Estilo de vida > LUGARES

Nueva Orleans: una mixtura única

Una ciudad con una personalidad muy fuerte por un ensamble étnico que se refleja en su cultura, es un lugar irresistible y lleno de color

Tiempo de lectura: -'

12 de marzo de 2018 a las 05:00

La original gastronomía cajún, proveniente de descendientes franco-canadienses radicados en Luisiana, y el jazz, son sin duda los rasgos identificatorios de Nueva Orleans, características más que suficiente para viajar a una ciudad que seduce por su intensidad.

Su mix cultural y étnico son los ingredientes que aportan un perfume especial a este lugar, con influencias africanas (era puerto de ingreso de los esclavos que venían de África a todo el sur de Estados Unidos), francesas y españolas (por haber sido colonia de ambos países), inglesa y creole (el término viene de criollo: lo que se origina de la mezcla del elemento colonial europeo y del no europeo).

La visita a Nueva Orleans debería tener como punto de inicio el French Quarter, o Vieux Carré (en francés significa plaza antigua) –el Barrio Francés– que se remonta al siglo XVIII, a la época del gobernador Jean-Baptiste Le Moyne de Bienville. Es la zona más antigua de la ciudad del jazz y la más turística, donde se concentran hoteles, bares, restaurantes y discotecas, en un área que se recorre a pie, en un entorno de edificaciones de la etapa colonial francesa y española que desde la primera parte del siglo XX están protegidas por ley y prohibida su demolición. Los terrenos altos donde se levantó esta urbanización, explica que no haya sufrido los efectos devastadores que provocó el huracán Katrina, que significó un antes y un después para una ciudad que huele a puerto.

Su mix cultural y étnico son los ingredientes que aportan un perfume especial a este lugar

Una de las calles que define la vida del Barrio Francés, es la Bourbon Street. Su agitada vida nocturna es la característica principal, hasta signada por su propio nombre. Sin embargo, la avenida principal es la elegante Royal Street, donde se encuentran las galerías de arte y casas de objetos antiguos. Dentro del French Quarter, un lugar especial lo ocupa Jackson Square, la Plaza de Armas de Nueva Orleans. Un lugar lleno de vida, en el que se puede disfrutar de espectáculos callejeros, donde se juntan artistas y músicos para deleite de los turistas. La plaza, que ocupa una manzana, fue concebida con los trazos de los jardines públicos parisinos.

Allí hay que conocer la Catedral de St. Louis, hermosa y grandilocuente por fuera y por dentro, tanto en su arquitectura como por sus vitrales; a ambos lados, se encuentran el Cabildo y el Presbiterio, que albergan museos. El Cabildo es considerado uno de los monumentos históricos más importantes de la ciudad, y es clave para entender el origen y desarrollo de esta zona.

Otro de los atractivos es el Mercado Francés, donde luego de traspasar su señorial portal, se ingresa a un mundo de tiendas de todo tipo, de venta de alimentos frescos, restaurantes y artesanías. Un clásico que no se debe pasar por es el Café du Monde, que, como explica su slogan, es el stand original del Mercado Francés desde 1862, una parada imprescindible para tomarse un buen café y probar algún bocadito típico local.

Nueva Orleans es más que el French Quarter, lo que se puede comprobar en sus variados y atractivos museos, plazas, shows musicales y en los paseos por sus cuidados jardines públicos, y que la muestran como una exquisita ciudad.

Frenchmen Street

Nueva Orleans respira música y los visitantes se pueden deleitar en muchos rincones, en un entorno más intimista y cool, como en Frenchmen Street o Calle de los Franceses. Es una especie de off Bourbon, llena de color y donde encontrar boliches con música en vivo, el mejor jazz, la opción más bohemia de diversión que puede incluir su temperamental gastronomía.

Museo

El Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial es uno de los mejores del país en su especie tanto por su concepción moderna como por sus exposiciones que incluyen relatos personales de quienes participaron en la contienda bélica, filmaciones, vehículos militares como tanques y aviones de combate, refugios... Es un paseo muy recomendable.

En barco por el Misisipi

Barco Natchez Nueva Orleans

El barco de vapor Natchez es el clásico que han recogido la literatura y el cine. Todavía se puede disfrutar de una histórica velada con almuerzo, brunch o cena, escuchando el jazz de la famosa banda de jazz Dukes of Dixieland. Una excelente opción para transportarse a otras épocas del sur de Estados Unidos.

Mardi Gras

Sin dudas, el evento del año es Mardi Gras, el festejo del carnaval, una celebración católica romana que se realiza el primer día de la Cuaresma (este año se celebró a partir del 9 de febrero). Es importante tener en cuenta este dato porque es un espectáculo imperdible (además es época de alta ocupación hotelera) que se repite todos los años. Los festejos incluyen todo tipo de fiestas, privadas hasta las populares y callejeras. Carrozas temáticas desde donde llegan los famosos collares con cuentas de colores, monedas de oro y plata (de cotillón) y otros souvenirs, que son recogidos y llevados de recuerdo por turistas y locales. Y para quienes visitan la ciudad fuera de estas fechas una recomendación es el Mardi Gras Museum of Costumes and Culture (el museo de disfraces y cultura de Mardi Gras), para conocer historia y anécdotas de esta celebración tan importante. Otro de los lugares de una enorme riqueza visual para profundizar más sobre el carnaval en Nueva Orleans es el Mardi Gras World, que ofrece lo más moderno en museo, donde los visitantes pueden probarse los trajes que se utilizan en esta festividad y ver cómo se crean los carros alegóricos.

mardi-gras Nueva Orleans

Treme y Congo Park

Por sus orígenes y su fuerte oleada de inmigrantes, Nueva Orleans es una ciudad llena de mística y leyendas. En ese sentido, una de las recomendaciones es realizar uno de los tours que visitan el Armstrong Park y el barrio histórico de Treme, centro de la cultura afroamericana de la ciudad. Aquí se puede conocer mucho más sobre el vudú, una religión originaria de África Occidental que llegó a la ciudad de mano de los esclavos; el Cementerio de Lafayette y el de San Luis –donde se encuentra la tumba de Marie Laveau, la reina de esta creencia, a quien sus seguidores le realizan un ritual todos los lunes–, y el rito funerario.

El evento más popular es Mardi Gras, el festejo del carnaval, una celebración que se realiza el primer día de la Cuaresma y que sorprende todos los años

También se puede visitar el Congo Park, un espacio abierto donde los esclavos y los negros libres se reunían en el siglo XIX y realizaban celebraciones en base a bailes tradicionales acompañados de tambores. En este barrio afroamericano más antiguo de Estados Unidos, está el corazón de los orígenes de la ciudad más poblada y famosa de Luisiana.

Huracán Katrina

Recorrer los lugares arrasados por el huracán Katrina en 2005 es uno de los itinerarios más impactantes que se pueden realizar en Nueva Orleans. Aunque hay city tours que ofrecen este servicio turístico, la mejor manera de conocer esta historia es contratando a un residente como guía. El circuito incluye el Barrio Francés, las zonas dañadas por las inundaciones, los cementerios históricos, la arquitectura, los jardines públicos de una ciudad que logró recuperarse y salir adelante luego de una catástrofe en la que murieron 1.836 personas, hubo 705 desaparecidos y 1 millón de casas afectadas.

Comentarios