The Sótano > THE SÓTANO

Se viene una eliminatoria dificilísima

La selección uruguaya no demostró mucho de cara a los primeros partidos por las eliminatorias en marzo 

Tiempo de lectura: -'

14 de septiembre de 2019 a las 05:02

En la reciente fecha FIFA disputada esta semana, Colombia y Venezuela empataron 0-0, Ecuador, que días antes le había ganado a Perú, goleó a Bolivia 3-0 (los ecuatorianos han renacido tras la salida del Bolillo Gómez), Perú, vaya sorpresa, derrotó a Brasil, y Argentina, jugando un notable primer tiempo en todas sus líneas y demostrando que está para grandes cosas, apabulló a México 4-0. La escuadra azteca se encontraba invicta en 11 partidos de la era Gerardo Martino. Contra los albicelestes, México no solo fue goleado, sino que remató al arco una sola vez, producto de una impasable defensa argentina. Uruguay, mientras tanto, encendiendo todas las alarmas (al menos entre quienes no vivimos de ilusiones), sacó contra Estados Unidos un magro empate, siendo Fernando Muslera el responsable de la afortunada paridad, pues salvó más de una pelota de gol.

Uruguay y EEUU han jugado en toda su historia siete partidos entre sí: cada selección ha ganado dos, ha perdido dos, y se registraron, con el del martes, tres empates. Luego de ir ganando hasta casi el final, todo indica que se perdió una buena oportunidad de superar a los estadounidenses en cantidad de triunfos obtenidos, pero la inconsistencia de la defensa y de varias áreas del medio campo auspiciaron el empate del contrincante, el cual venía de ser goleado por México 3-0.

Si por lo visto en los dos últimos partidos, contra Costa Rica y Estados Unidos, habría que sacar conclusiones sobre lo que se viene a partir de marzo en las eliminatorias, estas no serían muy esperanzadoras. Ya me temo que volvamos a actualizar la expresión popularizada durante los tiempos de agonías constantes de Víctor Púa, Juan Ramón Carrasco y Jorge Fosatti, cuando el agua llegaba al cuello: matemáticamente todavía es posible. Todo pinta para que debamos ver las eliminatorias otra vez con la calculadora en el bolsillo. Espero equivocarme, sobre todo por el bien de la salud anímica del país.

Con excepción de los partidos contra Egipto, Rusia y Portugal en el mundial de 2018, Uruguay volvió a ser como esos matrimonios con demasiados altos y bajos, que un tiempo están bien y otros demasiado mal. La selección juega 10 minutos correctamente, dando la idea de que puede comerse al rival y golearlo, pero en cuestión de segundos se apaga. En el partido contra EEUU los defectos superaron a las virtudes, de ahí que no se le pudo ganar a una selección a la cual le faltaba su principal estrella, Christian Pulisic, y que jugó con su golero suplente, el veterano Brad Guzan, quien fue un espectador más, dato que subraya la inefectividad uruguaya para crear volumen ofensivo.

Quedó más que evidente que sin Suárez ni Cavani va a ser muy difícil generarle pánico al rival. También en esa zona del campo todo fue muy livianito, como una cerveza sin alcohol. La única oportunidad clara de gol la creó, y resolvió, con admirable desparpajo, Brian Rodríguez, la gran esperanza joven del fútbol uruguayo. Habrá que pedirles a los santos del cielo que lo iluminen en los partidos donde nos jugaremos la vida, que serán la mayoría.

Debemos suponer que tras clasificar a la selección uruguaya a cuatro mundiales, Óscar Washington Tabárez tiene al avión bajo control, aunque la turbulencia aceche incluso antes de despegar. Las dos recientes presentaciones generaron más dudas y preocupación que oportunidades de gol, como asimismo nerviosismo respecto al actual poder defensivo. La ausencia de Godín, posiblemente el mejor back de nuestra historia (ningún otro ha demostrado tener su técnica), se sintió en ambos cotejos. Además, por los costados de la defensa Uruguay fue un colador. Martín Cáceres no justifica su titularidad, ni tampoco Matías Viña mostró excelencia como para decir que ya se ha ganado el puesto. Si se trataba de un amistoso, ¿por qué no se les dio la oportunidad a Marcelo Saracchi, y a otro carrilero en lugar de Cáceres?

Cada vez que lo encaraban, parecía que el rival iba en Harley Davidson y Cáceres, a pie. Preocupante, por ese lado y por el otro también, pues, además, a la hora de proyectarse ofensivamente los laterales mostraron una marcada ineficacia. Podemos decir (aunque suene extraño en tiempos de elecciones nacionales) que ni la derecha ni la izquierda están bien. Han quedado muy atrás los tiempos cuando sabíamos que Jorge Fucile y Maxi Pereira eran los dueños de esos puestos, y por ende la defensa mostraba solidez, incluso contra delanteras muy rápidas.

La selección uruguaya actual cuenta con futbolistas jóvenes que están desarrollando una técnica exquisita en el trato de la pelota y en el cambio de ritmo, por el simple hecho de jugar en clubes de alta competitividad, como son los casos de Rodrigo Bentancur, Federico Valverde, Matías Vecino, Georgian de Arrascaeta, y Nahitan Nández, además del mencionado Rodríguez. Cuando dialogan entre sí, son capaces de generar rápidas transiciones y originar jugadas de peligro en las proximidades del área, como si no les costara mucho llegar hasta allí, por más que una y otra vez quede sin concretar la estocada final.

Incluso ellos, los más destacados, han mostrado un juego colectivo espasmódico y por demasiados minutos errático, a la deriva, fallando en reiteradas ocasiones en los pases cortos. Lo mismo que el resto de la oncena, juegan bien solo a ratos. Hacer que todos entren en sintonía, esto es, jugar como equipo de principio a fin, es la difícil tarea que tiene Tabárez de aquí a marzo. Es el objetivo que urge y desvela. De lo contrario, volveremos al suplicio de la calculadora y de las velas encendidas a San Judas Tadeo, santo de las causas imposibles.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...