Uruguay nunca había exportado más de 300.000 vacunos en pie

En total fueron 332.320 cabezas el año pasado, 17% más que en 2016

Por primera vez en la historia Uruguay exportó más de 300 mil vacunos en pie. En 2017 se superó el récord de 2016, al enviarse al exterior 332.320 cabezas, 48.503 más que el año anterior, que había sido el de mayor actividad hasta el momento.

Los embarques del año pasado cerraron a todo vapor, ya que sólo en los últimos tres días de 2017 se cargaron 32.359 cabezas en el puerto de Montevideo. En todo diciembre se embarcaron 61.854 reses, y fue el mes de mayor actividad del año, según datos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca a los que accedió El Observador.

Casi la totalidad de los animales exportados el año pasado fueron terneros sin castrar, los que se enviaron a Turquía.

Por otra parte, la faena anual de vacunos creció 3% en 2017, a 2,33 millones de cabezas contra 2,29 millones de 2016, según datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

Las cifras de cierre del año echan por tierra el argumento de que las exportaciones de ganado en pie afectan la faena, como se quejan los industriales, y darían la razón a los productores en relación a que son una válvula de escape cuando los precios tienden a bajar.

El presidente de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie, Rodrigo González, comentó a El Observador desde Estambul que se espera que la actividad se mantenga como en los últimos años durante este 2018, "siempre que Turquía no proponga cambios inesperados, como ya lo ha hecho en otras oportunidades", advirtió.

ganado en pie 1.jpg

El exportador consideró que los buenos volúmenes comercializados al exterior en los últimos años son una señal interesante para los criadores, que ya han tomado la decisión de dejar un alto porcentaje de sus terneros sin castrar, porque así los demandan desde Turquía. Por lo tanto, es probable que esa decisión se consolide en este ejercicio.

El año 2017 comenzó con muchas incertidumbres para la exportación de ganado, ya que Turquía decidió bajar de forma considerable los precios de los ganados, pero eso no fue lo peor de todo, sino que planteó cambios en los contratos, que dejaban en una posición muy desfavorable a los exportadores, incrementando notoriamente el riesgo del negocio.

Muchas empresas decidieron no tomar ese riesgo, pero hubo las que sí lo enfrentaron y a partir de marzo retomaron tímidamente la actividad (como se puede observar en el gráfico). Eso generaba dudas en cuanto al volumen total de exportación, pero luego la corriente comercial se afianzó hasta registrarse un nuevo récord.

ganado en pie 2.jpg

La fuerte corriente exportadora de ganado en pie posicionó a la cría, el primer eslabón de la cadena ganadera y que siempre fue el negocio menos rentable, en un momento histórico. Los números demuestran la estabilidad de ese negocio, que durante buena parte del año fue incluso mejor que la invernada o engorde, que históricamente fue el más atractivo de la ganadería.

Fue así que en los últimos años el precio del ternero nunca bajó de US$ 2 por kilo, el precio promedio de la categoría en 2017 fue de US$ 2,13 por kilo, según un estudio estadístico realizado por El Observador en base a los resultados de los remates por pantalla.

Pero no solo los terneros se favorecieron de esta actividad, sino también las demás categorías, fundamentalmente del rubro cría, ya que el buen valor y constante demanda por terneros motivó a los productores a aumentar el número de vacas y vaquillonas a preñar; y por otro lado, los invernadores, al no poder pagar los precios que los exportadores pagan por esa categoría, comenzaron a demandar otras como las terneras, vaquillonas y también piezas de cría.


Comentarios

Acerca del autor