Tecnología > Rompiendo barreras

Proyectan avión que permitiría viajar de Londres a Nueva York en 90 minutos

La empresa Hermus piensa lanzar al mercado en diez años una aeronave que viaje cinco veces más rápido que el sonido 

Tiempo de lectura: -'

23 de mayo de 2019 a las 20:27

Ver un ave en vuelo despertó siempre la envidia del Homo sapiens a lo largo de su milenaria historia. A falta de alas, el ser humano hizo volar su imaginación a través de fábulas, leyendas y relatos en los que se veía a sí mismo surcando los cielos a voluntad. El primero en diseñar una máquina voladora fue el renacentista Leonardo Da Vinci en el siglo XV, diseño luego retomado por los hermanos Wilbur y Oliver Wright para construir el primer avión que se elevaría en 1903.

Hoy los aviones comparten el cielo junto a otras aves frente a nuestros ojos, y en ellos el hombre sabe, con orgullo, que viajan seres de su misma especie. Es normal viajar en avión por negocios atravesando los océanos para cambiarnos de continente, y las siete horas entre escalas son la excusa perfecta para entretenerse con una película o un libro. Pero este tiempo de ocio está rumbo a acortarse drásticamente debido a un proyecto de la compañía de aeronáutica Hermeus.

Formada por antiguos empleados de SpaceX de Elon Musk y Blue Origin de Jeff Bezos, ambas empresas especializadas en viajes hacia el espacio exterior, Hermeus Corporation se ha embarcado en la creación de un avión supersónico con la capacidad de viajar a una velocidad cinco veces mayor que la del sonido. Esta velocidad rondaría alrededor de los 5.300 kilómetros por hora y permitiría viajar desde Nueva York hasta Londres en tan sólo 90 minutos, lo que reduciría notablemente las 7 horas que actualmente se necesitan para unir ambas ciudades.

Aún permanecen ciertas incógnitas con respecto al proyecto que conciernen las grandes cantidades de combustible que estos aviones consumirían y el impacto medioambiental que tendrían, pero Hermus se muestra positiva y espera que estas veloces máquinas estén disponibles en unos 10 años. Otro inconveniente sería el precio a pagar por viajar cinco veces más rápido que el sonido: un boleto sólo de ida escalaría a los US$ 3.000. Para los primeros años de existencia de esta tecnología, aquellos que no puedan costearse el pasaje deberán entonces contentarse con seguir disfrutando de las horas de viaje que funcionan como la excusa perfecta para terminar de ver su serie favorita. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...