Zikitipiú > Opinión / Gabriel Pereyra

Ojo, tanta seguridad puede terminar matándote

Se sigue confundiendo delito con violencia

Tiempo de lectura: -'

21 de febrero de 2018 a las 05:00

Hace unos días, aludiendo a la última matanza en un colegio de Estados Unidos (EEUU), tuiteé: "EEUU es más seguro que Uruguay, sí. Pero mandás a tu hijo al colegio y no sabés si regresa. 80 muertos en los últimos tiroteos en escuelas. Hoy fueron 17 estudiantes los asesinados".

No había terminado de arrepentirme de la frase "EEUU es más seguro que Uruguay", cuando empezaron a salirme al cruce los que sobre seguridad solo saben el miedo con el que viven, o los que saben algo más pero solo lo usan políticamente, para terminar luego con la original frase de "renunciá Bonomi". Tras el tuit hubo algunos rastreros que mencionaron a la niña Brissa González, violada y asesinada cuando se dirigía a la escuela, supuestamente como una comparación con lo que pasa a veces en colegios de EEUU. "Estados Unidos es mil veces más seguro que Uruguay", escribió otro de esos tuiteros a los que se les nota de lejos que si agarran un libro pueden hacer un edema de glotis.

Sin embargo, esas expresiones me dan ideas para escribir columnas como esta, con la esperanza de que tan solo uno llegue a comprender alguna cosa, que no significa coincidir con el que escribe.
Además, tratándose de EEUU, que estuvo presente en el debate local sobre inseguridad a través de menciones a la tarea del exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani y la teoría de la tolerancia cero, vale la pena alguna reflexión sobre estas reacciones. Antes, cabe mencionar que la referencia a Giuliani –a la que adhirió incluso el gobierno que trajo a alguno de sus asesores– estuvo muchas veces ausente de contexto y cargada de ignorancia, como lo fue desconocer que en el mismo período que Nueva York mejoró su seguridad lo mismo pasó en otras 10 grandes ciudades estadounidenses, sin Giuliani y sin tolerancia cero.

Ya he mencionado en este espacio que las estadísticas en general, y en particular las internacionales que buscan comparar países disímiles, pecan de carecer de contexto y de no diferenciar que una cosa es la inseguridad delictiva y otra la violencia, cuyo aumento es lo que más preocupa a las policías y expertos. Delincuentes que antes iban solo por lo material y ahora no les importa dejar el tendal de cadáveres, o la influencia del narcotráfico, en cuyo crecimiento y consolidación la violencia juega un papel central.

En EEUU hay 4,7 homicidios cada 100 mil habitantes, en Uruguay 7,6, en América del Sur 20 y la media mundial es de 6,2. Uruguay tiene 3,3 millones de habitantes, EEUU 324 millones.
Estados Unidos es seguro, ¿dónde? Ese 4,7 de asesinados cada 100 mil habitantes es una media. En Gary, Indiana, con 80 mil habitantes, tiene una tasa de criminalidad de 68. Venezuela, de los peores países en esta materia, tiene 58. EEUU es mil veces más seguro, depende. ¿Y Chicago? Tiene una tasa de 12, por encima de la de Paraguay o de Nigeria.

De los 157 homicidios cometidos en Uruguay en 2017, el 32% fueron aclarados por la Justicia, en tanto otro 15% la Policía los considera aclarados, pero dadas las circunstancias en que se dieron (ajustes de cuentas donde no hay quien quiera ser testigo) no pudo reunir pruebas para encarcelar al responsable.

EEUU aclara alrededor del 60% de los homicidios, pero en Chicago ese guarismo cae a 20%.
En 2016, mientras que el gobierno uruguayo informaba que ese año los homicidios habían caído 9,6%, en EEUU aumentaban 8,6%.

Morir en la escuela

Pero yendo al tuit que dio origen a disímiles reacciones, los insensibles que mencionaron a Brissa lo hicieron porque pueden recordar su nombre. Y lo recuerdan porque ella, como otros niños que en Uruguay murieron en circunstancias similares, son excepciones.

¿Alguien recordará con tanta facilidad el nombre de alguno de los 15 niños que en 1999 fueron masacrados en la secundaria de Columbine? Y cada vez se les hará más difícil recordar el nombre de niños muertos en esa circunstancia ya que desde aquella matanza unos 250 estudiantes fueron asesinados en centros de estudio, en ocasiones por otros niños armados a guerra. Mencionar a Brissa no solo es una inmoralidad sino que es de una deshonestidad intelectual aberrante como respuesta a alguien que dice "los mandas a estudiar y no sabés si regresan". No solo por la magnitud sino porque, salvo situaciones como las protagonizadas por un psicópata como el que mató a Brissa, casi no se tienen reportes de niños muertos en el transcurso de, por ejemplo, rapiñas.
Sí se tienen reportes de nenes asesinados por sus padres.

En EEUU, mil veces más seguro, murieron por balazos en un año más niños menores de 6 años que policías abatidos por delincuentes. En la potencia del norte cada año unos 3.000 niños son asesinados por malos tratos.

En los últimos 10 años, más de 20 mil niños estadounidenses fueron muertos en sus casas por miembros de la familia. "Eso es casi cuatro veces el número de soldados de EEUU muertos en Irak y Afganistán", dijo un informe de la BBC. Mil veces más seguro vaya a saber para quién.

Hasta los dientes

En Uruguay parece haber consenso entre gobierno y oposición en que sacar las armas de fuego de las calles puede contribuir a reducir la violencia. Según un estudio de la Universidad de Sídney, en Uruguay hay 32 armas cada 100 habitantes; en Estados Unidos hay 101 armas cada 100 habitantes.
Estados Unidos representa el 4,4% de la población mundial, pero sus ciudadanos poseen el 42% de las armas en manos civiles de todo el mundo.

¿Mil veces más seguro?, igual si vive allá debería cuidarse porque hay un pueblo calzado. Y esto no es delito, es violencia o potencial violencia, ¿se entiende?

Hablando de delitos y violencia hay algunas estadísticas que no se pueden comparar porque en el caso de Uruguay dan cero; por ejemplo los asesinados en actos terroristas. Un estudio del Instituto Cato señala que entre 1975 y 2015 hubo 3.432 asesinatos en EEUU en el contexto de actos terroristas.

Secuestros

A ver tú, amante de las estadísticas, esta pregunta seguro la sabés: ¿cuántos secuestros hay en Uruguay al año? Cero, perfecto, punto para ti.
Ahora ¿te cuento del mil veces más seguro EEUU?
Según el FBI, en EEUU se registran cerca de 800 mil desapariciones entre niños y adolescentes al año, de los cuales 200 mil son secuestrados por familiares y 58 mil por personas desconocidas o delincuentes.
Los expertos aseguran que tres de cada cuatro niños desaparecidos son asesinados en las primeras tres horas de secuestrados. Dan ganas de tener una seguridad como la de ellos, ¿no?

Todos presos

¿La cantidad de presos de un país refleja la cantidad de delincuentes y por tanto de inseguridad y por tanto de violencia?
En EEUU hay 2,2 millones de presos. De todos los presos del mundo, uno de cada cuatro lo está en una prisión estadounidense. A los que les gusta comparar y quedaron deslumbrados por esa tasa, tasa vacía, que revela la cantidad de homicidios por cantidad de habitantes y de allí concluyeron que allá es mil veces no sé qué, aquí va otra medición que se llama tasa de prisionización: en Uruguay hay 341 presos cada 100 mil habitantes, en EEUU 698.

Si la desigualdad es una forma de violencia, a usted que le gustan los números para comparar lo mal que estamos, le tiro otro: en EEUU los negros representan el 12% de la población, pero son el 40% de los presos. La gente negra es tres veces más propensa que la blanca a ser víctima de la policía.

El Estado asesino de niños

Ya que estamos en el tema presos y cárceles, EEUU tiene como país dos características que Uruguay no: 1) encierra a delincuentes de por vida y 2) se arroga el derecho de matar legalmente. En 15 estados aún rige la pena de muerte.

Pero aun dentro de estas dos medidas legales que otros países aplican, EEUU logra destacarse porque es el único que se las aplica a los niños: tiene unos 3.000 niños condenados a cadena perpetua.

Hasta 2005 aplicaba la pena de muerte a niños. Para quienes deben estar diciendo que a las lacras hay que matarlas sin importar la edad, aprovecho para dejarles una anécdota. El primer niño ejecutado en la silla eléctrica a la edad de 14 años en 1944, acusado de haber matado a dos niñas blancas, se llamó George Stinney Jr. Él era negro, obvio. Investigaciones posteriores permitieron ubicar al verdadero asesino. El pequeño George era inocente.

Violencia contra las mujeres

En Uruguay se registran unas 30 muertes de mujeres a manos de hombres por violencia doméstica por año. En EEUU esa cifra se ubica en 1.600.

Si apelamos a la estadística, en Uruguay hay 1 muerte al año cada 100 mil personas, mientras que en estados como Alaska es de 2,86 y en Nevada 2,29.

En Uruguay hay por año 6 violaciones cada 100 mil habitantes; en EEUU 27.

Un estudio de la Asociación Americana de Universidades reveló que más de 20% de las estudiantes de grado fueron víctimas de agresiones sexuales en 27 campus universitarios. Cerca de una de cada cinco (18,3%) mujeres y uno de cada 71 hombres (1,4%) son víctimas de violación en algún momento de sus vidas en EEUU.

¿Habrá sido mujer la que tiró la frase de mil veces más seguro?

Una legión de Pablos Goncálvez

Pero mujeres y niños tienen otra forma espantosa de morir en EEUU y es como víctimas de asesinos seriales.

Dicen los expertos que el único asesino serial que registra la historia en Uruguay es Pablo Goncálvez, con lo cual la cifra de muertes en este rubro se ubica en tres.

Desde mediados de 1970 se estima que los muertos a manos de asesinos seriales (en su enorme mayoría mujeres y niños) asciende a 1.000 en EEUU. Mil veces más seguro, dijo uno en Twitter.

Más violencia

No voy a seguir dando datos acerca de cómo EEUU es mil veces más seguro que Uruguay, pero voy a mencionar algunos asuntos que tienen que ver con la violencia.

¿Fracaso en políticas preventivas? En el último año murieron más estadounidenses por sobredosis de drogas que por accidentes de tránsito. Las muertes por sobredosis son bastante inusuales en Uruguay aunque las hay, pero en la potencia del norte mueren solo por sobredosis de opioides 60 personas al día, según el Consejo Nacional de Seguridad.

Algún dato más para quienes siguen sin diferenciar delito de violencia y creen que la pincelada de una estadística es el cuadro entero: esta semana 25 niños morirán en EEUU por lesiones de arma de fuego. Entre 2007 y 2015 los suicidios en los menores de edad aumentaron 60%.

Y está Trump

En un programa de Netflix en el que David Letterman entrevista a Barack Obama, el expresidente alude a un debate entre dos senadores en el que uno reclamó que se respetara su derecho a la libre opinión. El otro le dijo que sí, que tenía derecho a tener su opinión personal, lo que no podía era tener hechos personales. Por más insultos que lluevan, los hechos son los hechos y con eso no hay quien pueda, aunque los intolerantes crean que sí.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...