Seisgrados > Viajes

Un roadtrip en campervan por la isla norte de Nueva Zelanda

La aventura de viajar libremente por un país pensado para que la experiencia sea inolvidable. Rutas en perfecto estado, autos a precios bajísimos, una inmensa red de campings y paisajes excepcionales son algunos de los ingredientes que invitan a visitar en familia este importante enclave turístico de Oceanía 

Tiempo de lectura: -'

25 de julio de 2019 a las 05:00

[Por Pablo Trochon]

Nueva Zelanda es un destino para vacacionar sobre ruedas, prescindir de la oferta hotelera y experimentar una manera de viajar más independiente e improvisada: parar a demanda, por cansancio o porque el destino nos invita a quedarnos.
Este país de casi cinco millones de habitantes reúne las características ideales para viajar en familia: rutas óptimas bien señalizadas casi sin peajes, baños públicos gratuitos, limpios y muy bien equipados en todos lados, estacionamiento no tarifado en gran parte del país, cientos de campings (muchos de ellos gratuitos, cuya ubicación y prestaciones se pueden consultar por medio de la app Campemate), convenientes supermercados low cost (excepto frutas y verduras, que son carísimas), abundantes canillas de agua potable (en los restaurantes y boliches el agua es gratuita).
El mercado de vehículos usados es enorme y tiene mucha circulación en internet o en ferias abiertas. Si es que nos decidimos por comprar, a modo de ejemplo, una Toyota Estima 2003 self contained (característica esencial que al no generar residuos permite acampar en más lugares de forma gratuita) con cama, lavatorio, baño portátil y totalmente equipada para este tipo de viaje, se consigue por 2.000 dólares. El trámite de compra es muy sencillo: pagás al dueño y en una oficina de correo abonás 6 dólares, para sacar el título de propiedad. La otra opción, alquilar, cuesta unos 150 dólares por semana en modelos con más facilidades que permiten dormir cómodamente a una familia.
En esta oportunidad proponemos una ruta para conocer la isla Norte, de apenas 113.729 km² –menor que su hermana, la isla Sur, que posee 151.215 km².

Auckland

Además de ser la puerta de entrada al país y el lugar donde adquirir nuestra mini van, es un buen punto para disfrutar de las bondades urbanas, deleitarse con su oferta gastronómica internacional y visitar sitios recomendables.
Se puede recorrer sus bonitas playas, visitar la icónica Sky Tower (cuya opción más económica de ascenso, para tener una vista panorámica inmejorable de la ciudad, es la consumición mínima del restaurante 360), sumergirse en la Queen Street entre chinos, indios, maoríes y kiwis, conocer el Mount Eden –uno de los 50 volcanes entre los que se ubica Auckland– y caminar por la zona portuaria para ver el edificio The Cloud, bolichitos cool, puentes levadizos y obras de arte callejero.

El norte

A 421 km de Auckland se ubica el Cabo Reinga, punto de unión del océano Pacífico y el mar de Tasmania, y, según la tradición maorí, lugar donde los espíritus se despiden de la Tierra. Posee un paisaje de acantilados maravilloso, un pequeño faro y una playa paradisíaca totalmente desierta, a la que se puede acceder descendiendo por un sendero de vistas impactantes.
Luego comienza la bajada hacia el sur. Una buena opción para pasar la noche es un camping en la Playa de las 90 millas (que son 90 km, en realidad), cuya inmensidad invita a un buen baño o a una larga caminata observando la fauna costera.
Algunos kilómetros más adelante podemos visitar el Tane Mahuta, que es el árbol kauri más grande del mundo, y el sendero del parque Trounson, para avistamiento nocturno de kiwis, gloworms (gusanos fosforescentes) entre las raíces de los kauris caídos, y zarigüeyas, una de las principales plagas del país.

La península de Coromandel

Allí se puede visitar el hermoso pueblo de Thames, con sus fachadas antiguas, un cementerio histórico en la ladera de una colina y un memorial panorámico de la Primera Guerra Mundial. Luego subir a los Pinnacles: lleva unas 8 horas y la dificultad es intermedia (los últimos 400 m son de escalada por escaleras de metal y ganchos). Las vistas desde la cumbre son espectaculares.
La ruta recorre curvas, riscos y playas, y luego escala las montañas para brindar vistas increíbles de los islotes. Después vienen Hahei con su famosa Cathedral cove, protagonista de una escena en Narnia, la Hot Water Beach, donde podemos crear un spa cavando un generoso cráter en la arena, y los relajados senderos entre la selva de Broken Hill y de la garganta Karangahake, por puentes colgantes y antiguos túneles mineros (uno de ellos de 1.100 m), donde también hay gloworms.

Rotorua

Pese a que Rotorua se ubica en una región con alta actividad geotermal –por lo que emana grandes torres de humo que brotan de lagunas y alcantarillas con un fuerte olor a azufre– es una de las ciudades más bonitas de Nueva Zelanda, con atractivas opciones para paseos en familia. Allí debemos acercarnos a Ohinemutu, un distrito maorí con un centro administrativo tribal y una iglesia cuyo sincretismo se plasma en el vitral de un Cristo con un manto nativo y el púlpito sostenido por deidades maoríes. Los jueves se realiza un mercado nocturno, que ofrece una económica y variada oferta gastronómica.
A 73 km de allí, podemos visitar la mágica Hobbiton (ticket 57 dólares) set de filmación de la saga El señor de los anillos y El hobbit. El paseo de dos horas comienza con un traslado en ómnibus hasta la aldea, que está milimétricamente cuidada por jardineros y técnicos para mantener la fidelidad con las películas. Ejemplo de esto es el árbol arriba de la casa de Bilbo y Frodo, es artificial y sus 200.000 hojas fueron pintadas de nuevo porque al director no le gustaba el color. Luego de recorrer la villa de los hobbits y recordar las escenas, la experiencia culmina bebiendo cerveza o jugo en la taberna The Green Dragon.
Otra jornada podemos destinarla al parque termal Wai-O-Tapu (ticket 20 dólares) que incluye el géiser Lady Knox y un enlazado de tres circuitos que lleva un par de horas, a través de diferentes lagos, cráteres y formaciones rocosas de intensos colores por la profusión de minerales tóxicos. Luego, a 10 km, está el parque volcánico Waimangu (ticket USD 30), que consta de un recorrido de unas tres horas a través de sus atracciones, como el Frying Pan Lake Crater y el Inferno Crater.

Circuito Tongariro

Tras registrarse en el centro de visitantes de Whakapapa, quienes no tengan niños pueden iniciar este fabuloso trekking de 46 km por el final de una cadena de volcanes, que además es un lugar sagrado maorí. El circuito se completa en cuatro días y es de mediana dificultad. Consta de cuatro refugios (23 dólares por noche) equipados con cocina, estufa y camas con colchón, y asistidos por un ranger que asesora sobre cualidades de la caminata.
Uno de los atractivos del recorrido es la gran diversidad de escenarios que se atraviesan y parecen salidos de otro planeta: una subida de grandes rocas y residuo volcánico hasta los 1.800 m, la belleza del cráter rojo y de las tres lagunas esmeraldas, hermosos valles de pequeñas florcitas coloridas, desiertos con cañadas, bosques y pastizales rodeados de picos nevados.

Wellington

Más de 300 km hacia el sur se encuentra la capital kiwi, con su encanto portuario, lindas casitas de madera en los montes y un pequeño centro de estilo vanguardista. Hay mucho para conocer: las vistas del monte Victoria, las exposiciones de arte contemporáneo de la City Gallery, el moderno y gratuito Museo Te Papa –seis pisos de arte e historia, que demanda media jornada–, una costanera que alterna (como Auckland) lo portuario con lo cool, y algunos edificios históricos.
Luego resta enfilarse hacia la terminal del Interislander (que cobra por una minivan 160 dólares) para cruzar el estrecho de Cook y comenzar otra travesía rumbo a las maravillas de la isla Sur.

 

 

 

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...