Temas > NACIMIENTO

La OMS lanzó más sugerencias para partos sin intervenciones médicas innecesarias

También apuntan a que la madre pueda elegir cómo controlar el dolor del parto

Tiempo de lectura: -'

20 de febrero de 2018 a las 05:00

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó nuevas directrices en vías de lograr un parto positivo. Según El País, se presentó una lista de 56 sugerencias basadas en evaluaciones científicas, y que buscan demostrar la importancia de que la madre sea quien decida sobre su parto y descartar intervenciones médicas cuando no son necesarias.

Olufemi Oladapo -perteneciente al Departamento de Salud Reproductiva de la OMS- indica que "las directrices proponen un acercamiento holístico al parto, en el que la madre tenga preeminencia".

En esta línea, el informe de la Agencia de las Naciones Unidas explica que en las últimas dos décadas se incrementó la cantidad de intervenciones médicas. Hasta entonces, solo se acudía a ellas cuando había un parto de riesgo o si se complicaba en el trabajo de parto. Tal es el caso es la administración de oxitocina, que ayuda a dilatar, o llevar a cabo una cesárea.

Muchas veces son innecesarias, e incluso pueden provocar que la madre tenga una mala experiencia de parto.

Si bien se estima que nacen 140 millones de niños por año sin complicaciones, se calcula que a una alta cantidad de mujeres sanas se les termina aplicando algún tipo de intervención.

El objetivo principal de estas directrices es hacer énfasis en la importancia de un parto no medicalizado, donde la madre pueda elegir cómo gestionar el dolor. Por ejemplo, si quiere rechazar el uso de la epidural y en caso de que la desee en qué momento.

También, se recomienda que la madre pueda elegir estar acompañada durante el parto, que se mantenga la privacidad y que se respete la posición en la que quiere estar durante el parto.

"Las directrices proponen un acercamiento holístico al parto, en el que la madre tenga preeminencia"

Además, hacen hincapié en que cada parto es distinto y que por lo tanto no deben mantenerse los estándares establecidos en los últimos sesenta años.

Un ejemplo de ellos es la dilatación del cuello del útero, que según la nueva norma, que sea lenta no debería ser una "indicación rutinaria" de que se debe intervenir para acelerar el parto. "Estos estándares se establecieron en los años 50 y tenemos una enorme evidencia científica que muestra que en muchos casos esto no sucede, porque cada parto es único", afirma Oladapo.

De todas formas, la OMS no establece ningún rango de la velocidad que debe dilatar el utero porque no quieren "restringir" el parto como una norma.

Sin embargo, indica que el cuello del útero debe estar abierto unos cinco centímetros hasta la total dilatación. El trabajo de parto no debe extenderse más de 12 horas en un primer nacimiento y 10 en un segundo.

Lo mismo sucede con la episiotomía, intervención quirúrgica en el periné (entre la vulva y el ano) para facilitar la salida del bebé y evitar desgarros. "Es una práctica casi barbárica y se ha convertido casi en rutinaria a pesar de que sus bondades son un completo mito", exclama Oladapo. Por el contrario, se tendría que utilizar solo en casos extremos.

De igual forma hacen referencia sobre la cesárea, de la que usualmente se abusa. Dicho exceso se debe muchas veces a la comodidad de las parturientas y del personal médico y en otras ocasiones porque cobran más dinero por un parto quirúrgico que por uno natural.

"Las directrices están destinadas a los médicos y a recordarles los riesgos a corto y medio plazo de las cesáreas, pero también a las madres, para que sepan que el derecho a un parto lo más natural posible y bajo su control es un derecho humano del que tienen que disfrutar".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...