Temas > CRIANZA

La clave para no desbordarse como padres

Muchas veces es difícil tratar los conflictos de los niños, pero nunca hay que perder el control

Tiempo de lectura: -'

01 de febrero de 2018 a las 05:00

El ritmo de la cotidianeidad conlleva a que la mayor parte de la población adulta viva en un estado de "supervivencia constante". El problema se encuentra cuando el niño se comporta mal y los padres no saben cómo manejar la situación y no hacen más que transmitir mensajes equívocos.

Según indicó El País de Madrid, los gritos, los sermones y los chantajes tienen consecuencias negativas en el desarrollo cerebral del niño.

Daniel Siegel, experto en neurociencia, dijo a El País de Madrid que "un cerebro integrado da lugar a una mejor toma de decisiones, un mayor control del cuerpo y las emociones, una comprensión de uno mismo más plena, unas relaciones más sólidas y un buen rendimiento escolar. Y todo empieza por las experiencias proporcionadas por los padres."

Para tener el cerebro integrado hay que lograr mantener los dos hemisferios cerebrales en equilibrio. De esta manera se genera el autocrontrol, dice el especialista. Los adultos deben ser capaces de superar los momentos de caos, para volver a integrar el cerebro. También, es importante enseñarle a los niños a hacerlo.

En esta misma línea, el experto explicó que están las neuronas espejo, que refiere a que los pequeños suelen copiar el estado emocional de manera inconsciente al que tienen adelante. Esto puede derivar con que los padres pierdan el control cuando el hijo tiene una rabieta.

Esto significa que es necesario que los progenitores mantengan la calma en la educación de los hijos.

Por otra parte, es importante aprender a controlar el estrés por la salud de los padres mismo. Para ello, puede ser de ayuda encontrar momentos para salir a pasear, hacer ejercicios o alguna actividad de ocio. Además de ser padres, son personas que necesitan un descanso y eso los hará sentir mejor.

Otros consejos para superar momentos de estrés, según Siegel:

  • Ser conscientes de que se está por perder el control y es necesario encontrar la calma para que el cerebro funcione mejor

  • No tomarse el conflicto como algo personal

  • No transmitirle a los más pequeños que hay que solucionar el problema de forma inmediata

  • Siempre hay que pensar en positivo y valorar la situación como una oportunidad de aprendizaje

  • No preocuparse por las cosas sin importancia

  • Dormir una cantidad de horas suficientes

  • Tener honestidad emocional para expresar los sentimientos

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...