Salud > ENFERMEDAD

Héroes de la lucha contra el mal de Chagas

Las historias de quienes padecen esta "enfermedad olvidada" en América Latina

Tiempo de lectura: -'

29 de agosto de 2015 a las 10:58

Nunca más la vida fue igual para Isabel Mercado, una mexicana de 23 años, desde aquel día en que se enteró que sufre el mal de Chagas y se convirtió en paladín de la lucha contra un mal tan silencioso como mortal.

Isabel se rehúsa a ser una más entre ocho millones de infectados con el mal de Chagas en Latinoamérica. No quiere ser "sólo un número, una estadística" sanitaria. Por eso trajo su caso a un congreso internacional sobre "enfermedades olvidadas" en Buenos Aires.

"Vine a aprender. Pero también a decir que en México hay médicos que no conocen el mal. Que se guardan cajas con remedios sin usar. Al dengue lo tratan porque mata enseguida. Al Chagas, no, porque mata en 15 ó 20 años", cuenta a la AFP.

La joven estudiante de abogacía nacida en Xalapa, Veracruz, sospecha que fue picada por la vinchuca, el insecto transmisor, en unas vacaciones con una amiga en Puerto Escondido (sudeste). Es un pequeño paraíso de playas para amantes del sol y los deportes acuáticos.

El parásito Trypanosoma cruzi es transmitido por el insecto chupador de sangre del género Triatoma, conocido en la región como vinchuca, chipo o chinche. Una vez en el torrente sanguíneo, el parásito se aloja para siempre en el cuerpo humano.

El contagio es casi invisible: causa un poco de fiebre e hinchazón de párpados. No da síntomas. Pero, si no se trata, causa muerte súbita y ataca al corazón el día menos pensado.

"Isabel ha creado la primera y única asociación contra el mal en su país", dice a la AFP Eric Stobbaerts, director regional de la iniciativa de Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi, sigla en inglés), la entidad organizadora del congreso.

Sin lucro

La DNDi investiga y desarrolla fármacos que a la industria no interesan. "El sector industrial no quiere poner dinero donde no hay lucro. Por eso impulsamos un medicamento para el Chagas pediátrico. Hay gobiernos, agencias europeas de cooperación y filántropos que invierten", explica Stobbaerts.

"A los chicos les sienta mejor el tratamiento. Pero debo decirles que sólo el 1% de los infectados globales recibe tratamiento", lamenta.

En Argentina hay más de 1,5 millón de infectados. En Brasil dos millones. Bolivia, Colombia y México lo padecen. Se esconde en casas de adobe. ¿Es un problema solamente de zonas rurales?

Una mujer argentina de 52 años, sólo identificada como Rosa, reveló en la conferencia que vive infectada en la capital argentina. Nació en la agrícola Santiago del Estero (norte). Supone que se contagió por una transfusión.

"Mi marido también lo tiene (el parásito). Mis dos hijos no. Pero mi suegra murió de Chagas", narró. La mujer trabaja de limpiadora y el esposo es empleado de mantenimiento en un edificio.

"Ambos tienen complicaciones de salud", apunta Betina Moura, representante de DNDi. La fundó, entre otros, Médicos Sin Fronteras, premio Nobel de la Paz en 1999 por su labor humanitaria.

Un estudio del ministerio brasileño de salud calculó de 6.000 a 7.000 muertes anuales por cardiopatías relacionadas con el Chagas. "No les decimos chagásicos. La palabra se convirtió en estigma. Decimos enfermos de Chagas", cuentan los organizadores.

Salto a EEUU

Si faltaba algo para demostrar que también es un flagelo urbano, fue su aparición en Estados Unidos. "Se estima que hay medio millón de casos. Muchos en inmigrantes. Pero se detectaron en Texas 400 casos en afroamericanos sin techo. No se sabe aún cómo sucedió", afirma Stobbaerts.

¿Los picó una vinchuca, insecto que se alimenta de sangre? "No se sabe", responde el especialista. Pero se sospecha de las transfusiones.

"Los bancos de sangre hasta unos cinco años allí no 'tamizaban' (medida de seguridad biológica)", agrega. Ningún infectado era un inmigrante latinoamericano. Algunos eran veteranos de la Guerra del Golfo.

Fueron víctimas de esta "enfermedad olvidada", como se llama a las que provocan escaso interés de la industria farmacéutica para investigar y desarrollar nuevos productos.

"Llevamos a un paciente en fase crónica, de 21 años. Los médicos le dieron vitaminas, que comiese bien, y que vaya con Dios", recuerda Isabel. Los ojos le brillan de indignación. Lo que no pierde es la esperanza.

Desde la ciencia uruguaya

En junio investigadores uruguayos publicaron en la revista BMC Genomics un estudio sobre la genómica del mal de Chagas. El trabajo abarcó al Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (Iibce) y la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República desde Uruguay, así como al Instituto Carlos Chagas de Curitiba, Brasil. Sus resultados, según informó el Iibce, "permiten comprender mejor uno de los puntos a considerar para el diseño de estrategias de control de la enfermedad: la formación de proteínas durante la diferenciación de dos de los estadios vitales, uno de los cuales está especializado en la infección inicial".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...