Estilo de vida > LUGARES

La otra cara de Ibiza

Epicentro mundial de la diversión, en la más famosa de las islas Baleares es tan posible tener unas vacaciones tranquilas y de disfrute de la naturaleza como unas cien por ciento alocadas

Tiempo de lectura: -'

10 de febrero de 2018 a las 05:00

Ibiza es uno de esos lugares en el mundo a los que uno debería ir al menos una vez en la vida. Desde el Neolítico que Ibiza fue lugar de paso para rutas comerciales marítimas. Fenicios, griegos, romanos, árabes y otomanos han transitado y ocupado este territorio. Pero fue en el siglo XX, a partir de 1960, que la isla (las Baleares en general, el archipiélago formado también por Mallorca, Menorca, Formentera y otras islas menores) comenzó a convertirse en centro de atracción turística, en el modo hippie de la época. En los años de 1970 el hippismo comenzó a dar un giro con el surgimiento de Pachá, esa discoteca que impuso el concepto de música house y luego se reprodujo por todas partes como un baluarte de la música electrónica. En la misma década apareció Amnesia, que también sigue con sus puertas abiertas en la actualidad. En los 80 se inauguró el emblemático Café del Mar, un lugar que se creó para poder tomar un trago mirando el atardecer en la playa, escuchando un estilo de música que hasta el momento no se conocía (al menos de manera popular): el chill out. Tal fue el furor de este concepto, y tan demandada su música electro relajada que llega hasta hoy. También dio fama a la isla la mítica discoteca KU (actual Privilege), con sus megafiestas temáticas. Pero en el siglo XXI la isla comenzó su transformación hacia la búsqueda de diversificar la oferta para llegar más allá de la diversión nocturna; calidad en los servicios, aumento en la infraestructura turística, y nombres famosos de la gastronomía, como Ferrán y Albert Adriá, imprimen nivel y posibilidades para un público mucho más amplio. Esta isla donde viven unas 150 mil personas, pero que recibe a unos 3 millones de turistas cada año, posee un magnetismo muy especial, proveniente de su generoso clima durante la mayor parte del año, sus maravillosos paisajes y atardeceres, y sus infinitas experiencias de ocio.

Ibiza 5

En modo off

Si la idea es disfrutar de maravillosas playas y calas, hacer un poco de turismo histórico, enamorarse de dorados atardeceres, ir de compras y probar delicias de mar, Ibiza también es una gran opción. Es visitable todo el año, incluso en el invierno del hemisferio norte, en que las temperaturas suelen ser agradables, y muchos la visitan para realizar deportes al aire libre y conocer su cara más tranquila de diciembre, enero y febrero.

Todos coinciden en que los meses de junio y setiembre son los mejores para gozar de clima de playa y evitar la alta temporada, tanto por el aumento enorme del flujo de turistas (julio y sobre todo agosto son los meses de gran ocupación) como de precios. De todas maneras, si toca viajar en los meses más altos, hay alternativas para quienes desean tranquilidad. Para eso es importante tener claro que los municipios más populares, donde se encuentran las discotecas (por ende las multitudes), son San Antonio Abad e Ibiza (municipio de mismo nombre que la isla); mientras que dos de los municipios donde encontrar menor movimiento (sobre todo nocturno) son Santa Eulalia del Río, y San Juan Bautista.

En una distancia máxima de 41 kilómetros entre el norte y el sur de la isla, es posible recorrerla, caminarla y disfrutar de todas las playas y calas posibles de acuerdo al tiempo que se disponga, y las hay hermosas y para todos los gustos, pero aquí veremos qué otros planes se pueden disfrutar, alternativos a las playas.

Las murallas de Dalt Vila

La Vieja Ibiza es un lugar que hay que conocer. Declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, sus impresionantes murallas fenicias y calles empedradas muestran una faceta completamente diferente de la isla. Visitar el mirador de la catedral de Santa María y los diferentes edificios que funcionaron como gobierno, en perfecto estilo medieval, es un recorrido muy interesante.

También lo son las espectaculares vistas panorámicas de la ciudad. Es un paseo para hacer durante el día (tal vez al atardecer si hace mucho calor), y también en la noche, cuando las luces se encienden y la plaza principal se llena de gente, shows y fiesta en los meses de verano.

Es Vedrà

Ibiza 2
El islote Es Vedrà
El islote Es Vedrà

Un islote de casi 400 metros de altura que se levanta en forma vertical desde el mar es uno de los lugares obligatorios a visitar; no solo por su belleza natural, sino porque desde hace ya muchos años se habla de una especial energía que rodea el lugar, incluso de avistaje de ovnis. El lugar más sencillo desde donde ver Es Vedrà es la playa de Cala d'Hort; pero sin duda, la vista más impresionante es desde el mirador de la torre Es Savinar, o incluso camino a ella (para no tener que subir tanto) existen varios puntos en que se ve la formación rocosa muy bien. Para los más interesados en este lugar, la forma de acercarse más es rodeándola en algún tipo de embarcación, ya que es privada y no se puede visitar.

Compras en ferias

Siempre hay que comprar algún suvenir, o simplemente por curiosear, las ferias hippies (mercadillos hippies como les llaman los lugareños) de Ibiza son un clásico donde también disfrutar de un buen toque de tambores, una rica comida y de una atmósfera amigable y relajada de compras. Es Canar, conocido como Hippy Market, es el original, donde los hippies se instalaron cuando llegaron a la isla y comenzaron a vender sus artesanías. El mercadillo conserva su esencia y realmente vale visitarlo y perderse entre sus puestos de ropa y decoración boho, todos los miércoles entre abril y octubre. Otra recomendación es visitar la feria Las Dalias, en Sant Carles, pueblo donde se encuentra un clásico: el bar Anita. Este era el epicentro de la Ibiza hippie, y hoy la gente acude a rodearse de atmósfera sesentosa y, por supuesto, probar su famoso licor de hierbas.

La Vieja Ibiza, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, se destaca por sus impresionantes murallas fenicias y calles empedradas

La puesta del sol

La puesta del sol es un gran valuarte de Ibiza, de hecho el mítico Café del Mar se construyó sobre la base de este detalle de la naturaleza. Lo cierto es que tomando un trago en una terraza, o en la playa donde se esté, los atardeceres en Ibiza son inolvidables. Pero el lugar ideal donde apreciarlo es Benirràs, que también está ligado al pasado hippie de Ibiza. Cuentan que de manera espontánea, y al ver la luz dorada que se proyectaba desde el mar, se comenzó a tamborilear. El ritual se repite en la actualidad todos los domingos de verano, el resto de los días igual vale emocionarse con el atardecer más dorado en esta playa.

Ibiza artesanías
Es Canar. Artesanías fabricadas totalmente en la isla que se venden en puestos de mercado hippy, muy característicos de las ventas callejeras en Ibiza.
Es Canar. Artesanías fabricadas totalmente en la isla que se venden en puestos de mercado hippy, muy característicos de las ventas callejeras en Ibiza.

Ibiza - Ciudad Vieja
Ciudad Vieja. El casco antiguo de Ibiza mantiene las históricas murallas, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. La Ciudad Vieja es el centro de gobierno, comercial y Cultural de Ibiza.
Ciudad Vieja. El casco antiguo de Ibiza mantiene las históricas murallas, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. La Ciudad Vieja es el centro de gobierno, comercial y Cultural de Ibiza.

Una noche alocada

Ibiza noche

Estamos en Ibiza, y por más que lo hagamos en modo desconectado ¿por qué no abandonar una vez la ropa de playa y aventurarse a lo que depare la noche? Los municipios de San Antonio e Ibiza son los hotspots de bares y discotecas, muchas de ellas emblemáticas, como Pachá, Amnesia, Privilege, Es Paradis, Lío, DC 10, o Ushuaia Beach Hotel; algunas para pasarse toda la noche, otras con fiestas desde la tarde hasta la medianoche; unas en versión más chill, otras donde deslumbrarse con efectos, performances y música toda la noche. Opciones de diversión diferentes también son los Beach Clubs, donde ver la puesta del sol con música y tragos. Y totalmente diurno es sumarse a una fiesta en un barco, con comida, bebidas y mucho baile, para volver al puerto al atardecer.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...