Cargando...
Prueba de los metales a los juguetes

Ciencia > EXPERIMENTOS CIENTÍFICOS

La prueba de saliva a 3 mil juguetes y otros testeos que el LATU realiza a la tecnología

Los productos del día a día atraviesan pruebas rigurosas en Uruguay que certifican si puede ser comercializado o no

Tiempo de lectura: -'

07 de octubre de 2021 a las 05:03

Por Lautaro Brum - Especial para Cromo

¿Qué tienen en común el casco que utiliza quien viaja en moto, los calefones para calentar el agua con la que te bañás y los juguetes favoritos de los niños? Un proceso riguroso de certificación en un laboratorio reconocido de Uruguay (LATU).

Los procesos están acreditados ante el Organismo Uruguayo de Acreditación (OUA) de acuerdo con las normas UNIT (Instituto Uruguayo de Normas Técnicas). Es decir, el LATU está habilitado para brindar estos servicios, ya que cuenta con la competencia técnica, tecnológica y la infraestructura necesaria para realizar la tarea.

Para otorgar las certificaciones, el laboratorio realiza inspecciones, auditorías a fábricas, diferentes tipos de ensayos en sus propios laboratorios y seguimiento en el mercado según los sistemas de certificación de cada producto. 

El LATU es uno de los tres certificadores que actúan en Uruguay, los otros dos son UNIT y LSQA. “Lo que hacemos es informar a los fabricantes de los productos los resultados obtenidos”, explicó Ricardo Hourdebaigt, gerente de Certificación del LATU. 

En el área de certificación de productos trabajan aproximadamente 30 personas, divididas por sectores, dependiendo del producto que estudien.

Para que no se te pinche el calefón

La durabilidad del calefón de tu casa cumple con muchas exigencias. Ellas son controladas por los certificadores del LATU, quienes se basan en criterios estipulados por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (URSEA) y de la División Nacional de Energía (DNE). 

Cada calefón que se ensaya y certifica en el LATU es nuevo, ninguno es usado. Una de las pruebas esenciales es el ensayo eléctrico. Si falla, se da de baja al producto, dejándolo sin posibilidades de pasar por las demás pruebas.

A su vez, el laboratorio determina la eficiencia energética de los calefones, es decir, el comportamiento que tendrá una vez instalado en el hogar del consumidor. Este estudio resuelve qué categoría (A, B, C, D) se le otorga al producto. Mientras más eficiente sea, mejor categoría tendrá. Ese rótulo está especificado en el calefón de tu hogar.

Dentro de este proceso es importante que el laboratorio cumpla con algunas reglas para que el testeo de los calefones se logre satisfactoriamente. Una es la temperatura del laboratorio. 

La sala tiene que estar a una temperatura de 20 grados. Luego, el calentador de agua entra en funcionamiento y lo dejan estabilizar hasta que llegue a 65 grados. Una vez que el producto alcanza esa temperatura, comienza el ensayo y el laboratorio se cierra por 48 horas. “Pasado ese tiempo, finaliza la prueba y las gráficas de evaluación de consumo, potencia y voltaje determinarán la categoría que se le otorga al calefón”, declaró Pedro Tornoni, analista del departamento de Materiales y Productos Forestales.

Prueba del calefón

Los calefones de baja categoría se usan mucho en las casas de verano. “Si yo tengo un calefón en una casa que voy una vez al año, poco importa su eficiencia, lo sustancial es que caliente rápido. En cambio, si lo utilizo todos los días, la ecuación es distinta, ahí sí es determinante la calidad”, manifestó Hourdebaigt.

Para evitar muertes de motociclistas

La utilización del casco puede salvar la vida de un motociclista. El control de calidad de este objeto es otro de los procesos rigurosos que lleva a cabo el LATU. Se basa en criterios de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (UNASEV).

Uno de los ensayos de seguridad es el llamado “penetración de cascos': dejan caer una pesa desde un metro de altura hasta que golpea el objeto. Luego, evalúan la caída y si logró dañarlo. 

Existe otra prueba clave en el proceso de certificación: la de absorción de impacto. “Utilizamos un plato de accesorio que cuenta con una celda de carga. Lo dejamos caer desde una altura más alta que en el ensayo de penetración de cascos. Cuando la masa cae y pega en el casco, medimos el voltaje de la celda de carga”, indicó Andrés Venturini, analista del departamento de Materiales y Productos Forestales. 

Prueba de absorción de impacto

La idea es que el casco absorba toda la fuerza de la prueba, para asegurar que la persona no recibirá esa energía en el caso de sufrir un accidente. El casco puede tomar determinada cantidad de energía. Si absorbe más de 2 mil decanewtons, no obtendrá la certificación. 

También se hacen otros testeos por ejemplo, pruebas de inflamabilidad, manejo de masas para ver la rigidez del casco y asegurarse de que no se parta. 

Tus juguetes preferidos

LATU testea 3 mil juguetes por año para todas las edades. Los procesos de certificación de esta área están regulados por la Dirección Nacional de la Industria (DNI).

Los juguetes pasan por diferentes tipos de ensayos antes de ser certificados: caída, partes filosas, bordes agudos, partes pequeñas y ensayos eléctricos. Todos se aplican para garantizar la seguridad del niño y sus tutores. 

Existe hasta una evaluación de rotulado de etiqueta. Ahí se encuentran las recomendaciones para el adulto, donde puede ver si el producto es apto para la edad del niño.  “El rotulado de etiqueta es muy importante dentro del proceso de certificación. Hasta hay que especificar si el envoltorio del juguete tiene grapas, ya que muchas veces el niño juega más con el envoltorio que con el juguete“, aseguró Venturini.

Otro ensayo que hacen es el de sonido. Es una prueba clave para determinados juguetes, ya que deben tener una cantidad de volumen específico. Si sobrepasa los límites establecidos puede lastimar la capacidad auditiva de los niños. “La prueba varía según las características del juguete. No es lo mismo testear un juego de mesa, un sonajero o un teléfono. Cada uno tiene diferentes niveles de sonido y la prueba debe adecuarse a ello”, dijo Venturini.

El LATU diseñó un estudio de sonido para realizar estas pruebas. Lo separan de los constantes sonidos del laboratorio, con aislantes en las paredes y en el suelo, para lograr la mayor cantidad de silencio posible a la hora de realizar los testeos..

Allí utilizan un sonómetro. “El juguete siempre tiene que estar a dos centímetros y medio del aparato. Lo esencial de este ensayo es buscar sonidos desfavorables del juguete. El sonómetro se encarga de localizarlos si el juguete es defectuoso”, afirmó Venturini.

Prueba del Sonómetro

La prueba química a los juguetes

En otro sector del laboratorio, un grupo de expertos realiza ensayos químicos a los juguetes. Los dividen en dos grupos: los “generales” y los que son para una franja etárea más pequeña. 

Los niños más pequeños suelen agarrar juguetes y metérselos en la boca. Una de las pruebas consiste en sumergir los objetos en una solución que simula la saliva de un niño y determinar si alguno de los metales del juguete se adhiere a la saliva. “A partir de este ensayo analizamos que cada uno de los componentes de los juguetes no liberen sustancias tóxicas para los niños”, sostuvo Elena Darre, analista del departamento de Espectrometría Atómica de Alimentos y Medio Ambiente. 

Diferentes metales que se prueban en los juguetes

Además de juguetes, en este departamento también testean artículos escolares -lápices, marcadores y pinturas- ya que algunas escuelas les exigen a los proveedores que sus productos cuenten con este análisis. 

Darre señaló que los ensayos que llevan a cabo son de los más importantes dentro de la certificación. “Primero testean la parte física de los objetos, pero con los resultados de nuestras pruebas las empresas reciben el resultado final para poder determinar si pueden comercializar sus productos o no”, sentenció.

Todos los años el LATU recibe miles de juguetes, calefones y cascos para ser testeados. Su comercialización no es tan simple como parece. Tal vez no lo sabías, pero para disfrutar de estos accesorios con total tranquilidad, deben pasar por estos rigurosos estudios dentro del reconocido laboratorio uruguayo.
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...