Nacional > BCU

Robó a sus compañeros pero el BCU no la destituyó porque devolvió el dinero

La funcionaria alegó ser cleptómana y aunque no se pudo probar el banco decidió sancionarla con 6 meses de separación del cargo sin sueldo

Tiempo de lectura: -'

06 de octubre de 2018 a las 05:03

El Banco Central del Uruguay (BCU) decidió no destituir a una funcionaria que le robó dinero a sus compañeros. Después de casi dos años de sumario administrativo, las autoridades consideraron como atenuante que la empleada pública devolvió el dinero robado y que cabe la posibilidad de que sea cleptómana, como alegó ella en su defensa.

Según confirmaron a El Observador fuentes de la institución, el directorio por unanimidad resolvió este miércoles aplicarle la sanción de seis meses de separación del cargo sin goce de sueldo, el castiga máximo antes de la destitución. Así lo habían recomendado los informes de los servicios jurídicos del banco y de la auditoría interna.

De todos modos, la trabajadora no cumplirá la sanción ahora porque ya se le aplicó cuando fue separada del cargo para dar inicio al sumario administrativo, a fines de 2016. Los robos ocurrieron durante ese año en la Superintendencia de Servicios Financieros, donde se desempeña como contadora, y recién ahora concluyó el sumario. Después de que cumplió la sanción de seis meses volvió a cobrar el sueldo aunque siguió en la casa con licencia médica, de la que aún está haciendo uso.

En su resolución de esta semana el directorio del banco consideró que no debía ser destituida porque devolvió el dinero que robó y porque “puede tener una enfermedad”, indicó el jerarca consultado. 

De todos modos, no se pudo probar que sea cleptómana. Si bien ella presentó pericias psiquiátricas que indicaban que tenía esa enfermedad, otros informes lo pusieron en duda.

Otros trabajadores del BCU contaron a El Observador que la mujer metía la mano en las carteras de sus compañeros y en las billeteras de los hombres y que a uno le llegó a sacar $ 20.000. También contaron que al día siguiente de los robos, la funcionaria llevaba bombones o masitas para sus compañeros. Luego de varios episodios, los trabajadores decidieron hacerle una jugarreta para desenmascararla. 

Muy molestos por la situación, en julio de este año algunos funcionarios del banco colocaron carteles en el escensor del edificio de Florida y Uruguay (ver foto). “Queja! Reclamo! Injusticia! Bochorno!” Robó a sus compañeros y aún sigue robando cobrando y “a la orden en la casa” con el cuento que está enferma...Ojalá fuera tan viva como ella”.

El directorio decidió esta semana además pasar los antecedentes de la contadora a la justicia penal. El artículo 177 del Código Penal establece que los funcionarios deben denunciar las irregularidades que tuvieren conocimiento en razón de su cargo y quien no lo hace se expone a una pena de tres meses a dos años de suspensión.

La fuente del BCU dijo que la denuncia penal se hizo ahora y no antes porque se consideró necesario recabar todos los hechos, lo que se consiguió una vez que terminó el proceso administrativo, lo que concluyó este miércoles con la resolución del directorio.
 

La cleptomanía
La cleptomanía es un trastorno mental que lleva a dejarse llevar por el impulso de robar. Está relacionada con problemas de autocontrol emocional o conductual. 
Aunque no hay una cura para la cleptomanía, con tratamiento se puede ayudar a detener los robos compulsivos. Generalmente los roos ocurren espontáneamente.
Algunas pueden robar a amigos o conocidos. 

*Aclaración: En la nota inicial se informó que el BCU no había hecho la denuncia, pero el directorio sí decidió pasar los antecedentes a la justicia penal esta semana 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.