Niños que sufren bullying y tienen problemas de aprendizaje no quieren ir a la escuela

Experta mexicana advierte que en ocasiones es necesario contar con un acompañamiento psicológico

Tiempo de lectura: -'

17 de agosto de 2018 a las 05:00

El bullying y los problemas de aprendizaje son las principales causas por las que los niños no quieren volver a la escuela y pueden presentan ansiedad, insomnio y síntomas de depresión, según la experta mexicana en estudios de la infancia, Claudia Sotelo Arias.

"Después de estar un mes y medio con su familia, el hecho de separarse siempre provocará algún grado de ansiedad y temor. El problema se presenta cuando los niños padecen los síntomas descritos de una forma aguda y persistente", apuntó la directora del Centro de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI), Clauda Sotelo Arias.

La especialista sostuvo que si esto se extiende por más de 15 días del ingreso a clases es indispensable prestar atención "porque detrás del miedo de ir a la escuela, puede haber un problema más serio".

Según Sotelo, el miedo a ir a la escuela se deriva de tres problemas principales: el bullying, que según cifras de su organización afecta al 50% de los niños; la sobreprotección, que se presenta en 30 % de los casos, y los problemas de aprendizaje, que se da en 20 % de los infantes.

La especialista explicó que el bullying refiere a un problema de acoso escolar constante. Por su parte, un niño es sobreprotegido cuando no aprende a tener autonomía y al momento de ir a la escuela hace berrinches por el miedo a la separación de sus padres.

En tanto, cuando tienen problemas de aprendizaje se ven frustrados constantemente porque su aprovechamiento escolar no es bueno y "sienten frustración, depresión y verán minada su autoestima", señaló.

Por ello, según la experta, es fundamental tomar medidas inmediatas, "como detectar los escenarios y motivos del acoso escolar, implementar medidas para atenuar la separación con los padres y determinar el origen del bajo rendimiento escolar".

La experta agregó que para atender estas problemáticas es necesario el acompañamiento psicológico a niños y familiares, así como la asesoría especializada en caso de que los niños muestren problemas de aprendizaje.

Comentarios