Ciencia > ECLIPSE

Lo que aprenderán los científicos sobre la "superluna azul de sangre"

Los fenómenos astronómicos del 31 de enero ayudarán a saber más sobre la superficie de la Luna

Tiempo de lectura: -'

24 de enero de 2018 a las 11:35

El eclipe lunar del 31 de enero –que no será visible desde Uruguay– les dará a los astrónomos la oportunidad de estudiar qué sucede cuando la superficie de la Luna se enfría rápidamente.

Ese día coinciden tres fenómenos: es una luna "azul", es decir, es la segunda luna llena del mes; es una superluna porque el satélite estará cerca de su perigeo o punto más cercano a la Tierra; y además habrá un eclipse lunar, lo que le dará temporalmente un tinte de color rojizo conocido como "luna de sangre". En síntesis, la luna del 31 de enero es una "superluna azul de sangre".

"Durante un eclipse lunar, la oscilación de la temperatura es tan dramática que es como si la superficie de la Luna pasara de estar en un horno a estar en un congelador en unas pocas horas", dijo en un comunicado Noah Preto, científico adjunto del proyecto LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) de la NASA.

Normalmente, las transiciones dentro y fuera de la oscuridad y los cambios de temperatura se producen a lo largo de un día lunar, el que dura 29 días y medio de la Tierra; no obstante, un eclipse lunar induce estos cambios a gran velocidad.

Al estudiar este fenómeno, los científicos comprenderán algunas características del regolito, la mezcla de tierra y rocas sueltas en la superficie y cómo cambia con el tiempo. Para esto, científicos del Observatorio Haleakala de Hawái utilizarán una cámara térmica.

"En la oscuridad, muchos cráteres y otras características familiares no se pueden ver, y áreas normalmente no descritas alrededor de algunos cráteres comienzan a 'brillar', porque las rocas todavía están calientes", dijo Paul Hayne, del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado en Boulder.

Este tipo de información es útil para buscar sitios de aterrizaje adecuados y para comprender la evolución de la superficie de la Luna.

"Estos estudios nos ayudarán a contar la historia de cómo los impactos grandes y pequeños están cambiando la superficie de la Luna durante un tiempo geológico", comentó Petro.

Comentarios