Cargando...

Estilo de vida > CHARLA Y PLACER

Recomendaciones para ser un gran conversador y no quedarse sin temas jamás

Ser alguien con quien se disfrute hablar se resume a ser auténtico y estar interesado

Tiempo de lectura: -'

24 de septiembre de 2018 a las 05:02

Tim Herrera, New York Times News Service

Todos queremos ser conversadores ingeniosos y encantadores, capaces de interactuar con entusiasmo y hacer sentir a los demás que fueron realmente escuchados.


Pero ¿cómo lograrlo?


Jen Doll, una de mis autoras favoritas, escribió una guía con todo lo que siempre has querido saber para que te vaya mejor en las fiestas.
Ser alguien con quien la gente disfrute hablar en realidad se resume a ser auténtico y estar genuinamente interesado. Decir esto es más fácil que hacerlo, así que a continuación te ofrecemos tres consejos de Doll que te ayudarán a convertirte en un interlocutor más involucrado y agradable.

 

  • El uno es el del terreno seguro: deportes, clima, cultura popular, celebridades y cualquier experiencia inmediata compartida.
  • El dos es el potencialmente controvertido: religión, política, citas y vida amorosa. “Sondea los ánimos y si los demás no se muestran interesados, da marcha atrás”, le dijo un experto a Doll.
  • El nivel tres incluye los temas más íntimos: familia, finanzas, salud y vida laboral. “A algunas personas les encanta hablar sobre sus trabajos y sus hijos, pero no hagas una pregunta indagatoria hasta que te hayan abierto la puerta”, dijo Daniel Post Senning, experto en etiqueta.

Date cuenta también de que a pesar de que la pregunta “¿A qué te dedicas?” es muy común y aceptable en algunos países, en otros es tan banal como quedarte viendo una pared. En su lugar, pregunta: “¿A qué dedicas tu tiempo?”.


Debra Fine, conferenciante y autora de The Fine Art of Small Talk, tiene otra regla básica: “No hagas una pregunta que pueda poner a alguien en problemas: ‘¿Viniste con tu novio?’, ‘¿Entraste a aquella maestría de negocios?’”. En cambio, di algo como: “Ponme al tanto de tu vida” o “¿Cómo te va en el trabajo?”.

Hablar sobre uno mismo detona la misma sensación de placer en el cerebro que la comida. Las personas se privarían del dinero con tal de hablar sobre sí mismas. Puedes sacar ventaja de esto simplemente escuchando


No comiences una conversación con la intención de hacer que todos rían a carcajadas, salvo que seas comediante profesional.


“Si solo hablas mucho podrías cansarte, pero si haces preguntas, escuchas y dejas que las personas se explayen, pensarán que eres un gran conversador”, dijo Morra Aarons-Mele, autora de Hiding in the Bathroom: An Introvert’s Roadmap to Getting Out There (When You’d Rather Stay Home).


“Para mí se reduce a tener en mente que debo estar más interesado en lugar de ser muy interesante”, dijo Akash Karia, un conferencista y mentor de desempeño que ha escrito varios libros, entre ellos el titulado Small Talk Hacks: The People Skills & Communication Skills You Need to Talk to Anyone And Be Instantly Likeable.

Tu pedazo de torta para hablar nunca debe ser tan grande como tu parte de escuchar


Mencionó un estudio en el que dos investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Harvard encontraron que hablar sobre uno mismo detona la misma sensación de placer en el cerebro que la comida. “Las personas se privarían del dinero con tal de hablar sobre sí mismas”, dijo. Puedes sacar ventaja de esto simplemente escuchando.


Todos hemos participado alguna vez en una de esas molestas conversaciones en las que no podemos decir ni pío. Desafortunadamente, también es posible que hayamos estado en el otro extremo. Post Senning dijo que es crucial “compartir el pastel de la conversación. Mitad y mitad si son dos personas, un cuarto cada quien si son cuatro. Tu pedazo de torta para hablar nunca debe ser tan grande como tu parte de escuchar”.

Para ser una verdadera superestrella de la conversación, pon en práctica estos consejos:

  • Presta atención y haz contacto visual.
  • Haz expresiones activas y participativas.
  • Repite lo que escuchaste y dale seguimiento mediante preguntas.
  • Si te das cuenta de que quieres decir algo, no lo digas. Cuestiona lo que pensaste y regresa a escuchar.
  • Ganarás puntos extra si esperas una hora para comentar eso que no dijiste antes.

Ten en mente que cada vez que digas algo declarativo, debes pedir también la opinión de la otra persona. “Si digo: ‘Ese equipo no tiene oportunidad de ganar’, tengo derecho a expresar mi opinión, pero también debo decir después: ‘Tú, ¿qué opinas?’”, dijo Fine. “Quieres evitar ser un conversador abusivo”. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...