Universitarios ayudan en forma gratuita a liceales a preparar sus exámenes de febrero

Un grupo de chicos creó la iniciativa; el primer día terminó con 280 inscritos

"El ejercicio dice: sea f(x)...", la profesora dicta lo que tiene escrito en un papel en la mano bajo la sombra de un árbol sobre la calle Coronel Santiago Artigas, en pleno Paso de la Arena, a 15 estudiantes que la escuchan con atención. A pocos metros, otro grupo de 10, sentados también en el pasto, aprenden Educación Social y Cívica. Enfrente, dos jóvenes con computadoras portátiles reciben a los alumnos que se siguen sumando a la larga fila para ser inscriptos en el sistema. En el salón principal, el profesor de inglés propone una actividad en parejas para conocerse y lograr más fluidez al hablar.

Mientras tanto, en el patio del salón, la profesora de biología mira los apuntes de uno de sus estudiantes y menciona que tendrá que revisar algo sobre corales, y otros 22 jóvenes esperan a que comience el curso de Física de 4°. Es el primer día de "Me fui a examen", un proyecto creado por jóvenes del barrio que ofrece apoyo a alumnos de 1° a 6° de liceo en la preparación de exámenes de forma gratuita.

Christian Guevara tiene 20 años y estudia derecho en la Universidad de la República. Vive a pocas cuadras del salón que este lunes se colmó de gente gracias al proyecto que él lidera. "A mí siempre me costó el estudio y no siempre pude acceder a un profesor particular", contó a El Observador, luego de disculparse con algunos chicos por el alboroto del primer día. Tras padecer varios veranos la misma experiencia, decidió emprender junto a algunos amigos y así intentar mejorar la realidad común a varios jóvenes del barrio.
$ 200 por hora es lo mínimo que puede costar asistir a clases particulares para preparar un examen. "Son muy buenas las clases particulares pero sabemos que no todos pueden acceder", dijo el creador de "Me fui a examen" a El Observador.
Se reunieron, crearon una página de Facebook y consiguieron un salón en una iglesia del barrio para poder recibir a los alumnos. En pocos días lograron reunir más de 40 profesores voluntarios, material de estudio y 80 inscripciones previas al comienzo marcado para este lunes 8 de enero.

El funcionamiento es sencillo: el estudiante se inscribe por mail o WhastApp (092945295) a las materias a las que quiere preparar para rendir en febrero; hay uno o dos profesores asignados para todas las asignaturas que incluye el programa de 1° a 6° de liceo y las clases se dictan lunes, miércoles y viernes de 15 a 18.30 horas en el salón ubicado en Coronel Santiago Artigas 2286. Más allá de que las clases se dictan en grupos por asignatura, al momento de la inscripción, los voluntarios consultan a los estudiantes cuáles son los temas en los que necesita profundizar para poder ahondar en las dudas particulares.

me fui a examen
Nicolás López podría estar leyendo un buen libro y tomando tereré tranquilo en su casa, como solía hacer los veranos anteriores. Sin embargo, la idea de Christian lo cautivó y ayudará a dar clases de Historia de 4°. "Nosotros sabemos lo que es lucharla solos para aprobar exámenes. Con los conocimientos que tenemos, aunque no todos seamos profesionales, queremos ayudar. Creemos que la educación es necesaria para poder avanzar en la vida", dijo.

Entre quienes brindan las clases se encuentran estudiantes universitarios, estudiantes de profesorado y profesionales. Para la preparación de las clases, recurren a sus propios materiales, consultan a profesores conocidos, buscan insumos en internet o en la biblioteca de Paso de la Arena, que también está a su disposición.

Voluntarios paso de la arena
Jennifer Silveira y Jessica Mello estudian juntas en el Liceo Nº 36 Instituto Batlle y Ordoñez y ambas se llevaron a examen Física y Matemática de 4°. Al conocer la iniciativa por medio del informativo de Telemundo, decidieron ir juntas también. "Nos pareció una buena idea porque a veces querés prepararlo sola para no hacer a tus padres gastar y te terminás entreverando y te agarrás tremendo mambo", contó una de las estudiantes. En su caso, como deben rendir dos materias, asistirán un rato a cada clase.

Graciela Vadeika se enteró por Facebook y decidió llevar a su hijo, que debe dar tres exámenes en febrero. Años anteriores, el chico estudió solo o con ayuda de algún familiar. Para Graciela, el gran aporte de "Me fui a examen" es que allí su hijo puede ser parte de un grupo y además le otorga cierta responsabilidad al tener que asistir con constancia. Graciela y su hijo no viven en Paso de la Arena, sino entre el Cerro y Pajas Blancas.

clases paso de la arena
Al igual que los alumnos no son todos del barrio, tampoco todos los voluntarios pertenecen al lugar. Bernardo Durán, por ejemplo, es ingeniero y vive en Parque Rodó. Hace tiempo tenía ganas de ser parte de un proyecto de este tipo, así que al enterarse del proyecto por Montevideo Portal, acomodó su horario laboral para poder ir hasta Paso de la Arena a dar clases de Matemática de 3° y 4°. En el primer día, se dedicó a revisar los apuntes de los alumnos que asistieron para ver cuáles son los temas que deberán abordar.

El primer día, en lugar de los 80 que esperaban, asistieron 280 estudiantes. Por esta razón, algunas clases fueron dictadas al aire libre. No obstante, el líder del proyecto contó a El Observador que "están en tratativas" para conseguir un lugar en el centro de Montevideo -cercano a la Intendencia- en el correr de esta semana para poder recibir a más estudiantes que se quieran sumar.

Comentarios

Populares de la sección

Acerca del autor