Tecnología > Internet

Los efectos de ser un hipocondríaco digital

Expertos refieren a las consecuencias de buscar información (no fidedigna) en internet sobre afecciones a la salud

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2019 a las 05:03

Por Débora Slotnisky - Especial para Cromo

Tener un malestar corporal, googlearlo y “recibir un diagnóstico” para nada alentador. Así actúa un cibercondríaco o también un hipocondríaco digital. Se trata de un comportamiento obsesivo por la salud que lleva a buscar de forma muy frecuente información acerca de enfermedades que cree o teme padecer.

Este usuario intenta encontrar información relacionada con tratamientos, síntomas o efectos y llegar a sitios con información fidedigna, pero también a foros y sitios con data improvisada, no científica e inventada. 

¿Cómo es este público? Por lo general, siente que su médico no lo está diagnosticando de manera correcta. Entonces, decide investigar por cuenta propia en la web para dar con la verdadera enfermedad que, en teoría, padece.

Según varios estudios, quienes sufren cibercondría son pesimistas e inseguros, pues creen que cualquier síntoma mínimo podría ser el indicio de una enfermedad grave, y quieren averiguar cuanto antes cuál es.

También se trata de individuos que suelen ser obsesivos con su cuerpo. Este fenómeno encuentra su origen en la hipocondría, que es la preocupación e incluso el miedo a padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación personal de un signo que manifiesta el cuerpo. Ejemplo de esto puede ser pensar que un lunar implica tener una enfermedad cutánea, o que la tos significa que algo malo ocurre con los pulmones. Según estudios, la hipocondría suele aparecer en la edad adulta, y esta sensación de temor persiste aunque el médico indique que el paciente está sano.   

Las consecuencias

Lejos de ser un asunto menor, el autodiagnóstico puede acarrear serios problemas. Y eso se debe a muchas razones, entre ellas, a que las enfermedades no se manifiestan de igual forma en todas las personas, por lo que dos pacientes con síntomas similares pueden presentar dolencias diferentes.  Además, las respuestas arrojadas por blogs y sitios web pueden desencadenar una crisis de ansiedad, ya que justamente no han sido redactadas por un profesional idóneo.

Incluso, hay foros donde cualquier persona coloca comentarios a modo de asesoramiento con respecto a lo que habría que hacer ante un determinado síntoma o enfermedad. Por último, el hecho de revisar información en internet puede llevar a evitar acudir a la consulta, algo que los médicos no recomiendan.  

En muchos casos los que manifiestan hipocondría digital suelen visitar menos al médico y son más proclives a la automedicación y a optar por recetas caseras que pueden ser peligrosas para la salud.

Hipocondría, palabra clave 

“En Uruguay se trata de un problema de la misma magnitud con la cual se presenta en el resto del mundo”, señala Roberto Balaguer, psicólogo, escritor e investigador de la cultura digital. El especialista indica que la información online puede ser un arma de doble filo. “Si estamos ante alguien que no es hipocondríaco puede servir para que se informe sobre su salud, y hasta ayudar al médico a llegar a un mejor diagnóstico. El problema es que muchas veces la gente lee en foros y en fuentes donde los datos no están chequeados”, comenta. El cibercondríaco digital, al tener un perfil obsesivo y neurótico, busca aquella información que “confirme sus temores y dudas permanentes respecto la enfermedad”  y también siente que el sistema médico “no lo comprende”, agrega.

Balaguer indica que hay levemente más hombres que mujeres que manifiestan esta tendencia: “Se trata de personas que tienen temor a la muerte, al desamparo, donde la enfermedad es el punto de partida o el inicio de algo peor, que incluso podría desencadenar un desenlace fatal”.

La nueva política de Google

En Google  informan que en América Latina una de cada 20 búsquedas es sobre información relacionada con la salud: ya sea síntomas, tratamientos o medicamentos. Dada la relevancia de este hábito, la empresa decidió lanzar una iniciativa concreta y práctica:  “Desde hace un tiempo mostramos información en español sobre más de 900 condiciones de salud comúnmente buscadas en varios países de la región”, informa la empresa.

En concreto, estos datos se presentan como tarjetas que proporcionan un marco de información común sobre cada condición médica, incluyendo una descripción general, síntomas comunes y vías de tratamiento. Para algunas enfermedades, también hay ilustraciones de alta calidad hechas por médicos con licencia. “Una vez que el usuario obtiene información básica de Google, debería ser más fácil investigar más en otros sitios de la web o saber qué preguntas hacer a tu médico”, señala el blog de la empresa en un texto donde explica que han tomado esta medida a raíz de la cantidad de consultas sobre salud que registran a diario.

Por otro lado, para combatir la cibercondría, la medida a tomar es simple: entender que para llegar a un diagnóstico preciso hay que saber sobre medicina y que para ello es fundamental ir a ver a un especialista que le dedique el tiempo necesario para evacuar todas las consultas.

Otros problemas derivados de la alta exposición a Internet

Buscar compulsivamente en internet sobre cuestiones vinculadas a la salud no es el único problema que se observa en la vida online. De hecho, hay dos siglas que resuenan cada vez con más fuerza: el uso patológico de internet (PIU, por sus siglas en inglés), que tiene que ver con el uso excesivo y compulsivo de la web para múltiples actividades –ya sea para leer las noticias, conectarse a las redes sociales, escuchar música, ver videoclips, jugar con otras personas–.

También, el Fear of Missing Out (FOMO), que es el miedo a perderse de algo que esté sucediendo en línea, con lo cual el usuario está largas horas en distintas plataformas.  Al respecto, se estima que hoy podría afectar al 70% de la población mundial, de acuerdo al Global Web Index, el FOMO afecta por igual a hombres y mujeres. El segmento que más lo padece tiene entre 16 y 24 años (33 %), seguido por el que tiene entre 25 y 34 años (29%).

Por otra parte, en cuanto a sus actividades digitales, quienes padecen FOMO por lo general están activos en muchísimas redes sociales, como Facebook, Twitter, Facebook Messenger, Instagram, WhatsApp y Snapchat. 

Pero dado que nuestro smartphone y computadora nos permiten hacer cada vez más tareas a través de ellos, y por eso es que crece de forma constante nuestro tiempo de permanencia frente a las pantallas, ¿cómo saber si estamos haciendo un uso lógico o uno abusivo? En este sentido, una pista podría ser zambullirse en el mundo online para esquivar la vida real, y hacer que la parte central de nuestras vidas pase por las pantallas.  

Al respecto, un nuevo estudio realizado por la Universidad de Berkeley, Estados Unidos, descubrió que la información online actúa sobre el sistema de recompensas que produce dopamina en el cerebro de la misma manera que lo hace el hecho de conseguir dinero o ingerir alimentos.

El hecho de estar demasiado expuestos a contenido en internet toma relevancia. Cuatro de cada 10 personas utilizan internet “en todo momento” y solo cinco en “algunos momentos del día”, según la 5ª Encuesta de Conocimientos, Actitudes y Prácticas de Ciudadanía Digital, que realiza la Agencia del Gobierno Electrónico (Agesic). Además, el 85% de los encuestados usa internet todos los días, y la penetración de internet es de casi 100%. 

Consejos para informarte online

Evidencias
Expertos consultados por la BBC dan algunas sugerencias para buscar información sobre tu salud en internet. La que consideran más importante es que los consejos estén basados en evidencias comprobables. 

Quién lo financia
En segundo lugar, sugieren que lo importante es saber quién financia el sitio web que estás leyendo. Según la BBC, no hay una ley sobre conflictos de interés que obligue a las empresas a decirle a los usuarios que indiquen cuando están dando una información que en el fondo es una forma de promocionarse a sí mismas. Algunos, si bien no tienen el nombre original de la institución que representan, sí lo aclaran en una parte de la página. Por ejemplo, MedlinePlus.gov es el sitio de referencia de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Ser específico
Ser claro y específico es una práctica buena para encontrar datos certeros sobre el problema que estás padeciendo. Si alguien tiene presión alta, por ejemplo, recomiendan agregar “información al paciente” para que aparezcan resultados primarios sobre la enfermedad que se está buscando. 

Información gubernamental
Google tiene algunos comandos que, para el común de los usuarios, pueden ser desconocidos. En este sentido, para acceder a informaciones de una enfermedad que solo aparezcan en sitios web del gobierno uruguayo se puede buscar “cáncer” sumado a “site:gub.uy”. De este modo, aparecerán resultados vinculados a la enfermedad que solo estén en sitios web administrados por instituciones públicas. Lo mismo se puede hacer para acceder a información del gobierno de Estados Unidos (utilizando site: .gov).

Cuidado con los foros
Muchas veces los foros pueden significar un grupo de apoyo para quienes empiezan a sufrir una enfermedad y buscan respaldo psicológico en línea. En este sentido, la médica y divulgadora escocesa Margaret McCartney, asegura a la BBC que muchos de estos sitios pueden estar financiados por compañías que tienen “algo para vender”. Entonces, muchos terminan aceptando dinero de la industria farmacéutica e insisten en que los consejos que se den estén basados en evidencias. 

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...