La sede del INADI
Pablo Rossi

Pablo Rossi

Periodista y columnista de El Observador Radio

Política > análisis

Qué encontró el Gobierno en el INADI kirchnerista

Más allá de todas sus deficiencias y su costo en dinero de los contribuyentes, el anuncio del Gobierno de su intención de cerrar el INADI apunta a la fuerte carga simbólica de este organismo
Tiempo de lectura: -'
22 de febrero de 2024 a las 16:13

Para que el cuchillo Tramontina con que cuenta actualmente el Gobierno nacional se pueda convertir efectivamente en una motosierra, tienen que pasar estas cosas.

Además de todos los datos y los comentarios que proporcionó el vocero presidencial, Manuel Adorni, en su conferencia de prensa de hoy en la que anunció, entre otras, cosas la intención del Gobierno de cerrar el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) hay otros datos que pueden arrojar algo más de luz acerca de este organismo, su funcionamiento y su razón de ser, especialmente en los años del último gobierno kirchnerista. Nadie duda de que está muy bien hacer conciencia de lo malo y nocivo que es la discriminación. Para eso desde luego que también están las escuelas y las familias, y hay muchas otras herramientas para que nuestra sociedad se haga de verdad más justa e inclusiva.

Pero, como siempre, el kirchnerismo hizo lo mismo que con tantas otras causas justas. Es más, fue un malversador serial de causas, de conceptos y de banderas justas. La no discriminación se transformó en una excusa para generar una cueva de militantes K y para perseguir a opositores y a todo aquel que no pensara lo mismo. Y también para poner al frente de este instituto a una mujer —me refiero desde luego a Victoria Donda— que fue el colmo, que cuando se le empezaron a conocer los trapitos sucios de su vida personal, resultó que tenía muy poco que ver con el cargo que ocupaba como funcionaria pública. Y, sin embargo, la defendieron y la ratificaron en su puesto.

Fuentes del Gobierno me adelantaron lo que encontraron en una primera auditoría al INADI:

  • Un presupuesto total para el año 2024 de 2.800 millones de pesos
  • Pagaba alquileres por 8 millones por mes más gastos
  • No cuenta con una nómina del personal ni con un sistema informático de gestión de recursos humanos, por lo que entonces no había ningún tipo de control: cualquiera podía entrar como empleado, cualquier militante K podía estar cobrando un sueldo por hacer cualquier cosa 
  • Una incalculable cantidad de empleados sin funciones, haciendo nada
  • Problemas de seguridad infórmatica y una base de datos totalmente vulnerable.
  • Más de 7.000 expedientes acumulados sin ningún tipo de resolución

 

Así fue cómo se armó una estructura burocrática de gasto millonario (con la tuya y con la mía, contribuyente) para la militancia política y para la persecución de las ideas opuestas. Y que, como resultado palpable más relevante, logró una conquista sin igual: sacar la figura de la negrita del paquete azul de harina que usaba mi abuela para amasar sus ravioles caseros.

Para eso servía el INADI. Y de ahí la importancia de estas cosas que no solucionan la economía ni los grandes problemas nacionales, pero que atacan lo simbólico. En el cambio estructural, esto es clave: paso por paso, pieza por pieza.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...