Rocco Morabito terminó con una costilla rota y dos fisuradas tras altercado en Cárcel Central

El mafioso italiano, que ya volvió a Cárcel Central, dio su versión sobre el enfrentamiento que protagonizó con un guardia

El italiano Rocco Morabito, preso en Uruguay a la espera de su extradición a Italia, fue dado de alta el pasado sábado del Hospital Español luego de la trifulca que protagonizó en el comedor de Cárcel Central. El recluso terminó con una costilla rota y dos fisuradas, según dijo él mismo a El Observador.

El jueves pasado durante la cena, un funcionario del Instituto Nacional de Rehabilitación se acercó a Morabito y de mala gana le ordenó que apagara el cigarro que llevaba entre sus dedos. El mafioso, de 51 años, pelo canoso y barba blanca, se llevó el tabaco a la boca, le dio una última pitada e incitó al efectivo policial echándole el humo en la cara.

En ese instante, el funcionario le recriminó la actitud y comenzó el enfrentamiento físico.

Fue durante el partido amistoso de Uruguay contra Uzbekistán.

"Se ve que el hombre tenía ganas de publicidad. Encontró la persona justa para hacerse publicidad", dijo el italiano acerca del efectivo que lo increpó por fumar. "Me dijo: no ve que acá está prohibido fumar. Tampoco estábamos fumando habanos. Eran cigarrillos. Yo no fumo habanos", dijo en referencia a datos que fueron publicados en crónicas de prensa.

Según el preso italiano, el guardia reaccionó con su palo y gas pimienta. "Empezó a armar un lío de la nada. No se qué pasó", relató.

"Yo me defendí. Él sacó el palo para darme. Justo arriba de la mesa había una tabla de madera donde se cortaba la carne y yo me la puse como escudo. Él partió la madera con el palo y ahí empezó", dijo el italiano sobre los hechos. "Me esposó y me forcejeó la costilla y me la quebró", agregó sobre las razones que lo llevaron a estar internado.

Pasó todo muy rápido, según relató el protagonista de la trifulca carcelaria y quiso aclarar que no se trataba de una fiesta. "Nadie hace fiesta. Es una cárcel. Estábamos comiendo normal como gente normal", dijo Morabito.

El acusado de ser parte de la mafia italiana se mostró molesto con la denominación "presos vip" que se le atribuye a los reclusos de alto perfil que se encuentran en cárcel central. Morabito comparte el recinto con otros reclusos que esperan ser extraditados, como el argentino Marcelo Balcedo, el turco Osman Naim (conocido por ser el dueño de la Ferrari de Malvín Norte) y cuatro investigados por la Operación Lava Jato en Brasil.

"Esto es una cárcel. No es que seamos vip. Es una cárcel", dijo Morabito.

"En nuestros países no estaríamos ni siquiera presos porque estamos aquí por un error administrativo. No tendríamos ni que estar en una cárcel con otros presos", afirmó Morabito en comunicación telefónica con El Observador.

Asegura que por el mismo hecho que se le imputa, en otros países estaría libre, respondiendo a citaciones, pero no preso. Dijo que lo mismo pasaría con Balcedo. "Estamos rehén de Interpol, esa es la pura verdad", afirmó. "En nuestros países no pasa esto. Independientemente si fuéramos culpables o inocentes. No estamos por hechos cometidos en Uruguay".

"La guardia con la que pasó lo que pasó, no debería ni entrar donde nosotros estamos", dijo sobre el altercado en el comedor.

"Entró por ganas de publicidad o porque estábamos comiendo carne y tal vez él en su casa no come carne. Le dimos fastidio. Tal vez puede ser eso", afirmó.

El recluso dijo que hay veces que comen puchero y otros días compran asado "para sentirse mejor". "Pero no hacemos nada de mal", aseguró.

El italiano aseguró que otro recluso de Perú resultó con un corte en la barriga pero no hubo quejas ni denuncia de su parte.

Por otra parte, relató que al día siguiente el guardia ya no estaba y que ya tenía antecedentes de maltrato con los presos.

Morabito estuvo prófugo por más de 23 años antes de ser arrestado en Uruguay en un hotel al que se mudó tras una discusión con su esposa.

El juzgado del crimen organizado resolvió la extradición de Morabito en base a las evidencias de vínculos con el tráfico de drogas y crimen organizado en Italia, según informó BBC. El abogado de Morabito informó a la prensa que apelaría el fallo.


Comentarios

Populares de la sección