A un año de asumir, el intendente siente que dedicó demasiado a "apagar incendios"

El jefe comunal reconoció que el primer año alcanzó menos avances estratégicos de los que esperaba
Por Lorena Maya y Carolina Delisa

Durante cinco años, Daniel Martínez esperó que llegara su momento. Su casi segura postulación a la Intendencia de Montevideo, en el año 2010, fue descartada luego de una movida política entre el Partido Comunista y el Movimiento de Participación Popular, que impulsaron la candidatura única de Ana Olivera por el Frente Amplio. En 2015, finalmente, Martínez se dio el gusto. No fue una elección fácil: el MPP usó todo su arsenal y postuló a Lucía Topolansky. Pero la victoria fue clara y el 9 de julio de 2015 asumió como intendente de Montevideo. Casi un año después, Martínez siente que ha pasado los primeros meses de gestión solucionando urgencias y enfrentando situaciones de todo tipo: graves problemas financieros, situación crítica en la recolección de basura e inconvenientes en el transporte. Sin embargo, espera que con acciones concretas la situación mejore. Posible candidato presidencial según analistas y políticos, el jefe comunal dice que no es un tema que tenga hoy en la cabeza.

¿Cómo evalúa el primer año de gestión en la IMM?
Con muchísimo trabajo. Un año en el que si bien avanzamos en algunos objetivos estratégicos, uno siente que dedicó mucho esfuerzo a apagar incendios y un gigantesco esfuerzo a la organización interna. Acá faltaba mucho procedimiento. Todo dependía un poco de la inspiración de criterio del jefe respectivo. (Queremos) menos inspiración divina, menos genialidad personal o no genialidad y más estandarización, profesionalización de la gestión basada en objetivos que son clarísimos.

¿En qué aspectos se avanzó?
Empezamos todo un proceso de planificación estratégica. Creamos el grupo de proyectos. El equilibrio de las cuentas fue una lucha impresionante, que todavía no logramos. El año pasado bajamos un déficit proyectado inmenso que teníamos para agosto a $ 179 millones. Pero había agujeros que este año había que cubrir en algunas áreas. Estamos luchando este año para equilibrar las cuentas. Yo siempre lo dije, no estoy muy seguro de llegar al nivel de las cuentas (de déficit cero) este año. Espero que el año que viene.

¿Qué quedó postergado?
Hay dos temas que son realmente la espina que también lleva tiempo resolver. Uno es la limpieza, que no contamos con la cantidad de camiones suficientes. Seguimos sufriendo todos los días. Y el atraso de más de un mes de la llegada de los nuevos camiones. El otro tema muy complicado es el transporte público. Uno viene con un plan de dar un salto cualitativo: 'Vamos a ver qué vías de transporte rápido hacemos, qué mejoras, cambio a ómnibus eléctrico'. Y te pasás nueve meses apagando el incendio de Raincoop.

"En meses, la tarjeta de STM o el celular van a ser formas de pago y va a desaparecer el dinero de taxis y los ómnibus, por lo tanto, el guarda. No es que yo quiera, es la realidad"

¿En el transporte, se dio la cabeza contra la pared?
Estábamos como bloqueados en la discusión de los temas de fondo. Terminó Raincoop, salí. Sabiendo que el sistema hay que mantenerlo, que queremos que no desaparezcan más empresas, hay problemas estructurales como es la ciudad 'chorizo' que tenemos de muy baja densidad, que de por sí hace que el transporte público sea caro. Por favor, no hay que ser burro, no hay que comparar zapallos con limones: no podemos comparar con ciudades que tienen tres veces más de densidad de población. Ahora sí, tenemos que sentarnos y rever todo.

Hay que ir hasta el hueso. Mucho antes de lo que se piensa, en meses, la tarjeta de STM o el celular van a ser formas de pago y va a desaparecer el dinero de los taxis y de los ómnibus, por lo tanto, el guarda. No es que yo quiera, es la realidad, la evolución tecnológica y desde el punto de vista de los costos va a incidir positivamente en el precio del boleto.

¿Se va a tomar en cuenta la paramétrica de una empresa en particular para aplicar cambios?
No hay empresa modelo. Vamos a tener que terminar en una paramétrica, de eso no tengo ninguna duda. Es parte de un proceso de negociación que ataque los problemas estructurales. La venta del boletos está bajando y requerimos que la gente use cada vez más el transporte público. Hay que rever las líneas. En el medio hay que ir viendo temas de inversión estructural, como las vías de transporte rápido.

¿Cuándo habrá modificaciones en los recorridos de las líneas?
Dudo que lleguemos para setiembre. Para marzo me gustaría llegar a alguno de esos cambios. El lugar que tiene mayor densidad de transporte de ómnibus por hora es el Centro. Sin embargo, miras y si ves más de 10 personas en un ómnibus en el Centro creo que hay que ir a comprar masitas y sándwiches y festejar. La calle que tiene mayor densidad de transporte de gente es 8 de Octubre y a veces la gente va como ganado. No estoy diciendo que lo vayamos a hacer, estoy haciendo reflexiones primarias. Hay barrios donde el ómnibus llega muy pocas veces al día. Hay estudios a los que no podemos esperar, tenemos que ir haciendo cosas antes.

En setiembre viene una posible suba del boleto.
Veremos. A mí lo que me importa es trabajar lo estructural. Apagaremos incendios en el medio, apagaremos situaciones. El tema es trabajar para que suba lo menos posible. No sé, ¿quién te dice? De repente encontramos una forma mágica...

Ser presidente "no es el objetivo de mi vida (...) No es algo que me agobie la cabeza"

¿Qué va a pasar con las obras que no quedaron en el Fondo Capital?
Algunas se siguen negociando. Importa mucho el nivel de cumplimiento del déficit que tengamos. La Unidad Alimentaria de Montevideo es importantísima a mi gusto. Si bien hemos destinado recursos para continuar junto con el Ministerio de Vivienda en el programa de erradicación de asentamientos, sobre todo terrenos inundables y contaminados, estaría bueno tener más recursos para poder avanzar más en esa área. (El diálogo) quedó abierto no solo con (Edgardo) Novick, sino con el Partido Nacional, en temas puntuales y en los que tenemos acuerdos, ¿por qué no? Después tenemos recursos propios.

¿Cómo está la relación con el MPP?
Salvo elementos puntuales, que a veces hasta dependen de la persona, ha mejorado muchísimo. El gran choque estuvo en el criterio que yo apliqué para la integración del gabinete, que no era el nombre que me daba el grupo político, yo elegía basado en propuestas pero también en idoneidades. Pasó. Propuse una persona diferente a la que ellos proponían. No fue contra nadie, son criterios. No es un criterio frenteamplista elegir a partir del porcentaje de votos ni que deba haber gente en todos lados.
En campaña se había dicho que ofrecería cargos a la oposición, ¿por qué no pasó?

Yo siempre lo dije, no lo descarto como una posibilidad. No se dio puntualmente. Si hubiera una persona que uno dijera, "es el mejor para ese cargo", yo no tenía problema en ofrecérselo. Tiene que haber compromiso con el proyecto y con lo que se va a hacer.

Daniel Martínez

¿Está de acuerdo con reformar la Constitución?
Mi partido siempre ha favorecido la institucionalización de algunos aspectos de economía social y de participación ciudadana. La verdad no he pensado. En un principio la miro con simpatía, pero no es un tema que haya pensado ni haya profundizado. Este año en parte he sido un intendente gerente, no por dejar la política: proyecto político tengo y le discuto a quien sea, pero me he visto obligado a meterme mucho en la interna (de la IMM) producto de la realidad. En las elecciones del FA, ya lo dije: no me pidan que participe ni apoye a nadie oficialmente. Voy a ir a la lista de mi partido, por supuesto, pero no campaña, porque sería un despropósito. Estoy en otra.

"Sentís que se te fue un año trabajando, no pudiendo avanzar en lo estratégico. Sí, lo tengo claro" - Daniel Martínez, intendente de Montevideo

¿Se imagina siendo presidente?
No es el objetivo de mi vida. La vida me ha llevado a hacer cosas que nunca hubiera soñado que iba a hacer. Yo nací para ser ingeniero y la verdad que me fue bastante bien y me encantaba. No quiero mezclar. Nadie embrome con el futuro. En la vida uno tiene que hacer lo que está convencido. No es algo que me agobie la cabeza ni que lo tenga presente. Yo sé que tengo que hacer lo que creo que tengo que hacer. De repente alguna cosa que tengo que hacer ahora no es popular o ideal para ser candidato, pero la voy a hacer. Yo hago lo que entiendo conveniente aunque para algunos no sea políticamente correcto. Y eso es lo que tengo que hacer. No mezclemos candidaturas que es lo peor que puede pasar.

¿La oposición tiene chances de acceder al próximo gobierno nacional?
No tengo idea. Dentro de las armas democráticas y nunca serruchando las patas y utilizando mezquindad política, voy a pelear para que siga el Frente Amplio. Falta mucho. La vez pasada ya estaban descorchando, y sin embargo, la realidad demostró otra cosa. Confío en la capacidad del Frente Amplio de explicar y de reconocer errores. El Frente Amplio tiene que tener eso de aprender de los errores y de pensar que uno se puede equivocar. Eso sí, sin soberbia, en el Frente Amplio podemos repetir un cuarto gobierno nacional.

Las ideas para Garzón y General Flores


¿Qué se va a hacer con el corredor Garzón?
Tenemos una propuesta que hemos estado discutiendo con las empresas, con los vecinos y trabajadores. Ha habido desavenencias. Estamos trabajando en tratar de aunar, pero terminamos decidiendo por nuestro punto de vista. Nuestra idea nunca fue imponer. Lo mismo pasa con el corredor General Flores que, eso sí, ya está para mediados de este mes. Lo mismo la terminal Belloni, que seguramente haya un plan gradual. Digámoslo claro: nunca hubiéramos hecho el corredor Garzón. Tampoco el de General Flores y tampoco la terminal Belloni. Pero, bueno. Estamos buscando mejorar o mitigar el impacto.

¿Cuáles son esas propuestas?
Las vías de transporte rápido. Se generará velocidad en vías que tengan paradas distantes. Cada parada es un nudo de interconexión. En el corredor entran y salen un montón de ómnibus. Acá hay ómnibus que van y vienen con paradas distantes, en cada parada hay una red de microbuses que distribuye la gente a los barrios, pero mientras avanzas muy rápidamente entre puntos. Entonces se le da velocidad al sistema. Son grandes troncales combinadas con líneas redistribuidoras, que son las alimentadoras.

Populares de la sección