The Sótano > The sotano

Teledoce, Claudia García, etc. (segunda y última parte)

También en el periodismo se viven tiempos extraños, no regidos por criterios claros

Tiempo de lectura: -'

02 de mayo de 2019 a las 07:55

En los 16 años en que The Sótano viene publicándose de manera interrumpida, récord absoluto para Uruguay y quizá mundial (he consultado al Guinness World Records y estoy a la espera de la respuesta), raras son las ocasiones en que un tema se repite de un día para otro, salvo, claro está, cuando se disputa un mundial de fútbol y la pasión reina. La selección uruguaya es la única emoción irracional de carácter colectivo que realmente me hace perder los estribos. Y si hay triunfo de por medio, mejor ni hablar. Por lo tanto, el hecho de que hoy vuelva a hablar del mismo tema de ayer es algo raro según mis estándares. Incluso más, hoy quería escribir sobre John Singleton, talentoso director afro-americano, muerto el lunes de un derrame cerebral a los 51 años de edad.

Vuelvo al tema de ayer, por una razón que además de simple considero válida. Las muy buenas observaciones de unos cuantos lectores a la nota anterior sobre el tema de hoy, tanto las que aparecen debajo del Sótano, como las que me enviaron al correo electrónico personal al cual todos son bienvenidos, me motivan a agregar una posdata a lo dicho y argumentado sobre el affaire (en sentido político, no amoroso), Claudia García/Teledoce. Por cierto, la diagonal / otorga al asunto apariencia de asunto legal, aunque ese no es el interés del comentario de hoy, ni de los anteriores ni de los de pasado mañana. Esta sección no es el rincón de un leguleyo.

En primer lugar quiero aclarar que cuando afirmé, “el noticiero más visto del país”, me refería, y pensé que quedaba claro pero evidentemente no, a la lectura del rating mencionado, contra MasterChef, lo cual debería ser un signo valioso para influir en la interpretación de las cifras.  En base a eso, quise decir que si el 12 debía hacer cambios, no era sacando a la informativista, pues ese tipo de cambio ha demostrado ser improductivo a largo plazo. Para llegar a tal conclusión parto de una antiquísima y valiosa idea anclada en el periodismo desde hace décadas y que difícilmente vaya a caducar, y que es la siguiente. Si un medio derrota a otro en mediciones, aunque sea por un día, por dos, o una semana, lo puede volver a derrotar de manera consistente. 

Por lo tanto, si el medio no está todo el tiempo primero en audiencia, no es por culpa de una persona en particular, ni el problema se arregla cambiando de rostro. Por eso utilicé el ejemplo de Stanley Kauffmann; no era el más leído, nunca lo fue, pero quienes lo leíamos lo seguíamos siempre. Tomar una decisión en base a las ventas de la publicación o a los ratings televisivos, sean estos buenos o malos, es como pedir el divorcio porque un día la sopa estuvo fría. Eso quería decir y no lo dije bien.

¿Cuáles podrían ser las posibles razones que llevaron al canal a cesar a Claudia García, tras tantos años de ser junto a Aldo Silva uno de los dos emblemas centrales de Teledoce? No puedo hacer conjeturas definitivas al respecto, sin embargo, supongo varios posibles escenarios; 1) problema interno sin posibilidad de resolución; 2) alguien dentro de las altas esferas del canal cree que García había caducado y debían reemplazarla, tal vez por alguien más joven, para intentar tener una inflación de ratings a la mayor brevedad posible; ¿Aldo y una chica nueva en la mesa? Pronto lo sabremos; 3) se trata de un recorte presupuestal; 4) la medida podría estar asociada a la contratación de otra profesional reconocida. ¿Quién? Sabiendo, como creo que todos sabemos, que en este país no hay sorpresas escondidas debajo de la alfombra, la única a ese nivel es Blanca Rodríguez. Cualquier otra alternativa representaría un riesgo.En el contexto de esta discusión, conviene recordar que la política de cesar a gente con experiencia para traer sangre joven e intentar mejorar los ratings, puede a largo plazo ser perjudicial en varios aspectos para el medio que toma decisión.

En una sala de operaciones, en la cabina de un avión, y en la sala de redacción (de un diario, radio o televisora), la experiencia es todo a la hora de resolver un problema fuera de lo común. En periodismo, la experiencia vale oro. Haber trabajado en mis inicios con grandes y veteranos periodistas me dio en poco tiempo más conocimiento y mejor perspectiva de la realidad que horas continuas en un aula de estudio. Creer en la percepción de que para abaratar los costos un periodista joven puede aportar y hacer lo mismo que uno con experiencia y prestigio, es algo parecido a una falacia, la cual suelen defender quienes hacen los recortes, sin haber pasado nunca por una redacción. Para argumentar, recurro a un par de ejemplos que me eximen de comentarios ulteriores.

Jon Pareles, crítico de música y editor de la sección musical del New York Times, tiene 66 años de edad. Cualquiera podría suponer que un reseñista o cronista joven podría estar más al tanto que él de lo que pasa en el mundo de la música, uno de los mundos con mayores cambios de tendencias y surgimiento de nuevos artistas. El NYT, y cualquiera que sepa algo de periodismo, dice que tal percepción está totalmente errada. Para ser crítico de un medio serio es fundamental tener un conocimiento histórico y una perspectiva de la música a partir de sus varias etapas de evoluciones. Por eso Pareles es intocable: para la dirección del NYT y para los lectores.

Otro caso por el estilo es el de Jim Gardner, otro periodista legendario. Gardner es el informativista principal del WPVI 6 ABC de Filadelfia, sexta ciudad en tamaño de la Unión Americana, fundada en 1682. Tiene 70 años y hace 42 años que tiene a su cargo el noticiero central. Hace tiempo que no es número uno en audiencia, pero el noticiero que conduce cuenta con una audiencia sostenida. Para qué arriesgar trayendo a otro. Gardner ha tenido buenas y malas a la hora de los mediciones, pero a nadie en el canal se le ocurrió cesarlo, por la simple razón de que tampoco en televisión los periodistas con credibilidad y trayectoria se reproducen como hongos después de la lluvia. Otro botón como muestra. Entre las tres cadenas noticiosas estadounidenses por cable, CNN ocupa el lejano tercer lugar en audiencia después de MSNBC y Fox News.  A nadie se le ha ocurrido despedir a Anderson Cooper o a Chris Cuomo, cabezas de sus dos noticieros centrales, porque las cifras no los favorecen. De ese tema ni se habla.

Termino con lo que ya dije, repitiéndolo. Si el informativo central de un canal vence al de otro canal en las mediciones, aunque sea por un día, está indicando que el problema no es la informativista sino otro muy diferente, que el canal debería haber resuelto de otra manera, aunque en verdad, todavía no lo resolvió.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...