Nacional > Drogas

Primer año en el mercado legal: se vendió menos marihuana de lo que se esperaba

Problemas en la producción y en la distribución generaron complicaciones

Tiempo de lectura: -'

27 de junio de 2018 a las 10:29

El día que se habilitó la venta de marihuana en las farmacias, el 19 de julio del año pasado, los comercios se quedaron sin stock antes de que acabara la jornada. Cientos de consumidores no pudieron acceder al cannabis que deseaban. Y como si de un presagio se tratara, la imagen de desabastecimiento se perpetuó durante el primer año de venta, el cual cerró con una distribución poco mayor a una tonelada, informó en rueda de prensa Diego Olivera, secretario general de la Junta Nacional de Drogas. La cifra supone un monto inferior al que se estimaba alcanzar.

Lea también: Video: así fue el primer día de venta de marihuana

Si se consideran los tres mecanismos autorizados por el Estado para producir cannabis -que son las empresas que plantan lo que las farmacias venden, los cultivos individuales y los colectivos- y se supone que todos ellos cosechan el máximo que el gobierno permite, el sistema global debería haber generado 9,3 toneladas en un año. Las dos empresas que cosechan marihuana tienen permiso para producir hasta dos toneladas al año cada una.

Gonzalo Rodríguez, quien antes era accionista de Symbiosis, una de las compañías autorizadas para producir y venderle a las farmacias, y ahora es CEO GreenField Helth para América Latina, una empresa suiza que produce medicamentos con cannabis, explicó a El Observador que fueron varios los motivos que causaron la baja de producción.

"Antes que nada hay que puntualizar que el cultivo no estaba estabilizado para el clima de Uruguay", dijo Rodríguez. Según indicó, la importación de semillas se hizo desde Israel, con una genética que no estaba adaptada a las particularidades meteorológicas de Uruguay, como por ejemplo, a los altos índices de humedad. "Estabilizar este asunto, tranquilamente, puede tardar unos años", agregó y comentó que, incluso, durante el proceso de conciliación murieron cantidad de plantas, que también alteraron las predicciones de las cosechas.

Lea también: Peligra la venta de marihuana por falta de solución bancaria

Rodríguez apuntó a que también fallaron otros eslabones del ciclo cannábico, como el problema con los bancos, que habían decidido cerrar la cuenta de los clientes que vendieran cannabis por considerar que comercializaban una sustancia prohibida para la comunidad internacional.

"Así se retiraron cantidad de farmacias y el proyecto quedó reducido a unos pocos comercios que actuaban como experimento, a modo piloto y con muy poca cobertura fuera de Montevideo", agregó. Rodríguez advirtió que todavía hoy el problema se mantiene y que, justamente, es una de las deudas que arrastra el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

Poca agilidad

El especialista lamentó que Ircca haya conseguido implementar únicamente el 25% de lo que establece la ley. "Tendríamos que estar mucho más avanzados en ese sentido", criticó, aunque no responsabilizó solo al instituto. "Hay otros organismos que también influyen y la inexperiencia general contribuye a que se produzcan los retrasos", agregó.

"Claramente el primer año se perdió, no se logró montar toda la infraestructura para operar con agilidad y, además, la parte administrativa también funcionó desde la inexperiencia", valoró Rodríguez. De todas maneras, dijo estar convencido de que la trayectoria de estos meses se conviertan en la garantía para mejorar el ritmo, de cara al segundo año de venta legal.

Lea también: ¿Cuál es el perfil del consumidor legal de cannabis?

"Hoy tenemos productos de altísima calidad que ofrecemos de forma honesta y sin riesgo. Dejamos atrás el esquema de hipocresía que existía antes de la ley", destacó Rodríguez y subrayó, además, que los consumidores han sido educados al respecto. "La gente cambió el chip, digamos que se gourmetizó el mercado, y hoy se buscan productos de calidad. La gente quiere saber lo que consume. Hay un conocimiento mucho más profundo", remarcó.

Para el próximo año, Rodríguez espera que se implemente un esquema con mayor y mejor coordinación entre las partes. "Todavía hay mucho miedo detrás de los administrativos. Aun sigue siendo un tema tabú para un país como este. Las cosas deberían haber sido más eficientes, eso está clarísimo. Pero aún así, si miramos la región, Uruguay está notoriamente más avanzado que el resto y eso es algo para celebrar", concluyó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...