como este, las 2.000 placas que componían el caparazón se desarmaban. “Es muy común encontrar plaquitas sueltas que además se fosilizan muy bien. Lo que no es común es encontrar pedazos tan grandes de caparazón que fue lo que apareció en Carmelo”, sostuvo.

Se trata de dos piezas de caparazón de un mamífero que pesaba entre 800 y 1.000 kilos. El caparazón pesa entre 40 y 60 kilos con el yeso que le colocaron para trasladarlo. A las dos semanas, Rinderknecht volvió al lugar para retirarlo. Explicó que lo movieron entre varios en una camilla y luego en una camioneta hasta el museo de Carmelo, donde será preparado para una futura exposición en el lugar. Ahora queda pendiente montar, consolidar y limpiar el caparazón, para luego armarle una vitrina, la cartelería y la presentación.

 “Es un material que tiene mucha importancia cultural, porque ver un pedazo enorme de caparazón de una mulita de 1.000 kilos es una cosa que a todo el mundo le impacta. Para el Museo de Carmelo será la pieza clave, la más linda e impresionante que tendrá en su acervo”, indicó Rinderknecht en el comunicado. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...