Estilo de vida > Temporada alta

Italia adopta medidas por desborde de turistas

El año pasado concurrieron 60 millones de visitantes durante el verano

Tiempo de lectura: -'

03 de junio de 2018 a las 05:00

Meca del turismo, máxime en temporada estival, algunas de las urbes más preciadas de Italia adoptan medidas para no verse desbordadas y salvaguardar su patrimonio este verano ante el turismo de masas.
El país, que batió su récord el pasado año con 60 millones de visitantes, afronta un verano que las previsiones anuncian que se superarán todos los números.

Uno de sus destinos insignia, Venecia, por donde transitan anualmente 26 millones de visitantes, mantiene un pulso entre la necesidad de turismo y la de salvaguardar su patrimonio, dice la asesora de Turismo del Ayuntamiento Paola Mar.

Para regular su afluencia se han instalado cinco tornos en los únicos puntos de entrada terrestre a la ciudad, pues es "un museo a cielo abierto que no puede soportar más que un determinado número de turistas", declaró el presidente de región del Véneto, Luca Zaia.

Los tornos se cierran cuando se ha alcanzado el número máximo e indican a los visitantes otros recorridos para descongestionar los más habituales.

Asimismo, se ha prohibido durante tres años la apertura de negocios de comida rápida a pie de calle, ya que sean de pizza, pasta o kebab -solo se salvan las heladerías-, a fin de "preservar el alma de la ciudad", defiende Mar.

El turismo de masa también lo viven en la zona conocida como las "Cinque Terre" (Las Cinco Tierras), en Liguria (norte), donde han puesto un aforo límite de cinco personas para que puedan caminar por sus senderos, precisa el director de su Parque Nacional, Patrizio Scarpellini.

Otra joya situada en el Golfo de Nápoles, Capri, con una superficie de 10,4 kilómetros cuadrados y dos millones de visitantes anuales, también estudia medidas aunque "no se pueden poner barreras por problemas de espacio", señala su alcalde, Giovanni De Martino.

Por ahora han optado por prohibir la entrada a todo vehículo que no sea de residente. Y contra los desembarcos masivos han dictaminado que debe darse un intervalo de 20 minutos entre la llegada de cada ferry a su puerto, cuenta el regidor.

Tampoco se puede entrar en coche particular en Taormina, en la isla de Sicilia, también con el intento de preservar la ciudad.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...