Nacional > ATENTADOS

Ocho advertencias que Bush no escuchó antes del 11-S

En varios documentos se advirtió a la Casa Blanca sobre los inminentes ataques, pero Washington no reaccionó

Tiempo de lectura: -'

11 de septiembre de 2012 a las 11:27

Este martes se cumplen 11 años del atentado que conmocionó a Estados Unidos y el mundo: el ataque contra las Torres Gemelas y el Pentágono. A más de una década, las noticias sobre el atentado terrorista continúan apareciendo.

El diario The New York Times en su versión digital publica esta jornada una recopilación de advertencias ocurridas en 2001 que el entonces presidente de EEUU George W. Bush recibió sobre los ataques del 11-S y que no escuchó. La nota fue escrita fue Kurt Eichenwald, editor colaborador de la revista Vanity Fair y exreportero de The New York Times, es el autor de "500 Días: Secretos y Mentiras en la Guerra del Terror".

1º de mayo: La Agencia Central de Inteligencia dijo la Casa Blanca en un informe que "un grupo en la actualidad en los Estados Unidos" estaba planeando una operación terrorista.

29 de junio: En un documento se nombra por primera vez a Osama Bin Laden, incluyendo una entrevista del terrorista con un periodista de Oriente Medio en la que Bin Laden advirtió a los ayudantes de un próximo ataque. La C.I.A. repitió las advertencias en los escritos posteriores.

1º de julio: Un informe indicaba que la operación terrorista se había retrasado, pero "se producirá en breve." Algunos de los escritos de nuevo recordó a Bush que el tiempo de ataque era flexible, y que, a pesar de cualquier retraso percibido, el asalto planificado estaba por realizarse.

9 de julio: Sin embargo, la Casa Blanca no tomó medidas significativas. En esta fecha, en una reunión del grupo de lucha contra el terrorismo, un funcionario sugirió que el personal debía estar preparado especialmente en caso de un ataque de magnitud. La sugerencia fue bateada hacia abajo, dijeron, porque no habría tiempo para entrenar a nadie. En respuesta, la C.I.A. preparó un análisis donde casi le rogó a la Casa Blanca que aceptar que el peligro de Bin Laden era real. Ese mismo día, en Chechenia, Ibn Al-Khattab- un extremista que era conocido por su brutalidad y sus vínculos con Al Qaeda- dijo a sus seguidores que pronto sería una noticia muy grande. Esta información fue transmitida a la Casa Blanca, proporcionando más datos que apoyaban las advertencias de la CIA. Sin embargo, las señales de alarma no sonaron.

24 de julio: Se comunicó al presidente Bush que el ataque seguía siendo preparado, pero que había sido aplazado, tal vez por unos pocos meses. Pero el presidente no sentía que la información sobre posibles ataques eran suficientes, y en su lugar pidió un análisis más amplio sobre Al Qaeda, sus aspiraciones y su historia. En respuesta, el C.I.A. se puso a trabajar desde el 6 de agosto.

4 de agosto: A lo largo de ese verano (boreal), hubo acontecimientos que podrían haber expuesto los planes terroristas de Al Qaeda si el gobierno de Estados Unidos hubiera estado en alerta máxima. En efecto, el 4 de agosto un saudí al que luego se le ha asignado un papel en los ataques del 9/11, fue detenido en el aeropuerto de Orlando, Florida, por un agente de aduanas por considerarlo en actitud sospechosa. Fue enviado de vuelta al extranjero. Dos semanas más tarde, otro co-conspirador, Zacarias Moussaoui, fue arrestado bajo cargos de inmigración en Minnesota después de despertar sospechas en una escuela de vuelo. Pero Washington no reaccionó.

6 de agosto: El presidente George W. Bush recibió una revisión de clasificados de las amenazas planteadas por Osama bin Laden y su red terrorista Al Qaeda. El documento considerado como "altamente secreto" que fue preparado por las agencias de inteligencia de Estados Unidos, indicaba: "Bin Laden decidido a atacar en EEUU" Unas semanas más tarde, el 9/11, Al Qaeda logra ese objetivo.

"¿Podría el ataque del 9/11 haberse evitado si el equipo de Bush hubiese reaccionado con urgencia a las advertencias contenidas en todos esos informes diarios? Nunca podremos saberlo. Y eso puede ser la realidad más dolorosa de todas".

Comentarios