Estilo de vida > LITERATURA

Tu amor, mi perdición

Ur, del escritor uruguayo Leandro Delgado, es una arriesgada novela de ciencia ficción que desafía los límites del género para crear con vuelo poético un personalísimo universo multidimensional

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2013 a las 19:08

Es ya una tradición de las letras nacionales que un escritor frecuente todos los géneros literarios. Lo común es que un autor uruguayo publique un par de novelas, algún libro de poesía, varios cuentos y hasta algún ensayo.

Leandro Delgado parecía encajar en esa tendencia. En 1999 publicó el poemario Tres noches bajo agua, después la novela Adiós Diomedes, y en 2010 Cuentos de tripas corazón. Por eso resulta curioso que ahora, cuando ya tocaba repetir el ciclo o definirse, Delgado opte por una tercera vía y fusione toda su producción anterior en una única obra inclasificable que no sabe de límites académicos: Ur.

El resultado es ciencia ficción en tercera persona; una novela, pero también delicada poesía camuflada de prosa, dividida a su vez en capítulos que funcionan a la manera de cuentos breves, que narran aventuras concretas.

La búsqueda de un lugar mejor y de una legendaria tierra prometida, une a un capitán telépata, un gigante de 3 metros, un clon, dos gemelas siamesas, una vaca y una nave inteligente, en un viaje que omite lo intergaláctico y prefiere otras dimensiones que abarcan geografías deformadas, animales imposibles y saltos en el tiempo.

Pero el viaje verdadero es interior, porque Ur es una novela sobre la identidad personal, sobre la autoconciencia que derivará de la experiencia vital de cada uno de los personajes y de las relaciones interpersonales que los cambiarán para siempre.

El clon melancólico, como lo define el capitán tras leer mentalmente su estado de ánimo, es el ejemplo más preciso de esa búsqueda implacable de un yo. El desdichado ignora, en el colmo de la desesperación, de quién es clon y quién fue el otro, el original. Tan vacío se siente que cuando tiene algún sentimiento, piensa que es solo producto de algún detalle genético residual.

Este personaje que terminará fundando una civilización tiene 7 años, pero aparenta 25. Comenzará a trascender cuando descubra la magia de la caligrafía. “Esto que escribo no puede leerse por nadie. No hay forma de descifrar esta sucesión de olas y tirabuzones sobre las hojas, la tierra, la arena y los mares, algunas rayas como acentos, un rulo que me estimula, en su gracioso revuelo, a seguir adelante como si escribiera. Es tanto el placer que me ofrece la grafía imposible que a veces tengo la esperanza de no aprender a escribir nunca para conservar la alegría de no ser comprendido por nadie”.

De forma similar las gemelas siamesas, hartas de contemplarse en la otra como en un espejo, se separan físicamente gracias a una mágica pirámide de cristal, y cada una se aleja instantáneamente de la otra, lo máximo posible, en busca de una singularidad negada hasta ese momento.

La novela navega por el caos gracias a ese recurso de separar al grupo, creando así situaciones diversas, algunas emocionantes, como el rescate de una de las gemelas raptada por una colonia de insectos mutantes que quieren fecundarla para mejorar su especie, lograr humanizarse, y llegar también ellos a la conciencia.

Por debajo de estas aventuras discurre el otro gran tema del libro: un Uruguay mitológico, hecho de retazos de futuro, despedazado por Leandro Delgado con gran eficacia. Un país alucinado hasta la aberración que debe ser salvado de un pasado que condena el presente e impide cualquier futuro. Una Montevideo comida por los yuyos, apocalíptica, espera a una anunciada pareja de salvadores para recobrar su humanidad perdida. Porque en realidad no hay una tierra prometida a la que escapar, hay que construirla aquí mismo.

Ur tiene muchos pasajes brillantes sostenidos por la excelente prosa de Leandro Delgado, y algunos momentos crípticos difíciles de interpretar. Sobra algún detalle humorístico, también. Pero en conjunto son 200 páginas de buena literatura.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...