Nacional > MONTEVIDEO

Príncipe inauguró centro de formación

Felipe de Borbón cortó la cinta del cuarto Centro de Formación de la Cooperación Española en Latinoamérica

Tiempo de lectura: -'

11 de abril de 2011 a las 19:04

El príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, inauguró este lunes en Montevideo el cuarto Centro de Formación de la Cooperación Española en Latinoamérica, que se une a los de la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, la colombiana de Cartagena de Indias y la guatemalteca de La Antigua.

El príncipe, quien viajó a Montevideo para asistir a la investidura del presidente electo, José Mujica, visitó el centro en compañía del secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, y la embajadora de España en Uruguay, Aurora Díaz-Rato.

Fueron recibidos por el director del centro, Jesús Maestro, y el arquitecto que restauró entre 2008 y 2009 el edificio en que tiene su sede, Francesco Comerci.

Tras desvelar la placa de inauguración, Felipe de Borbón dijo que "la Cooperación Española pretende seguir aportando al país y desde el país, Uruguay, a toda América Latina". "Estamos muy orgullosos de esta labor y queremos felicitar a los responsables que han puesto en marcha este centro de formación, que realmente han trabajado duro" en el proyecto de restauración de un edificio "muy novedoso, muy moderno", agregó.

Antes, el príncipe de Asturias había recorrido las instalaciones, donde pudo saludar a los trabajadores y jóvenes cooperantes del centro. También conversó brevemente con los participantes en dos cursos que se estaban realizando en esos momentos, uno sobre Educación Cultura y Paz, y otro sobre Trata de Mujeres y Niñas con fines de Explotación Sexual.

El Centro de Formación, que tiene capacidad para atender a 2.000 personas en algunas de las 100 actividades que realiza cada año, es la antigua casa del comerciante de espejos Agustín de Castro, un palacete del siglo XIX ubicado en la Ciudad Vieja de Montevideo.

Fue realizado por el ingeniero Juan Alberto Capurro y está inspirado en la obra del arquitecto italiano del siglo XVI Andrea Palladio.

En la década de 1920 pasó a manos del Estado uruguayo tras ser vendido por sus herederos y albergó a varias instituciones públicas durante años. Fue declarado Monumento Histórico Nacional por su valor arquitectónico en 1975.
En 2006 los gobiernos uruguayo y español firmaron un acuerdo de cesión de esas instalaciones para crear el Centro de Formación, encargado de capacitar a funcionarios públicos de la región iberoamericana.

En la actualidad, el antiguo salón de baile del palacete, la Sala de los Espejos, es un aula con capacidad para 35 alumnos; en el que fue gran comedor familiar pueden trabajar 25 y en el viejo almacén otros 50.

Hay además una sala de descanso con aforo para 80 personas, los participantes en los cursos tienen a su disposición 16 ordenadores y existe Internet inalámbrico en todas las plantas del edificio.

El heredero de la Corona española llegó el domingo a Montevideo, donde participó en la firma de un convenio entre la Fundación Príncipe de Girona, de la que es presidente de honor, y las ONG GERD de Girona (noreste de España) y ONPLI de Uruguay, para apoyar a personas discapacitadas uruguayas.

Posteriormente se reunió con el presidente saliente uruguayo, Tabaré Vázquez, y con Mujica.

(EFE)

Comentarios