Tres playas de Montevideo en riesgo de desaparecer si no se toman medidas contra la erosión

La IMM lanzará una licitación para revertir la situación en las playas Brava, Honda y Ramírez

De a poco, el Río de la Plata va comiendo metros a la costa y las playas de Montevideo van retrocediendo. Y el panorama no es alentador. Los estudios históricos realizados entre la Intendencia de Montevideo y la Facultad de Ciencias con fotografías áreas desde 1923, muestran que la costa sufre un proceso erosivo.

"Si no se revierte esta tendencia capaz que tus nietos no van a ver playas", dijo a El Observador, el ingeniero Carlos Mikolic del Equipo Técnico de Educación Ambiental, un área que diseña programas para el cuidado del medio ambiente que depende de la división de Desarrollo Ambiental. "El proceso erosivo ya es indiscutido. Un vez que nosotros laudamos este tema empezamos a hacer acciones para revertir el proceso", sostuvo Mikolic.

La intendencia tiene identificados tres puntos donde la erosión es crítica: playa Honda, playa Brava (una parte de la playa Malvín) y playa Ramírez, en el punto contra la pista de patinaje. La comuna lanzará una licitación para realizar obras que eviten la pérdida de más metros de arena. Además, la playa Carrasco sufre fuerte erosión, en el tramo comprendido entre la calle 6 de Abril y el Hotel Carrasco.

"La rambla fue construida muy encima de la duna primaria, lo que explica en parte la erosión de las playas", explica Mikolic. Además en muchos puntos no hay cobertura vegetal nativa que permita la generación de dunas. Pero no es el único factor que explica la erosión. La construcción de espigones en la playa Ramírez, por ejemplo, direccionó el rompimiento de las olas hacia los muros de contención provocando una degradación. También la dirección en las que se construyeron las escaleras de acceso hacen que estas funcionen como una rampa en donde se fuga la arena. Además construcciones fijas como paradores acumulan la arena en la estructura y funcionan como vehículos para sacarla de la playa. Y a todo eso hay que sumarle el crecimiento del nivel del mar por el cambio climático, sostuvo Mikolic.

La erosión ya ha provocado caída del pavimento y desmoronamiento de muros, por ejemplo el de la playa Carrasco a la altura de avenida Bolivia que se comenzó a reparar a principios de año. Allí se construyó un muro de contención de hormigón de 50 metros de largo, así como la instalación de piedras a modo de rompe olas. "Son episodios que afectan el disfrute del principal parque público de la ciudad y en casos, como la Rambla Sur, infraestructura que es patrimonio", dijo Mikolic. En los casos más extremos, la erosión puede llevar a la desaparición de la playa, fenómeno que estuvo a punto de suceder en la playa del Buceo, en 2010.

"Había indicios de que se quedaba sin arena, cosa que pasó en determinados momentos. Estábamos pendientes de un evento climático importante que decidiera la balanza para un lado o para el otro", sostuvo el jerarca. Se colocaron 33 mil metros cúbicos de arena de un total de 40 mil que fueron retirados para la obra de refacción del Hotel Casino Carrasco. En total se requirieron 6.600 viajes de camión.

Para revertir el proceso de riesgo "grave" de desmoronamiento de las playas afectadas, el departamento de Desarrollo Ambiental de la IMM y el Comité Participativo de playas (un ámbito integrado por distintos actores que intervienen en la gestión costera, como la dirección de limpieza, de saneamiento, los guardavidas, los municipios correspondientes y la Prefectura,entre otros) vienen tomando varias acciones.

La primera acción es la generación y estabilización de dunas. Dentro de este grupo de intervenciones también está el retiro de construcciones fijas como el cine al aire libre que funcionaba en la playa Brava, próximo a Malvín donde se está construyendo un nuevo muro de contención que facilitará el acceso a la playa. Además, se incorporó maquinaria que filtra la arena y la devuelve a la playa al recoger residuos y se capacitó a los operarios que al limpiar no levanten más arena de la cuenta.

Sin embargo, estas medidas no se pueden aplicar en todas las playas. La generación de dunas depende de que la playa tenga espacio, una dirección de viento adecuada para generar los montículos y que la arena sea voladora.

Además, la intendencia está pensando en "cirugía mayor". Para ello se está armando una licitación que entre otras obras implica el movimiento de 120.000 metros cúbicos de arena para ganarle espacio al mar. El costo de toda la operativa puede llegar al US$1 millón, dijo Mikolic.

Cuando estén ejecutadas las obras en estas playas la comuna empezará a trabajar en playa Carrasco, para lo cual a través de la Fundación Rockefeller ya contrató una consultoría para determinar las obras necesarias. "Esa playa ya no admite la solución de generar dunas por la dirección del viento y el tipo de arena y hay que pensar en obras más importantes", señaló Mickolic,.

"La comuna ya tiene asumido que se necesitan hacer obras para mantener toda la rambla (...) No tenemos una playa con problemas de erosión graves que no esté siendo atendida", concluyó el jerarca.

Las obras necesarias en cada playa

Playa Brava

Es la primera en prioridad de la IMM. En esa zona no es válido generar ninguna duna. "Es como curar una neumonía con un antigripal", graficó el ingeniero Carlos Mikolic del Equipo Técnico de Educación Ambiental.

El principal factor de erosión es un colector en desuso, ya que lleva la rompiente de la ola en dirección paralela al muro y se lleva permanentemente arena. Sin embargo, la comuna resolvió no retirar el tubo porque actúa como un rompeolas que protege el muro de la rambla. En su lugar se resolvió colocar piedra en torno al colector como "medida paliativa" y "desesperada". Luego de realizar una consultoría con la empresa Incostas la comuna colocará un tejido sobre el caño que permita protegerlo de la ola y además retener la arena en flotación que trae el agua, función que hoy no cumplen las piedras.

Además por primera vez en Uruguay se va a colocar un dique sumergido a un metro y medio bajo el nivel del agua que provoca que la ola rompa a una distancia mayor de la costa. Entre el dique y la costa se genera un espacio para el confinamiento de la arena. La intendencia tiene listo el proyecto para presentar la solicitud de impacto ambiental ante la Dinama. En la playa se rellenará con arena, y ya se demolió la vieja estructura del cine al aire libre una obra fundamental para cortar con la fuga de arena.

Erosión playa.jpeg



Playa Honda

En esta playa también hay un colector en funcionamiento que provoca erosión y la intendencia tiene previsto realizar rellenos con arena. El otro factor que compromete la playa es la desembocadura del Arroyo del Molino que provoca un arrastre de arena hacia el Río de la Plata. Los estudios de la comuna indican que sería conveniente entubar ese arroyo y desviar la desembocadura hacia una zona rocosa hacia el este. Para eso se necesitaría un licitación más especializada que aún está en etapa de estudios, expilcó Mikolic.


Playa Ramírez.jpeg
La playa Ramírez tiene grave riesgo de erosión en la zona que está frente al Parque Hotel
La playa Ramírez tiene grave riesgo de erosión en la zona que está frente al Parque Hotel


Playa Ramírez

Se ha recuperado arena mediante la generación de dunas. La sección más compleja, sin embargo, está frente al Parque Hotel. En ese punto, es frecuente ver el agua contra las escaleras de acceso cuando hay crecida al punto que el río socavó algunos de los escalones de granito que forman parte del muro de la rambla sur, una obra con protección patrimonial. El fenómeno se genera por un espigón próximo a la pista de patinaje que provoca un remolino que socava permanentemente la arena. Para la erosión también colabora la dirección en la que están construidas las escaleras, que funcionan como rampa de fuga de la arena hacia la vereda. En ese punto se le ganará terreno al mar con unos 40 mil metros cúbicos de arena.




Comentarios

Populares de la sección

Acerca del autor