Fútbol > SEGUNDA B NACIONAL

Reciclando sueños en la C

Entre canchas en mal estado y jugadores que trabajan muchos buscan relanzar su carrera

Tiempo de lectura: -'

23 de julio de 2017 a las 05:00

Por Marcos Silva, especial para Referí

Cuando el periodista se pone a mirar y se interioriza sobre la Segunda B Nacional se encuentra con dos realidades.

Por un lado, aparece un gol en una cancha embarrada que da la vuelta al mundo y jugadores que dividen su tiempo entre el fútbol y el trabajo.

Por otro, futbolistas jóvenes y cuerpos técnicos que ven en la divisional una oportunidad para comenzar su carrera, equipos que trabajan con psicólogos deportivos y entrenan en complejos de alto rendimiento y partidos que venden más entradas que varios de Primera División.

Este año, el campeonato de la ex Segunda División Amateur, también conocida como la C, y bautizada como Segunda B Nacional, cuenta con 15 equipos y tiene como premio el ascenso a Segunda División Profesional.

Dentro de sus principales novedades, están los regresos de Bella Vista y Huracán Buceo, y la presencia de dos equipos del interior como Rocha y Parque del Plata.

El gol que se hizo viral

"La gente del barrio me pregunta ¿Vos sos el del video? Es increíble lo que genera el fútbol", cuenta Franco Farinasso, delantero de Bella Vista quien marcó un gol que recorrió los portales deportivos de todo el mundo y se viralizó.

Embed

Más allá de la calidad del gol, lo que llamó la atención fue el mal estado del Parque Suero, escenario donde se jugó el partido que terminó con triunfo de Bella Vista 1-0 ante La Luz.

"La cancha estaba imposible, dabas un pase a un compañero que lo tenías a cinco metros y la pelota quedaba trancada en el barro. No se podía jugar por abajo y cada jugada de pelota quieta era fundamental. La verdad no esperaba hacer ese gol, pensé en tirarla fuerte contra el palo y por suerte entró en el ángulo." recordó.

"Llegué a Bella Vista cuando tenía cuatro años y jugué ahí hasta 2013 cuando se desafilió. Después me fui a Rentistas y los últimos dos años estuve en Colón", le contó Farinasso a Referí. Cuando se enteró que el papal volvía a jugar no dudó en pegar la vuelta: "Es especial volver al club en este momento. Bella Vista tiene una historia que pesa, se armó un grupo divino y te diría que somos una familia".

El amor y el compromiso que tienen los jugadores por el fútbol hace que la divisional tenga un carácter profesional. Sin embargo, en muchos casos los futbolistas están obligados a tener otro trabajo para hacerle frente a la realidad económica.

"Trabajo con mi padre en un negocio que tenemos que se dedica a confeccionar camisetas y equipos deportivos. Por suerte puedo acomodar los horarios para ir a practicar", reconoció.

"Cuando jugaba en Colón, había un grupo de jugadores que entrenaba de tarde y el resto, por razones laborales, iba de noche. En muchos casos nos encontrábamos con todo el plantel el día del partido, era una locura", aseguró.

Una situación similar a lo que sucedió en el Parque Suero, le pasó a Serafín García, director técnico de Platense, en el partido que le tocó jugar contra Rocha en el Olímpico y que terminó ganando su equipo con un gol agónico sobre la hora.

"Lo del otro día fue increíble, pensé que no se iba a jugar. Nos tocó hacer el calentamiento bajo lluvia y los jueces nos dijeron que el partido no se iba a suspender. Por suerte la cancha aguantó bastante bien, estaba embarrada pero casi no se inundó", contó García que está a un mes de recibirse como entrenador profesional.

Además de poner en riesgo la salud del futbolista, jugar en esas condiciones hace imposible dar un buen espectáculo y aprovechar los minutos de partido para poner a prueba lo que se trabajó.

Álvaro Apólito, delantero de Huracán Buceo y formado en las juveniles de Nacional asegura que en el fútbol de la Segunda B Nacional hay "mucha guerra, mucho tranque y lucha". "Nosotros en Huracán Buceo apostamos a jugar más, a veces se logra y otras no".

"Los equipos realmente juegan por la camiseta. Es una divisional que tiene un fútbol muy particular, por lo reñido y lo disputado" declaró Julio González, presidente de la Mesa Ejecutiva de la Segunda B Nacional al portal de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Empezar de abajo

"En Platense nos han brindado todo. Tenemos ropa, cuando llueve entrenamos en canchas de fútbol 5 y dos veces por semana vamos al Complejo Malvárez. Contamos con un psicólogo deportivo en el cuerpo técnico y trabajamos muy cómodos", contó Serafín García.

Él es consciente de que muchos futbolistas tienen que complementar su vida deportiva con un trabajo o con estudios académicos. Por este motivo el técnico le contó a Referí que en Platense tratan de mandar el cronograma de trabajo con tiempo para que ellos se puedan ordenar. "Tenemos tolerancia con aquellos jugadores que por razones laborales o de estudio tienen que faltar a la práctica".

El técnico de Platense define al plantel como una mezcla de futbolistas experientes con chiquilines muy jóvenes. "Tenemos jugadores de 18 años y en algunos puestos otros más veteranos. En el arco está Richard Vázquez, que tiene 36, me encantan los jugadores grandes, más para esta divisional, se necesitan futbolistas que se planten en la cancha y digan 'acá estamos nosotros'", afirmó.

A lo largo de los años, se han escrito y escuchado cientos de historias sobre Platense y su hinchada. Muchos de esos cuentos se relacionaban más con el boxeo que con el fútbol. Para Serafín García era fundamental cambiar la imagen que tenía el club.

"Trabajamos para cambiar la cara del club; era necesario que Platense tuviera otra imagen. En lo que va del campeonato no tenemos ningún jugador expulsado y jamás hubo un problema afuera de la cancha. Tratamos que desde adentro del campo se refleje el cambio y los jugadores, los hinchas y la institución lo entendieron".

Jugar en canchas que no están en buen estado no es excusa para García a la hora de plasmar su idea futbolística. "Tratamos de salir rápido por afuera, que los laterales se desdoblen, tener buenas triangulaciones y finalizar bien las jugadas. Lo principal es la tenencia de la pelota, jugar y jugar, que los futbolistas no se cansen de jugar porque la pelota no se cansa".

Hacer el curso de entrenador le cambió la cabeza al ex Peñarol y ahora entiende a los técnicos que le exigían algunos trabajos específicos. "Yo como jugador me calentaba y me negaba a hacer algunos trabajos porque pensaba que no estaban bien. Haciendo el curso me di cuenta que desde afuera un técnico ve cosas que el futbolista no nota".

García recuerda con cariño a Gregorio Pérez, quien lo dirigió en Peñarol y a Gerardo "Tata" Martino, que lo tuvo en Cerro Porteño en 2004. "Gregorio pegaba dos gritos y en el entrenamiento no volaba una mosca, ese plantel de Peñarol tenía mucha gente grande que respetaba mucho y cuando iban mal las cosas había que cerrar la boca y seguir metiendo. El Tata Martino era increíble, cuando te decía algo, terminaba pasando en la cancha. Los dos transmitían mucha tranquilidad y analizaban muy bien el juego".

Volver a empezar

Apólito debutó en Primera División en 2008 jugando para Nacional y en aquel entonces eran muchas las expectativas que se tenían en las condiciones del delantero quien venía de marcar una buena cantidad de goles en las formativas.

Sin embargo, las cosas no salieron como estaban planificadas y la carrera de Apólito tuvo un giro inesperado. "Me fui a préstamo a Cerro; fue una experiencia muy linda porque hice mi primer gol en Primera; tuve mi debut como titular y jugué en el Estadio Centenario. Después estuve en Juventude de Brasil, volví a Sud América y ahí decidí dejar el fútbol", contó a Referí.

A las desilusiones en el fútbol se le sumaron promesas incumplidas por parte de representantes. "Siempre estuve convencido que amaba al fútbol, pero me pasaron muchas cosas que me fueron liquidando. Me llevaron a probarme a Italia durante 25 días y cuando llegué no había ningún equipo para entrenar", recordó.

Sin embargo, hace cuatro años que decidió que quería jugarse la última carta y apostar una vez más por el fútbol. "Por intermedio de Guillermo Dutra arranqué a entrenar en Torque y después jugué dos años en Huracán del Paso de la Arena hasta llegar a Huracán Buceo que es donde estoy ahora".

Cada tanto en las prácticas de Huracán Buceo, algún compañero le pregunta por su etapa en Nacional y Apólito recuerda con cariño y nostalgia aquella época. "Después que te vas de la elite, o de Primera División, te das cuenta lo que tuviste y no aprovechaste. En Nacional te dan todo y me tuve que acostumbrar a entrenar en lugares que no tenían agua caliente, con problemas para conseguir la ropa o canchas para practicar", reconoció.

Uno de los momentos más felices para Ápolito fue el nacimiento de su hijo, Tadeo. "Tiene un año y dos meses y fue sin duda la mejor alegría de los últimos tiempos".

Hacía tiempo que Álvaro y Lucía, su esposa, venían planificando ser padres y por eso a los ingresos que les daba el fútbol había que sumarle otro trabajo.

"Hace tres años que además de fútbol, laburo en Carrasco Polo y ahora también en la Scuola Italiana y un equipo de la Liga Universitaria, todo sigue estando vinculado a la pelota que es lo que más me gusta y lo que mejor se hacer", reconoció Apólito y agregó: "No queda otra que trabajar porque a veces la plata no da, en otras cobrás salteado y se hace difícil".

Coordinar los horarios del fútbol con los trabajos no es sencillo. "A veces coinciden los partidos del domingo con mi actividad en Polo y trato de arreglarlo. Te da un poco de miedo esa sensación, no me gusta que pase porque te sentís que estás tirando de la piola".

Así es jugar en la C. El lugar donde los sueños se reciclan.

Huracán Buceo

Álvaro Apólito, un ex Nacional, ahora juega en el tricoplayero.

Álvaro Apólito, un ex Nacional, ahora juega en el tricoplayero.

Las cifras

  • 15 equipos son los que buscan el único ascenso en juego en la Segunda B Nacional a la Segunda División Profesional.
  • 2 históricos compiten y le dan color y mucha hinchada cada vez que juegan en las distintas canchas: Huracán Buceo y Bella Vista, este último campeón uruguayo en 1990.
  • 2 clubes son del interior del país; se trata de Rocha, campeón del Torneo Apertura 2005 en Primera, y Parque del Plata, un clásico de la divisional desde hace varias décadas.

Los protagonistas

Albion
Alto Perú
Platense
Potencia
Salus
Rocha
Uruguay Montevideo
Artigas
Basáñez
Bella Vista
Colón
Halcones
Huracán Buceo
La Luz
Parque del Plata

Serafín García

Serafín García dirigiendo la práctica de Platense.

Serafín García dirigiendo la práctica de Platense.

Las frases

"Hay muchachos que se mueren por jugar al fútbol y en la C encuentran su lugar para crecer".
Serafín García, director técnico de Platense
"Me asombró el nivel de algunos jugadores. Estoy seguro que varios de los que están en la C pueden jugar en Primera tranquilamente".
Álvaro Apólito, jugador de Huracán Buceo
"Nunca sabés donde puede estar la chance. Muchos chiquilines que vienen de jugar en Tercera de equipos de Primera vienen a mostrarse acá. El caso de Jonathan Álvez es un ejemplo".
Franco Farinasso, jugador de Bella Vista
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...