Ciencia > ASTROS

La actividad solar disminuye, ¿hay algo que temer?

En miles de millones de años se convertirá en un enano blanco o negro al expandirse

Tiempo de lectura: -'

07 de agosto de 2018 a las 11:37

Debido a que la vida en la Tierra depende de los procesos que transcurren en el Sol, los científicos constantemente observan la estrella. Su superficie nunca está estable, pero durante los dos últimos decenios los investigadores registraron una reducción de la actividad solar. ¿Puede ser que el Sol llegue a enfriarse o, por el contrario, explotar?

Para los astrónomos, el Sol es una estrella ordinaria, enana amarilla de 5.000 millones de años. "Sin embargo, el Sol es único. Su estructura y su situación permitieron que apareciera vida en la Tierra", remarcó a Sputnik el astrofísico ruso Vladímir Bógod.

Según una visión general, el Sol es un globo de oxigeno que arde permanentemente. Dentro de él, se realizan reacciones nucleares con una temperatura de más de 14.000 millones de grados Kelvin. En la corona solar, la energía magnética emitida se transforma en energía de erupciones intensas.

Todavía la comunidad científica no ha hallado la explicación de cómo los campos magnéticos se convierten en energía. De resolver este misterio, los humanos podrían construir reactores de fusión extremadamente eficaces.

Al investigar la corona solar, los investigadores saben detectar dónde tendrá lugar la próxima fulguración solar, una liberación súbita e intensa de radiación electromagnética. Al alcanzar la Tierra, dichas fulguraciones causan tormentas magnéticas en la atmosfera. Bógod indicó que su equipo científico es capaz de predecir dichos fenómenos con dos o tres días de antelación.

El científico agregó que la posibilidad de que el Sol se enfríe es poco considerable. En algún momento, la estrella empezará a expandirse y se convertirá en un enano blanco o negro, pero esto sucederá dentro de miles de millones de años.

Por lo tanto, actualmente los científicos prefieren centrarse en la investigación de los ciclos solares. Así, durante los últimos ciclos la estrella mostraba una actividad baja.

Los astrónomos advirtieron que una actividad solar disminuida puede llevar a que los rayos espaciales alcancen la Tierra y aporten núcleos y partículas que pueden hacer daño tanto al clima, como a los organismos que viven en la Tierra.

Comentarios