Tenis > ABIERTO DE ESTADOS UNIDOS

Naomi Osaka se llevó el US Open pero no tuvo su fiesta debido a Serena

Con apenas 20 años se convirtió en la primera japonesa en ganar un Grand Slam, pero su ídola opacó todo gritándole al juez quien le quitó un punto 

Tiempo de lectura: -'

09 de septiembre de 2018 a las 11:01

De la acusaciones de "ladrón" y "mentiroso" de Serena Williams a la amonestación del juez, pasando por la polémica, los abucheos del público de Nueva York y el triunfo con lágrimas y cara de circunstancias de la joven Naomi Osaka, primera japonesa en conquistar un Grand Slam este sábado, la final del Abierto de Estados Unidos fue para la historia.

Frustrada por el pujante tenis de su oponente y una decisión arbitral que luego calificaría de "sexista", Williams increpó al juez de silla, rompió una raqueta, fue penalizada con la pérdida del antepenúltimo juego, y acabó perdiendo para conformándose con un segundo lugar que le impidió igualar el récord de 24 Grand Slams de la australiana Margaret Court.

Osaka, de 20 años, pasó por encima de su rival por 6-2, 6-4 en apenas una hora y 20 minutos en un encuentro en el que la estadounidense y favorita se fue descentrando progresivamente: Williams empezó recibiendo una amonestación en el segundo juego del segundo set por recibir órdenes de su entrenador, y fue penalizada con un juego tras el séptimo, al llamar "ladrón" al árbitro portugués Carlos Ramos.

En un encuentro entre dos generaciones, entre el presente y el futuro del tenis mundial, Osaka levantó el primer título de Grand Slam para Japón. 

Hizo historia en la Arthur Ashe de Nueva York ante una leyenda del deporte que buscaba igualar a Court como la tenista más condecorada de todos los tiempos pero tendrá con esperar, al menos, hasta el Abierto de Australia, con 37 años.

Porque Osaka recordó a la versión post-adolescente de Williams: dominó con su saque, controló con su resto y firmó varias derechas solo al alcance de la propia Serena o de su hermana, Venus. 

Ambas se habían enfrentado únicamente en Miami, poco después de que la estadounidense reapareciera en el circuito tras ser madre hace un año. Entonces, la japonesa no tuvo piedad y ganó 6-3, 6-2.

En Flushing Meadows, más de lo mismo. Osaka le quebró el saque en el tercero (2-1) y también en el quinto (4-1) y, tras poco más de media hora, ya había logrado la primera manga.

La segunda, en cambio, estuvo marcada por la polémica. Williams firmó una ruptura temprana, devuelta deprisa por su contrincante y, tras ser penalizada con el octavo juego (5-3), bajó los brazos y cedió el cetro a la japonesa, reconocida admiradora suya.

AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...