Palabras nuevas y términos de siempre

La Real Academia Española incorpora vocablos para usos correctos
La Real Academia Española de la Lengua mantiene una celosa vigilancia sobre nuestro idioma. De tanto en tanto comunica, hace referencias a usos impropios. Se agradecen mucho porque la vida cotidiana nos lleva a utilizar palabras que, a veces, no son correctas.

Todos tenemos una tendencia a utilizar incorrectamente una forma. Me refiero al empleo de la palabra "horas" en invitaciones, avisos publicitarios y en la conversación diaria. La Academia con su autoridad nos dice que, para separar las horas de los minutos, puede optarse por el uso del punto o de los dos puntos sin dejas espacio entre las cifras colindantes.

Expresa también que opcionalmente puede emplearse junto a las cifras el símbolo h (hora), que como todos los símbolos no presenta plural. Así es correcto decir: "Invitan a usted y señora a la conferencia del Académico José de Manzores que tendrá lugar el viernes 18 a las 17.30 en nuestro salón de actos". También "que tendrá lugar en nuestro salón de actos el viernes 18 a las 17.30 h."

Las horas en punto pueden expresarse mediante dos ceros en el lugar que ocupan los minutos: 22.00 o 22:00. Es posible omitir los dos ceros colocando el símbolo h. "El acto comenzará a las 22 h". Un ejemplo: "...y lo invitan a acompañarlos en la ceremonia religiosa que se realizará el viernes 30 a las 21.30".

Es posible usar la palabra "horas". Asi: "El salón de exposiciones estará abierto de 17.30 a 20.30 horas. En cambio cuando se invita a una reunión empresarial es preciso decir: "la reunión será a las 14.00".

Las palabras nuevas se utilizan con frecuencia. Así tendremos: Los asistentes al congreso se dirigieron al centro de la ciudad y dejaron los autos en el parquin o en los párquines. Al llegar al restorán les ofrecieron una copa de champán. También les indicaron que podían optar por otras bebidas: cubalibre, vermú o cócteles preparados por un barman. Todos se sorprendieron por las creaciones de los bármanes. El menú que se ofrecía constaba de varios pasos y había alimentos fríos y calientes dispuestos en el bufé. Todos optaron por entrecots y volovanes rellenos y ensaladas de endibias y pequeños croasanes. También podían haber elegido rosbifs o un suflé o un pudin.

Me parece que algunos términos pueden resultarnos chocantes. Por eso, el suminstro de bebidas y comidas recibe el nombre de cáterin con su plural los cáterin. El chef, que es el jefe de cocina, tiene su plural como chefs. El servicio de bufé es posible encargarlo desde un bufete, aunque algunos profesionales optan con frecuencia por los sándwiches que les llevan los camareros de un restorán cercano. La Academia utiliza endibia, pudin, suflé, metre, restorán, cruasán, volovanes, entrecot, sumiller, parquin, cáterin, champán, burdeos, coñac, brandi y cubalibre. Son palabras nuevas que han entrado de lleno en nuestro hablar.



Comentarios

Acerca del autor