UPM pidió paciencia a vecinos de la pastera y dijo que no contamina

La empresa aseguró que quiere tener un "impacto positivo" en la región
Fueron tres los mensajes que transmitió la multinacional UPM a un grupo de vecinos de Durazno y Tacuarembó que este viernes acudieron a una conferencia para conocer detalles sobre el acuerdo al que llegó la empresa con el gobierno para la posible instalación de una nueva planta de celulosa sobre el Río Negro.

Seremos buenos vecinos, deben tener paciencia hasta que los beneficios económicos económicos lleguen y confíen en los estándares ambientales de la empresa.

Palabras más palabras menos, eso fue lo que les dijo a los presentes el vicepresidente senior de desarrollo de negocios de UPM en Uruguay, Jaakko Sarantola.

Sarantola señaló que el proyecto es un "asunto muy grande" y que va a "influenciar" la vida de los habitantes de la región. Pidió a los locales que no se preocupen "demasiado" y les anunció que quieren tener un "impacto positivo" en la zona cercana a Paso de los Toros.

Queremos ser "buenos vecinos" fue el primer concepto que desgranó al abrir la conferencia y que luego repitió ante la pregunta de un ciudadano de Tacuarembó quien le consultó por las oportunidades que la empresa daría para los trabajadores discapacitados.

El hombre le reclamó a la empresa que en este evento no estaban dadas las condiciones de accesibilidad necesaria para que él ingresara, lo cual obligó a una disculpa del vicepresidente de UPM.

"En cualquier lugar que operamos queremos ser buenos vecinos, ciudadanos, cumplir con reglas y tener políticas de inclusión. Es lo que hicimos a lo largo de estos años en Uruguay", dijo el empresario.

Sin embargo, UPM también anunció que este será un "proceso lento" y en este sentido pidió "paciencia".
"Mañana no nos veremos muy diferentes que hoy", dijo Sarantola quien reiteró que la segunda fase llevará entre un año y medio y dos antes de que se concrete la inversión. "Por favor sean pacientes, esto puede llevar un poco de tiempo", dijo.

Preocupación por el río

El tema ambiental no demoró en llegar al intercambio. Un periodista consultó acerca de si la empresa se podía compromete r en cuanto a que no habrá contaminación en el Río Negro ni fuertes olores en la zona. La empresa contestó que está preocupada por la situación actual del río.

"No estamos cómodos con la situación actual del Río Negro. Sabemos que el río no está en la mejor forma y tenemos la ambición de que eso cambie", dijo uno de los representantes de UPM.

La empresa afirma que, con "acciones correctas", en cinco años –y con la planta funcionando- se logrará mejorar las condiciones del río que, según dijo el finlandés, tiene altas concetraciones de fósforo. UPM subrayó que está dispuesta a colaborar financieramente para que se mejore el estado del río.

"Queremos tener una de las mejores plantas del mundo ubicadas en un río limpio", dijo Sarantola.

El representante de la empresa reconoció que los temas ambientales siempre son una preocupación y, en virtud de ello, transmitió un mensaje de tranquilidad.

"UPM se llena de orgullo en ser uno de lo líderes en desempeño ambiental en la industria de la pulpa del papel. Somos pioneros en este tema (...) El tema ambiental lo tomamos muy seriamente y estamos orgullosos de nuestros resultados en esa materia", apuntó el empresario ante la atenta mirada de los intendentes de Durazno, Carmelo Vidalín, y de Tacuarembó, Eber Da Rosa.


Comentarios

Populares de la sección