Ciencia > Sudáfrica

Proponen remolcar iceberg para terminar con la sequía de Ciudad del Cabo

Nunca antes se hizo algo como esto, pero si se logra se pueden llegar a recuperar 150 millones de litros de agua

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2018 a las 05:00

En el extremo suroeste de Sudáfrica, Ciudad del Cabo, sus cuatro millones de habitantes padecen una terrible sequía.

Este año, la ciudad escapó por poco al "día cero", es decir cuando deja de salir agua. Para ello tuvo que someterse a drásticas restricciones de uso de agua, que aún hoy siguen en vigor.

Con el objetivo de contrarrestar la situación, Nick Sloane –capitán y fundador de Sloane Mearine Ltd–propuso remolcar icebergs, los inmensos depósitos de agua dulce que flotan a apenas 2.000 km de las costas sudafricanas, en la Antártida.

"Cada año, miles de icebergs se desenganchan y van a la deriva hacia Ciudad del Cabo", sostuvo. "La madre naturaleza nos hace un guiño y nos dice: 'Estoy aquí, vengan simplemente a tomarme'".

Nunca antes se hizo algo como esto. Según Sloane, anteriormente se empujaron iceberg a la deriva en Rusia hacia las instalaciones petroleros, pero pesaban cerca de medio millón de toneladas. En este caso pesan 100 millones de toneladas.

"La idea parece delirante", admitió el capitán Sloane, "pero si lo miramos de cerca, no es algo tan loco".

Sloane suele participar en proyectos fuera de lo común. Este sudafricano-zambiano de 56 años, se dio a conocer por sacar a flote el buque Concordia tras su naufragio frente a las costas de Italia, donde murieron 32 personas, en 2012.

Pero ninguna ocurrencia tiene tanto peso como la última, que podría marcar un antes y un después por ser una primicia mundial.

iceberg

El plan

Sloane propone hacerlo con los icebergs que se parecen a gigantescas "mesas de salón", de forma tabular. Tienen entre 850 y 1.000 metros de largo, unos 500 metros de ancho y 220 de profundidad.

Primero, se hará una preselección del iceberg ideal desde el cielo con la ayuda de drones y de imágenes por satélite. Esa es la etapa más simple de la operación.

Luego, el objetivo es que el hielo gigante colectado se embale en un tejido aislante para que un potente remolcador lo guíe lentamente hasta la punta sur del continente africano. Debido a que la corriente es demasiado caliente, será remolcado a unos 150 km más al norte, en la bahía de Santa Helena.

Lo ideal, según Sloane, sería donde la corriente fría de Benguela mantiene el agua a una docena de grados, mientras que un antiguo lecho del río submarino servirá de zona de almacenamiento del iceberg.

El agua procedente del hielo derretido se almacenará en un inmenso recipiente construido para ello y una máquina irá apilando el hielo. La colecta de agua se realizará durante un año y se esperan recuperar 150 millones de litros de agua. Es posible que se transporten en barcos cisterna hasta Ciudad del Cabo.

Lea también: Misión urgente al ecosistema oculto bajo un iceberg en la Antártida

"No vamos a resolver la crisis del agua en Ciudad del Cabo pero aportaremos entre 20 y el 30% de las necesidades anuales de agua de Ciudad del Cabo", indicó el capitán Sloane.

De todas formas, el proyecto tiene un costo descomunal, gira en torno a 160 millones de dólares por iceberg.

El teniente de alcalde, Ian Neilson –con quien se contactó Sloane para la financiación– se mostró escéptico. "Parece que el recurso a la capa freática y los proyectos de desalinización son más baratos o de un precio similar". "También nos planteamos si es factible inyectar agua del iceberg a nuestra red de canalización", afirmó a AFP. "Sin contar los riesgos inherentes al proyecto, como el volumen desconocido de agua que el iceberg podrá producir realmente".

"No se fácil pedir fondos públicos para una primera vez", agregó Olav Orheim, especialista noruego en icebergs. Lo denominó como un "proyecto loco" y con una gran cantidad de incógnitas.

El experto dijo que nunca se movió una masa tan pesada. De todas formas, "el proyecto no es tan irrealista teniendo en cuenta que el conocimiento ha evolucionado mucho en 40 años. Es un proyecto de alto riesgo, pero con una bendita recompensa aparejada", concluyó este experto.

Comentarios