Estilo de vida > Blog Delicatessen

Pasta artesanal en tiempos difíciles

Tiempo de lectura: -'

19 de mayo de 2020 a las 13:41

Por Alva Sueiras

El niño ruso Esteban Stancov tenía tres años cuando emigró junto a su familia a Uruguay. Siendo adolescente fue vendedor de caramelos en los tranvías, lustrabotas, zapatero, monteador y carbonero. De joven se desempeñó como fotógrafo y, pasados los años, se dedicó a los negocios inmobiliarios. Noventa años después de su llegada al país, su nieto Esteban lo recuerda con orgullo y ternura. El abuelo Stancov fue una permanente fuente de inspiración y quien le transmitió el afán de superación y el amor por el viaje. De su abuela, ayudante de las cocineras que impartían economía doméstica en el Instituto Crandon, heredó el amor por la cocina. 

Esteban encontró en la gastronomía un vehículo para viajar y una profesión que se adaptaba a sus habilidades. Cursó gastronomía profesional en el Crandon y tras trabajar en el Yatch Club y en Lo de Tere, se fue con un amigo a Chile. En Pucón trabajó en un restaurante italiano y de ahí se fue a México como parrillero y capacitador. La aventura entre Monterrey y Puebla duró 4 años hasta que decidió partir hacia Managua (NIcaragua). Después vinieron Panamá, Perú y Brasil. De su amplio periplo americano adquirió grandes aprendizajes e incorporó nuevos ingredientes.

En su regreso a Uruguay trabajó como asesor y se asoció para emprender con una pastería en Tristán Narvaja. Hace unos meses, cuando el local donde se ubicaba La Esquina del Mundo -en Villa Dolores- quedó libre, no lo dudó ni un segundo. Con la ayuda de su hermana Tamara (odontóloga y bartender), adaptaron la esquina para abrir un negocio propio: Punto P Pastas Artesanales. El vecindario incorporó el comercio al pulso rutinario del barrio de forma inmediata.

En la pastería Esteban da rienda suelta a su creatividad. A los clásicos consabidos se suman elaboraciones originales como los raviolones rellenos de chorizo colorado y puerro; de berenjena, rúcula y semillas de lino o de atún rojo y cebolla de verdeo. Todo depende de los productos de temporada y de la inspiración del cocinero, ya que la oferta varía cada semana. El pasado domingo tenían ñoquis rellenos de lomito ahumado, masa de ajo y parmesano y de queso colonia en masa de morrón, entre otros. Las salsas no se quedan atrás; la de tomates asados es una delicia, y la de calabaza y curry va perfecta con los raviolones de ricota, espinaca y nuez. Además de pastas y salsas, el local ofrece pan artesanal y postres caseros.

Antes de la llegada del Covid-19 a Uruguay el local contaba con unas mesitas afuera y abría de miércoles a domingo. En estos días han tomado los recaudos correspondientes y han suprimido las mesas. Hasta que la situación se normalice abren únicamente sábados y domingos y han incorporado un servicio propio de delivery. 

Punto P Pastas Artesanales

  • 2 de Mayo y Liber Arce (barrio de Villa Dolores)
  • Abierto sábados y domingos de 9:00 a 17:00
  • Servicio de delivery 091 005 625
  • Reparten en Pocitos, Punta Carretas, La Blanqueada, Parque Batlle y Buceo

 

*Esta nota fue originalmente publicada en Blog Delicatessen. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...