Los nuevos dispositivos prohibidos en los aviones

Las aerolíneas se oponen a las baterías de ion de litio y a los visores de realidad virtual

Tiempo de lectura: -'

22 de enero de 2017 a las 05:00

Los regalos ya se abrieron. Las baterías se cargaron. Es posible que algunos de esos nuevos dispositivos hayan sido diseñados para que los viajes aéreos sean menos estresantes y más productivos. Aun así, a la hora de abordar un vuelo, algunos aparatos no están permitidos a bordo.

Los dispositivos que funcionan con baterías de ion de litio pueden causar problemas; las aerolíneas tampoco permiten los visores de realidad virtual. Incluso otro tipo de accesorios de viaje no electrónicos pueden causar preocupación.

Durante la temporada de fiestas de 2015, las aeropatinetas fueron incluidas en las listas de artículos prohibidos de las aerolíneas debido a su propensión a incendiarse. Esta vez, se esperaba que los drones fueran el blanco del escrutinio, dependiendo de la potencia de sus baterías.

Según las regulaciones sobre artículos peligrosos de la Organización Internacional para la Aviación Civil, las baterías de ion de litio con energía mayor a 100 vatios-hora no están permitidas en los aviones de pasajeros sin autorización previa de la aerolínea. Las baterías con energía mayor a 160 vatios-hora tampoco se pueden incluir ni en el equipaje de mano ni en el despachado.

Las pruebas realizadas por los organismos de aviación establecieron que las baterías de litio pueden autoprenderse y arder con un calor de aproximadamente 600 grados.

Con sus teléfonos, tabletas, cámaras y laptops, muchos pasajeros llevan a bordo varios dispositivos activados por baterías. En un jet de cuerpo ancho, eso podría representar más de mil baterías en la cabina de pasajeros. Y en ocasiones se incendian.

Esa es la razón por la cual, cuando el smartphone Samsung Galaxy Note 7 fue retirado del mercado en setiembre, el Departamento de Transporte de Estados Unidos los prohibió en todos los vuelos.

Samsung Note 7

Restringidos o prohibidos

Los sitios web de las aerolíneas en general ofrecen las listas detalladas de los artículos prohibidos, restringidos o peligrosos. Pero es difícil seguir el ritmo del mercado, como con los muy vendidos visores de realidad virtual. En 2016, se compraron más de seis millones de estos aparatos, según SuperData, una firma de investigación de mercado.

La realidad virtual da a los usuarios una experiencia visual y auditiva inmersiva para juegos y películas. Pero usar los visores y los audífonos que cubren las orejas puede hacer que los usuarios se aíslen de lo que sucede alrededor de ellos. Esta es la razón por la cual algunas ciertas aerolíneas han empezado a prohibir su uso durante el rodamiento, el despegue y el aterrizaje.

"Si la persona se desconecta de su propia conciencia situacional, está incrementando el riesgo de lesionarse si hay una evacuación", dijo Jonathan Jasper, gerente de seguridad en cabina de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés), un grupo de la industria de las aerolíneas.

Realidad virtual

"La indicación en todas las aerolíneas es no permitirlos" durante esas partes del viaje, dijo Jasper acerca los visores. "Necesitan que sus pasajeros estén conscientes de lo que les rodea".

Jasper se reúne aproximadamente cada seis semanas con los representantes de seguridad de 17 aerolíneas, para analizar los riesgos y peligros de la nueva tecnología y considerar si hay que determinar nuevas restricciones.

"La labor de una aerolínea es no molestar a los pasajeros antes de que aborden", dijo Jasper. Pero estas empresas sienten la necesidad de mantenerse atentas sobre las cosas que los pasajeros llevan consigo en los aviones.

Cautela

Antes de permitir a los pasajeros usar dispositivos electrónicos en vuelo, la Administración de Aviación Federal de Estados Unidos (FAA, por su sigla en inglés) requiere que las aerolíneas realicen pruebas para asegurarse de que los artículos no interfieren con el equipo de aviación y de comunicaciones de los aviones.

"El GPS emite más interferencia magnética que un teléfono móvil y un teléfono móvil con GPS más aún", dijo Jasper.

Si la aerolínea no está segura, debe ser cautelosa y decir no, afirmó. El siguiente paso sería transmitir esa información a los asistentes de vuelo.

Productos controvertidos

No todos los artículos de mano cuestionables son electrónicos. El almohadón inflable Fly-Tot, por ejemplo, cabe en el piso frente a los asientos y crea una superficie plana en la que los niños pueden acostarse durante el vuelo. Funcionarios de seguridad están analizando este producto porque potencialmente podría causar acumulación de calor durante el vuelo debajo de los asientos, en ciertos tipos de aviones. El fabricante, por su parte, trabaja para modificar el almohadón con el fin de reducir esa posibilidad y el riesgo de que el dispositivo pueda bloquear las ventilaciones de descompresión ubicadas en el piso.

"Hemos estado trabajando de cerca con el comité de seguridad en cabina de la IATA para asegurarnos de que nuestro producto cumpla todos los lineamientos de seguridad para su uso en aviones", dijo Winnie Lu, una de las inventoras.

fly-tot almohadón.jpg

Otro accesorio para vuelos que no comenzará a ser enviado los clientes hasta principios de este año es la Modobag. Pero ya está creando controversia en las aerolíneas. Se trata de una maleta motorizada destinada a que los viajeros se monten en ella mientras se desplazan por el aeropuerto y luego la transporten como como equipaje de mano.

Cuando Kevin O'Donnell, un emprendedor e inventor de Chicago, anunció el producto, prometió que la Modobag "cambiaría la manera en que viaja el mundo". Esto no sucederá si Delta Air Lines se sale con la suya. La aerolínea ya prohibió esas maletas transportadoras en sus vuelos, citando los mismos riesgos potenciales de su batería que llevaron a que las aeropatinetas fueran prohibidas en la mayoría de los aviones.

"E l problema son las poderosas baterías de ion de litio -mal etiquetadas- que activan estos dispositivos", dijo Ashton Morrow, una vocera de Delta. Afirmó que la aerolínea revisó las especificaciones del producto y encontró que los fabricantes no ofrecen detalles suficientes sobre el tamaño o potencia de las baterías.

La maleta emplea un motor eléctrico de 200 vatios que se alimenta de dos baterías de ion de litio de 12 voltios cada una. Para una carga completa se necesita una hora.

El inventor, por su parte, declinó ofrecer la especificación de la potencia de la batería de la Modobag. En un correo electrónico explicó que el producto pasa por una segunda serie de pruebas, para "asegurarnos de que nuestras baterías cumplan o superen los requerimientos de seguridad".

Los clientes ya encargaron 400 maletas que serán enviadas en febrero, informó. Así habría tiempo para que otras aerolíneas evalúen estas nuevas maletas antes de que empiece la siguiente temporada de regalos.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...