Ciencia > Preparados

La Facultad de Ingeniería reparó respiradores para combatir el covid-19

Los equipos quedarán como respaldo ante una eventual saturación de los hospitales

Natalia Sirino, Horacio Venturino, kheby Carmona, Álvaro Farías, Alejandro Prestes y Franco Simini

Tiempo de lectura: -'

15 de agosto de 2020 a las 11:10

Por Camila Pereira Pastorini - Especial para Cromo

Estudiantes y docentes de la Facultad de Ingeniería (Fing) de la Universidad de la República formaron un grupo de reparación de ventiladores mecánicos para utilizar en CTI hospitalarios con el objetivo de atender una eventual escasez de estos insumos si se dispararan las internaciones por coronavirus en Uruguay.

Eduardo Campo, Franco La Paz, Alberto Gutiérrez, Alvaro Farías, Nicolas Pérez, Horacio Venturino y Natalia Sirino

Con la iniciativa, que surgió dos semanas después de que se diera a conocer la presencia de covid-19 en Uruguay, se buscó adelantarse al futuro incierto que se atravesaba a causa de la pandemia, donde podría resentirse y colapsar el sistema de salud.  

Los ventiladores son equipos de soporte de vida que asisten en la respiración de las personas internadas en cuidados intensivos. “Necesitan suministro de gases, batería de respaldo y todas las alarmas a punto para poder hacer seguimiento del flujo de aire, de acuerdo al modo ventilatorio que elija programar el médico”, cuenta a Cromo Isabel Morales, integrante del grupo de trabajo.

Nicolas Pérez, Eduardo Campo, Christian Díaz y Álvaro González

Para comenzar con el proyecto, sus miembros contaron con el apoyo de los médicos intensivistas de los hospitales. Ellos iban a los depósitos del centro donde trabajan a sacarles fotos a los ventiladores para poder elaborar una lista de los equipos a reparar. “Se encontraban en los depósitos por fallas, falta de repuestos o se dejaron de lado por la misma actualización del hospital”, agregó Morales.

Asimismo, se puso en contacto a los médicos o directores técnicos con empresas de venta de repuestos para ver si contaban con las piezas necesarias para volver a poner en marcha los equipos. Tres técnicos de las empresas se ofrecieron a aportar el conocimiento y las herramientas para evaluar los ventiladores y participaron de toda la rehabilitación de aquellos aparatos para los que tenían solución.

Por su parte, los integrantes del grupo de Fing se enfocaron en trabajar con los equipos que no contaban con un respaldo empresarial; capacitándose en fisiología respiratoria del ser humano y en la instrumentación del ventilador en sí: neumática, electrónica, fuentes de alimentación, mantenimiento y gestión. Pasando luego a verificar los valores que entregaban los equipos en su evaluación.  

Las fallas de los aparatos podía deberse a un mal funcionamiento del display o visualizador por haber estado apagados durante mucho tiempo. También por problemas de batería o de la parte inspiratoria del equipo. “De acuerdo a la marca y modelo, ya podías saber dónde podría estar la falla”, explicó Morales y destacó que fue de suma importancia contar con una persona que tuviera el conocimiento adecuado que les permitiera detectar el problema.

Repararon siete ventiladores, correspondientes al Hospital de Clínicas, al Hospital Policial y al Hospital Camdel de Lavalleja, que pueden valer entre US$ 25 mil y US$ 50 mil.

Panel de control de un ventilador recibiendo servicio técnico

La cantidad de tiempo dedicado a cada ventilador dependía de la complejidad del problema. En promedio, les tomó 10 días trabajar en cada equipo. “Elaboramos un protocolo para garantizar la calidad del trabajo”, dijo Morales y agregó que, una vez finalizada la reparación, se pasaba por un proceso de certificación, en el caso del Hospital de Clínicas, a cargo de un grupo de especialistas. Esta fase final daba la garantía de que el equipo podía usarse.

El proyecto contó con el financiamiento de la Fundación Ricaldoni de la Facultad de Ingeniería y del Espacio Interdisciplinario de Udelar. Además, algunas piezas fueron compradas por el Clínicas y varias empresas colaboraron honorariamente. También hubo un trabajo honorario de estudiantes y docentes del grupo. 

Actualmente, el grupo ha recibido cinco ventiladores más provenientes del Clínicas y está a la espera de un repuesto para ventiladores del Hospital de Fray Bentos. Buscan sumar más integrantes con conocimientos en el área mecánica o eléctrica, así como también buscan conseguir financiamiento para sostener el trabajo en el tiempo. “Si bien la situación está bastante controlada, hay coronavirus para rato”, concluyó Morales.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...